“Cuatro años de espera, impotencia e injusticia”





Escribo en relación con la toma de Naciones Unidas y calle bis 15 de Cipolletti. Cuatro años de espera, cuatro años de impotencia e injusticia. Hace cuatro años que esperamos que la Justicia nos devuelva nuestra propiedad, una chacra de 14 hectáreas que estaba destinada a lotes para nuestra familia y que no fue ocupada porque la ley y las ordenanzas no lo permiten. Fue usurpada por 462 personas apoyadas por el gobierno de turno y políticos oportunistas; también Barbeito prometió expropiación, ladrillos, cemento y chapas a cambio de votos para gobernador –lo acompañaba un Sr. Martínez, representante de Tierras y Viviendas de Nación que vive en El Bolsón–. Fueron cuatro años de charlas y mediaciones y hasta los mismos jueces de la Cámara de Apelación insinuaban que debía venderles; eso intentamos, pero los usurpadores no tenían la intención de pagar. Hoy estamos en la instancia del Superior Tribunal de Justicia, en Viedma. Esto no es ninguna garantía de que recuperemos nuestra tierra; nos dicen que necesitamos una decisión política. “No la van a recuperar más”, nos dijeron los concejales de aquel entonces, incluido el hoy intendente, a quien le presentamos un preproyecto de urbanización con unificación de espacios verdes de todos los vecinos con propiedades sin producción por su escasa rentabilidad. Ni lo consideró: respondió que el problema de las tomas es un problema del dueño con los okupas. Mientras tanto, los apoyó con el rellenado de calles y la recolección de basura, recibieron leña y además hicieron de gestores de la toma ante los servicios públicos –agua y electricidad– y subsidios camuflados con entregas de leña por otras personas. Hoy aquello que a nosotros se nos prohibió siendo dueños se les permitió a los usurpadores; de hecho hay una urbanización perfecta de las 14 hectáreas: hubo un agrimensor desleal a su profesión y políticos que aportaron cables, mangueras y dinero y ofrecimientos de lotes en el DVN a cambio de favores políticos. Evidentemente alguna mano negra estaba detrás de la toma de tierras privadas, porque en Cipolletti no existen tomas de tierras municipales. Mal podría cobrar el intendente por una tierra propiedad de mi familia, pero sí existió la intención de una compra a un precio vil y fue realizada en las oficinas del 4º piso del municipio de Cipolletti por el Sr. Moruaga, exsecretario de Gobierno del exintendente Alberto Weretilneck. Sólo esperamos que se llame a declarar a ese hombre y que la Justicia por fin nos devuelva la propiedad heredada de nuestros abuelos. Carlos Adolfo Romero, DNI 11.531.658 Cipolletti

Carlos Adolfo Romero, DNI 11.531.658 Cipolletti


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
“Cuatro años de espera, impotencia e injusticia”