Tiger Woods rechazó 800 millones de euros para jugar la Súper Liga de golf

El afamado jugador demostró que la LIV no todo lo puede comprar con el dinero y se negó a jugar en su circuito.





El afamado Tiger Woods rechazó un ofrecimiento de 800 millones de euros para participar de la Súper Liga de golf. Gentileza.

Tiger Woods rechazó una gigantesca oferta de 800 millones de euros para sumarse a la polémica Súper League of Golf (LIV), certamen que reúne a destacados jugadores y se encuentra financiado por un fondo soberano de riqueza de Arabia Saudita.

Los nuevos fondos casi ilimitados de la LIV no pueden comprarlo todo y Greg Norman, jefe de la polémica Liga, admitió que la organización había intentado seducir a Woods, pero el estadounidense, considerado por muchos como el mejor de todos los tiempos, no aceptó.

Norman, quien es un ex golfista profesional australiano que estuvo durante 331 semanas al frente de la clasificación mundial entre los años 80 y 90, confirmó que la LIV le ofreció 800 millones de euros a Woods pero no fue suficiente para hacerlo cambiar de ideas y sumarse a su circuito.

Woods, quien regresó a la actividad en abril último después de su grave accidente de tránsito en febrero de 2021, es un rival de LIV y el ganador de 15 victorias en Majors no duda en hacérselo saber a los muchos golfistas que optan por grande sumas en el circuito disidente.

Un número que importa

15
títulos en los Majors consiguió Tiger Woods en su destacada campaña como golfista profesional.

“No estoy de acuerdo con los que van a la LIV, creo que le dieron la espalda a lo que les permitió acceder a su lugar. Hay jugadores que no tuvieron la oportunidad de jugar en uno de los tours, pasaron directamente de las filas de aficionados a esta organización y nunca tuvieron la oportunidad de sentir lo que es jugar un certamen o en grandes espectáculos”, enfatizó Woods.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Tiger Woods rechazó 800 millones de euros para jugar la Súper Liga de golf