CheChelos: dos músicos en busca del gen criollo

De una guitarreada sin guitarras nació este proyecto de raíz folclórica. A poco de presentarse en Neuquén, Ramiro Zárate Gigli, uno de sus integrantes, cuenta de qué se trata CheChelos.

12 sep 2018 - 00:00

La historia de CheChelos es mucho del ingenioso juego de palabras y significados que proponen Ramiro Zárate Gigli y Mauro Zarachian, los chelistas en cuestión. De corta pero intensa vida, este dúo vocal instrumental surgió a partir de un espacio común como es la Orquesta Filarmónica de Río Negro, en 2015. De las guitarreadas pos conciertos surgió la idea de conformar un este conjunto que hunde sus cuerdas en las raíces folclóricas argentinas. Y dos años después, se consagraron como Revelación del Festival de Cosquín en 2017. Ese mismo año grabaron “Instinto”, su primer disco, una combinación de chacareras, vidalas y zambas tamizadas con arreglos que los acercan al rock y el jazz.

Este fin de semana, más precisamente el viernes, en el Cine Teatro Español de Neuquén, se presentarán para el público del Alto Valle (ver aparte).

En dialogo con “Río Negro”, Ramiro Zárate Gigli adelantó algo del material sonoro que el dúo pondrá en escena. El valor de la entrada anticipada es de 250 pesos y de 300 pesos en ventanilla de la sala. Lo que podemos anticipar sin dudas, es que será un show divertido, original y pleno de talento musical. Pero mejor que lo digan ellos.

CheChelos: dos músicos en busca del gen criollo

P: ¿Cómo viven la actualidad del dúo?

Ramiro Zárate Gigli: ¡Uh!, estamos con muchísima adrenalina, preparando el nuevo espectáculo. Estamos con una nueva escenografía en la que además interviene más gente: un percusionista y bajista, además de iluminador y sonidista. Son todos músicos de Buenos Aires. La sede original de CheChelos es Buenos Aires, en realidad. Al final, el único que está dando vueltas por ahí soy yo, que a veces vivo en Córdoba y otras en Neuquén.

P: ¿Cómo hacen para ensamblar lo que hacen ustedes con los otros músicos?

RZG: Tenemos un método de ensayos que es todo por escrito. Armamos el show por escrito y hasta tenemos partituras para el sonidista. Después nos juntamos todos a ensayar durante 10 días: definimos qué nota va a tocar cada uno, cómo se mueve en el escenario y plasmamos todo lo que quedó en el mundo de las ideas.

P: ¿En qué momento se encontraron?

RZG: El dúo nació a mediados de 2015 durante una gira de la Orquesta Filarmónica de Rio Negro (OFRN) en la cual ambos éramos compañeros de fila. En ese momento yo vivía en Neuquén y Mauro en Buenos Aires, donde vive actualmente.

En una gira de la OFRN que hicimos a los Menucos fue que tocamos folclore juntos por primera vez. Luego del concierto de la orquesta en ese lugar salimos con todos los compañeros a una pulpería que había frente al recinto donde habíamos dado el recital. En el bar se armó una guitarreada muy particular, porque era una guitarreada sin guitarra, solo con instrumentos de orquesta. Ahí fue que en un momento estábamos tocando folclore con los chelos y, como decimos siempre, ocurrió el amor a primera nota. Tuvimos mucha conexión improvisando zambas. Con el correr de los meses, armamos de un par de temas que hacíamos a modo de banda soporte de la OFRN. La primera vez que tocamos como dúo en público, fue en el teatro Verdi de Trelew a modo de introducción de un concierto de la OFRN: hicimos la “Zamba de Lozano” del Cuchi Leguizamón.

En enero de 2016, inauguramos formalmente el dúo e hicimos una gira de 5 conciertos seguidos en la zona de las sierras de Córdoba.

El repertorio completo de ese entonces lo armamos en cuatro días. Y, a la semana siguiente de haber inaugurado el dúo, fuimos a concursar al Certamen de la Pre Chaya 2016 de La Rioja y salimos ganadores. Fue ahí que se nos metió la idea de al año siguiente participar del Pre Cosquín para poder tocar en ese festival.

En la edición de Cosquín 2017, nos galardonaron con el premio “Revelación” que es la máxima distinción que otorga el festival a los ganadores del Pre.

Image

P: ¿Cómo apareció el primer disco?

RZG: Luego de ganar en Cosquín, nos propusimos grabar nuestro primer CD. Como el plan de grabación que nos habíamos propuesto era muy ambicioso, recurrimos a un Financiamiento Colectivo para juntar los fondos. El disco lo grabamos en Villa Mercedes (San Luis). Ahí se encuentra uno de los estudios más grandes de Argentina.

El disco fue tocado en vivo en una sala acústica diseñada para grabar orquestas. Usamos 14 micrófonos simultáneamente para grabar los Chelos y lograr el sonido lo más natural posible

P: ¿Es cierto que están trabajando en el segundo material discográfico?

RZG: En efecto, lo vamos a grabar el año que viene o el otro. Aún no estamos con miras en eso. No obstante, todo el material musical que iría en ese segundo disco es lo que estamos presentando en el espectáculo nuevo: “Violonchelos Criollos” en donde todo el repertorio es nuevo y va desde composiciones propias hasta arreglos súper divertidos y extravagantes de obras del folclore tradicional.

P: ¿Cuánto tiempo de ensayo les demanda armar una presentación?

RZG: El show de CheChelos lo estamos armando desde enero. Cuando terminó el momento de los festivales, nos pusimos a pensar cual iba a ser la estrategia de trabajo de este año y decidimos armar conciertos grandes en los principales teatros del país. En una puesta en escena donde esté todo trabajado en detalle, desde la música, sonido y luces, hasta la vestimenta y movimientos por el escenario. Estamos contentísimos con el resultado creativo que logramos y muy ansiosos por darle vida a este nuevo emprendimiento que comienza en La Plata el sábado 8 de septiembre y tiene como segunda fecha, el Teatro Español de Neuquén el 14 de septiembre.

P: ¿Es complicado combinar todos los géneros musicales?

RZG: Nos sale de forma natural: en nuestro haber musical hay muchos géneros. Desde la formación académica que ambos tenemos hasta los gustos musicales que fuimos adquiriendo en los distintos momentos de nuestra vida. Todo eso influye cada obra que hacemos con CheChelos. En una zamba nuestra se pueden escuchar cosas del jazz y en un chamamé sonoridades barrocas.

P: ¿Cómo hacen para aggiornar el repertorio? ¿Cuál es la complejidad de hacerlo?

RZG: Ambos teneos mucha formación musical y la mayoría de los arreglos los escribimos en partitura. Escribimos todo, desde lo que hacen el percusionista y bajista hasta lo que tiene que hacer el sonidista y el iluminador tema por tema.

P: ¿Viven este concierto como una presentación casi “federal”?

RZG: CheChelos es federal. Somos de la Patagonia porque actualmente yo vivo en Neuquén. Somos de Buenos Aires porque Mauro vive en Buenos Aires y somos de Córdoba porque el dúo se inauguró allá y yo (Ramiro) tengo mi casa en las sierras por lo cual todo el verano nos instalamos allá.

Y la presentación de VC sigue esta línea. Presentamos el espectáculo en 5 provincias simultáneas en producciones grandes de la talla del Cine Teatro Español.

P: ¿Cómo hacen para encontrarse y combinar con otros músicos?

RZG: Ambos somos trabajadores y le ponemos todo. Somos músicos y productores de nuestro propio proyecto. Hacemos todo, desde los arreglos y la música hasta todo lo relativo al armado de cada una de las giras y los shows que realizamos. El gran potencial que tenemos y por el que nos valoramos mucho entre nosotros es el excelente equipo de trabajo que formamos.

Image
En el estudio. CheChelos grabó “en vivo” su disco “Instinto”.
“Violonchelos criollos”
Lo que tenés que saber
Día y hora: 14 de septiembre a las 21:30
Lugar: Cine Teatro español de Neuquén
Entradas: anticipadas en boletería del teatro a $ 250. Valor de la entrada el día del concierto $ 300
Punto de venta: en la boletería del teatro, todos los días de 17 a 21:30 hasta el viernes a las 21

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.