Por qué leer a Dostoievski

16 sep 2018 - 00:00
“Vayan y vuelvan cuando hayan leído a Dostoievski”, dicen que les decía el irritable José Donoso a los aspirantes de su célebre taller literario en Santiago. El gran tinglado literario ruso tiene dos columnas enormes que ayudan a sustentarlo, una de ellas es, qué duda cabe, la del ingeniero militar Fiódor Dostoievski (1821-1881).
Varias experiencias recurrentes atraviesan su vida, la primera es la de la muerte. Su madre y Puskhin en plena adolescencia, luego su padre, también su hermano y compañero de aventuras literarias, su primera mujer, dos de sus hijos. Estrechamente relacionada se encuentra la salud –resentida aún más con los sufrimientos físicos contraídos en las prisiones– con la que lidió siempre, especialmente con la epilepsia. La segunda, la experiencia política que le granjeó ocho meses de cárcel, la condena a muerte conmutada a último momento por cuatro años de trabajos forzados en Siberia y la permanente búsqueda de un modelo político que fue mutando de un modernismo europeo hacia una alternativa eslava contra el atraso zarista. La tercera es la experiencia de la escritura que nos ayuda a entender cómo era la vida de la sociedad rusa en el tercer cuarto del siglo XIX.
En su escritura hay varias constantes, por ejemplo desde su primera novela, “Pobre gente” (1845), pasando por “Crimen y castigo”(1866), hasta la última “Los hermanos Karamásov”(1880), su martilleo crítico estará dirigido a la nobleza y a la burguesía urbana. En general los personajes de Dostoievski ya muestran la crisis del hombre moderno, su alienación; son hijos de su siglo, crispados, apurados, en conflicto permanente con su interior, necesitan hablar, resolver. El planteo ético-político siempre aparece en teoría como muy claro; pero sus personajes lo desvirtúan, lo contradicen, en este aspecto el escritor es una especie de moralista fracasado. La actualidad de Dostoievski consiste en que no le importa tanto la realidad sino los discursos que la atraviesan, eso es lo que está en sus novelas.
¿Por qué leer hoy a alguien tan lejano en el tiempo y el espacio? Te contesto: porque pocos como él mostraron algunos pliegues desconocidos y profundos y contradictorios y eternos del ser humano, porque nos ayuda a conocerme y a conocerte.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.