El arco de Cipolletti, en buenas manos

Luciano Molini desplazó a Facundo Crespo bajo los tres palos del equipo albinegro en los últimos partidos y devolvió la confianza del DT con buenas actuaciones. Dentro de un plantel corto, el puesto de arquero tiene variantes de confianza.





Una de las frases más repetidas en el fútbol, y no por eso menos ciertas, es la de que “los equipos se arman de atrás para adelante”. Aunque muchas veces hace alusión a la línea de defensores, el primer eslabón está en el arco y Cipolletti lo tiene bien cubierto en el Federal A.

Tras un 2021 notable, la titularidad de Facundo Crespo parecía indiscutible en el arranque de temporada. El Albinegro igual incorporó a Luciano Molini y Juan Manuel Torralba.

Después de la salida de Germán Alecha y la llegada de Luis Medero, el DT apostó por darle una chance a Molini. El exCentenario estuvo a la altura del desafío y su ingreso coincidió con 5 fechas sin derrotas hasta la caída del último domingo con Villa Mitre.

Sobre el partido ante los bahienses, Molini analizó: “El primer tiempo fue difícil, sabíamos que iba a ser un rival duro por la posición en la que está en la tabla. En el segundo tuvimos más la pelota pero nos costó llegar claro y nos anularon el gol que hubiera sido el empate. Nos quedó la sensación de que no fue offside pero lamentablemente lo cobró y nos volvimos con las manos vacías”.

En diálogo con Río Negro, el arquero aseguró que después de la seguidilla de siete jornadas sin triunfos tuvieron “un cambio de mentalidad” y agregó: “Está segunda ronda va a ser muy pareja, hay que tener una concentración más alta y estar atentos, un mínimo error se paga caro”.

Sobre su entrada al once titular frente a Sportivo Peñarol, contó: “En la semana previa, el día de la práctica formal el técnico me puso y desde ahí me ratificó. Es una gran chance, estaba preparado para una oportunidad tan linda. Intento no desaprovecharla y aportar al grupo”.

En ese partido en San Juan, con un arbitraje adverso, Cipo se impuso 2 a 1 y Molini atajó un penal sobre el cierre. “Fue un partido con varios condimentos, el contexto no era favorable. Fuimos de menor a mayor. Arrancamos con el gol que nos meten pero con personalidad lo pudimos sacar adelante. El penal sirvió para ganar, fue muy bueno para el equipo y para lo individual también”.

La tarde no comenzó de la mejor manera y el neuquino reconoció que pudo hacer algo más en el gol local. “Quizás pagué la falta de ritmo, me quedó la sensación de que pude haber salido. Hoy quizás esa pelota, con continuidad, la resuelvo más fácil. Era lógico que pase algo así, lo importante era reponerme”, señaló.

Respecto a la competencia con Crespo, aseguró: “Desde que me sumé al club sabía cómo era la situación. Facu tiene varios años acá y venía de hacer un buen torneo. El puesto es así, requiere competencia. Sabía que tenía que pelearla de atrás, no sabía si me iba a tocar pero si me tocaba tenía que agarrarme bien preparado físicamente y mentalizado. Hoy se me da la posibilidad de seguir demostrando”.

Con Molini y Crespo, más Torralba que ha sido clave en la Liga Confluencia, Cipolletti tiene el arco en buenas manos.

El pendiente con Juventud Unida, va el 10 de agosto

Cipolletti tendrá descanso este fin de semana ya que tiene fecha libre. Por esa razón, le quedó cómodo disputar el encuentro pendiente contra Juventud Unida de San Luis como local el próximo miércoles, 10 de agosto.

Serán dos partidos seguidos en su cancha ya que el domingo 14 recibirá a Desamparados de San Juan por la continuidad del torneo.

Sobre estos dos duelos seguidos en La Visera, Luciano Molini afirmó: “Vinieron bien estos días para descansar y reponernos en lo físico. Se vienen dos partidos de local que si les sacamos provecho pueden ser 6 puntos muy importantes”.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El arco de Cipolletti, en buenas manos