Crecida de los ríos por nieve que se derrite y más demanda de energía

A partir de hoy el Limay incrementará el caudal desde Arroyito. Recibirá un aporte extraordinario del Collón Cura que permitirá embalsar agua. Aguas arriba de Portezuelo el Neuquén crecerá en forma violenta, por lo que podría afectar a la localidad de Sauzal Bonito.



El Neuquén aguas abajo no tendrá variaciones. Foto: Juan Thomes.-

El Neuquén aguas abajo no tendrá variaciones. Foto: Juan Thomes.-

El representante de Neuquén en la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas, Elías Sapag, anunció que el río Neuquén a partir de hoy presenta un aumento del caudal de 1.000 metros cúbicos por segundo. “Es un río violento, va a ascender a 1.000 y va a descender, no va a durar mucho la crecida y va a ir todo a Los Barreales y Marí Menuco”, contó.

Aclaró que la crecida se notará aguas arriba del dique de Portezuelo y aguas abajo seguirá el caudal de 75 metros cúbicos por segundo que hay en la actualidad. Antes del dique Portezuelo que deriva el agua del Neuquén hacia el complejo de los dos lagos artificiales se encuentra la localidad de Sauzal Bonito que, como es habitual, debe mudarse a la zona más alta a la espera que el agua se retire del valle donde poseen sus propiedades y granjas.

El Limay también tendrá variaciones. Ayer tenía unos 360 metros cúbicos por segundo aguas abajo de Arroyito, la última represa del curso de agua, y el Collón Cura en 1.700. “Tenemos una crecida de 2.000 metros cúbicos entrando en Piedra del Águila, donde vamos a guardar el agua”, dijo Sapag y argumentó que “llovió con temperatura y hubo derretimiento de nieve baja”.

Sostuvo que por el aumento de la demanda también habrá mayor generación de El Chocón y Arroyito lo que provocará aguas abajo un incremento del caudal que podría llegar a los 1.000 metros cúbicos por segundo. Precisó que en este caso están entrando cerca de 3.000 m³/s y están saliendo 1.075. La diferencia es agua que se embalsa.

Sapag dijo que esta bienvenida crecida no se observaba desde hace varios años. “Es una sorpresa, es por la lluvia, y el derretimiento de nieva baja”, aclaró. El Neuquén aguas abajo se lo usa para alimentar el canal principal de riego y el Limay registra ese aumento pero por mayor generación.

La crecida del Neuquén es bienvenida porque permite recuperar el agua de los lagos. Hace 72 horas comenzó la crecida en la alta cuenca y se espera que hoy esté ingresando a Los Barreales por Portezuelo.

En términos formales la AIC informó que debido a necesidades del sistema eléctrico nacional, a partir de hoy se incrementarán los caudales del río Limay, erogados por el compensador Arroyito, desde los 336 m³/s actuales, hasta alcanzar 900 m³/s el día miércoles 4 de setiembre.

La crecida hasta esta fecha será gradual, hoy llegará a los 395, mañana a los 520, el domingo a los 620, el lunes a 740, el martes a los 875 y el miércoles a los 900.

El pronóstico extendido de la AIC indicó que para las jornadas de hoy y mañana habrá mínimas bajas de hasta 2 grados bajo cero en la ciudad de Neuquén con máximas de 15. Para el lunes se prevé un paulatino descenso de la temperatura. El miércoles podría llover con vientos leves del sector Este.

Ríos bravos

75
metros cúbicos por segundo seguirá teniendo el río Neuquén aguas abajo del complejo Cerros Colorados.
1000
m³/s erogará el río Limay aguas abajo de la represa de Arroyito por mayor generación de energía hidráulica.

Cuando Sauzal desapareció

El 13 de julio de 2.006 quedó marcado en la historia del pueblo de Sauzal Bonito. Hubo una crecida histórica que se llevó todo por delante. Si se tiene en cuenta que ahora el río llegará al dique de Portezuelo con un caudal de 1.000 metros cúbicos por segundo, aquella crecida llegó a los 9.000.

Se activaron todas las alarmas, hubo pedido de evacuación del pueblo de urgencia. El Neuquén aguas arriba del dique que forma Los Barreales no está controlado, si llueve o se derrite la nieve, crece y recupera el lugar por donde siempre circuló. Sauzal Bonito tiene una doble maldición porque a los inexplicables sismos que comenzó a sufrir en contemporáneo con la actividad en Vaca Muerta debe convivir con un río que crece y se retira.

Las cordilleras donde nace el Neuquén no tiene esponjas boscosas como en el sur, el Limay, y sigue pendiente las obras regular el “violento” río.


Comentarios


Crecida de los ríos por nieve que se derrite y más demanda de energía