De poetas y fútbol





La poesía, desde sus más remotos orígenes, ha celebrado con su canto al héroe. También lo ha hecho con los deportistas. El poema que canta las virtudes del ídolo deportivo tiene ilustres antecedentes. Es en la literatura griega donde encontramos las primeras composiciones dedicadas a los ganadores de algunas competencias atléticas. El autor por excelencia que celebra la gloria de estos deportistas es Píndaro (542-448 a.c.)
Y es en el riel de esa tradición que habría que insertar la “Oda a Platko” de Rafael Alberti. En un partido el arquero Franz Platko, se retiró del campo con una herida en la cabeza que necesitó seis puntos para cerrarla; a pesar de eso Platko volvió al juego. “Nadie se olvida, Platko,/no, nadie, nadie, nadie,/oso rubio de Hungría./(…) Ni el mar, ni el viento, Platko,/ rubio Platko de sangre,/guardameta en el polvo,/pararrayos…”
Humberto Costantini dejó en un poema su pasión y estigma por ser hincha de Estudiantes de la Plata: “Uno vivió humillado y ofendido,/ se sintió negro, paria,/ risible minoría/ adventista, croata/ o bicho raro./ Uno aguantó silencios,/ miradas bocayunior,/ sonrisas riverplei y/ condolencias…”
El poeta Roberto Santoro (desaparecido en la última dictadura militar) dedicó un libro a estudiar la relación literatura-fútbol, y por supuesto, también escribió poemas sobre este juego: “…levanta el balón/lo empuja/si lo resbala/lo mima con una gana/ lo enrolla con otro pie/ le da una vuelta/ en el aire/ de taco que ni se ve…”
Otro poeta, Carlos Ferreira, rememora los años de simbiosis entre el fútbol y la escuela: “ …Se escaparon los años entre bancos de escuela./ Aprendí que el planeta era número cinco,/ que a los ángulos rectos el arquero no llega,/ que con cero uno puede irse a marzo/ o perder un partido que ya estaba empatado…”
Y para concluir, un fragmento del poeta chileno Samuel Orellana en el que parodia un poema de Neruda: “Sube a nacer conmigo, Zamorano./Dame la mano desde la profunda/ zona de los goleadores expulsados./No volverás del fondo de las redes./No volverás del túnel subterráneo./No volverá tu frente endurecida./No volverá tu acento castellano./ Sube a nacer conmigo, Iván Bam Bam/ Zamorano”.
La poesía y el fútbol, dos juegos, dos pasiones.


Temas

Futbol poesia

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
De poetas y fútbol