Cristina anunció préstamo de 70 millones de dólares para General Motors

Los fondos saldrán del ANSES. Se destinarán a la ampliación de las operaciones y la fabricación de un nuevo modelo. Lo anunció en la planta que la automotríz, que esta semana entró en quiebra, tiene en Rosario.



La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, anunció hoy en Rosario un préstamo para la filial local de la empresa fallida General Motors, para financiar el 58 por ciento del proyecto BIBA.

La Presidenta dijo que el préstamo lo hace la ANSES en condiciones sumamente convenientes porque coloca 70 millones de dólares con garantía hipotecaria de la planta de General Lagos, más una prenda flotante sobre los vehículos que están listos para la venta, con una tasa de interés BADLAR más 600 puntos.

La estatal Administración de Seguridad Social (ANSES) aportará los fondos para esa operación, en el marco de un programa de ayuda financiera que incluye además a las filiales de la francesa Peugeot-Citroën y de Mercedes Benz, todas afectadas por la crisis mundial, dijo una fuente gubernamental a la AFP.

El sector automotor fue uno de los vectores del sostenido crecimiento económico en torno a 9% anual del país sudamericano entre 2003 y 2007, pero la producción de vehículos registró un abrupto retroceso desde el último trimestre de 2008 por la caída de exportaciones a raíz de la menor demanda mundial en el marco de la crisis global.

Sin embargo, la producción alcanzó un récord histórico de 597.086 unidades en 2008. Por el contrario, en los primeros cinco meses de 2009 acumuló una caída de 35,5% en la comparación internanual, según cifras de la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa).

En el caso de GM, la planta local fabricó 18.655 vehículos entre enero y abril pasados, contra 40.146 en igual lapso de 2008. El anuncio de Kirchner está previsto en la planta de GM en las afueras de Rosario (300 km al norte de Buenos Aires).

El gobierno da un respaldo a la automotriz a tres días de que la transnacional estadounidense GM se acogiera a la ley de quiebras en Nueva York, dando pie a una gigantesca reestructuración con fuerte asistencia financiera del Estado.

Tras el anuncio en la casa matriz, el presidente de la filial de GM en Argentina, Edgar Lourencon, garantizó la continuidad de las operaciones y el mantenimiento de los compromisos de inversiones en el país sudamericano. Entre esos compromisos, está el desarrollo de "un nuevo modelo (de vehículo) compacto regional en nuestra planta industrial de Rosario, cuya producción iniciará a finales de 2009", indicó.

AFP y DyN


Comentarios


Cristina anunció préstamo de 70 millones de dólares para General Motors