Después del Covid, la salud mental

Pasado más de un año y medio del comienzo de la pandemia, las secuelas psicológicas comienzan a hacerse más evidentes en parte de la población: un estudio reciente arrojó que la depresión creció un 28% a nivel global. ¿A qué se debe este panorama? ¿Se lo puede combatir?




Desde el comienzo de la pandemia se pudo prever que esta situación generaría daños colaterales a la población. El pasado domingo 10 de octubre fue el Día Mundial de la Salud Mental, y en este contexto es fundamental poner en palabras la situación que gran parte del mundo está viviendo: incluso cuando aún se desconoce el alcance de lo que el Covid-19 puede generar a largo plazo a nivel físico, ya tenemos pruebas varias de lo que puede generarle a la salud mental.


Un estudio publicado recientemente por la revista científica The Lancet, el primero en su clase en evaluar el impacto del coronavirus en la salud mental, arrojó un dato revelador: los casos de depresión y ansiedad crecieron más de 25% a nivel mundial.

Según difundió AFP, el estudio evaluó el impacto de la pandemia en los problemas depresivos clínicos y la ansiedad. Para ello, los encuestados fueron divididos por edad, sexo y localización a lo largo de 204 países; y dio como resultado que la depresión aumentó un 28% y la ansiedad un 26% en 2020. El autor del estudio, Damien Santomauro, del Centro de Investigaciones de Salud Mental de Queensland, afirmó que “esto subraya la necesidad urgente de reforzar los sistemas sanitarios”.

Los profesionales suelen señalar que los sistemas de salud mental ya presentaban deficiencias a nivel global previo a la pandemia. El tema es que la llegada del Covid-19 dejó más en evidencia esta situación, en la medida en que la pandemia aumentó los casos de depresión y ansiedad. Argentina, por ejemplo, fue uno de los países que acusó el golpe: según un estudio de la consultora Ipsos, realizada entre febrero y marzo, un 46% de los argentinos consideran que su salud mental empeoró en pandemia.

Ya se han tomado cartas en el asunto: en las últimas horas, el Ministerio de Salud lanzó el Plan Nacional de Salud Mental 2021-2025, cuyo objetivo es transformar el sistema de atención en Salud Mental hacia uno de base comunitaria, según informaron oficialmente (ver aparte).

La depresión es uno de los síntomas más notorios de lo que esta pandemia puede generar en parte de la población.


Pero hay otro tópico que no debemos dejar de considerar: esta situación que vemos a nivel global no solo impactó en los adultos. Según Alize Ferrari, coautora del estudio de The Lancet, los cierres de escuelas y otras restricciones importantes “limitaron la capacidad de los jóvenes de aprender e interactuar con sus pares, lo que combinado con el mayor riesgo de desempleo tuvo impacto en la salud mental de los más jóvenes”. De hecho, Unicef presentó el informe “Estado Mundial de la Infancia 2021”, en el que señaló que 1 de cada 5 jóvenes de entre 15 y 24 años se siente deprimido o tiene poco interés en realizar actividades.

En este año y medio hemos atravesado muchas situaciones de estrés, que tuvieron su lógica repercusión. “Esta situación produjo un aumento del sufrimiento mental y sintomatología como consecuencia de la alteración de la vida cotidiana, la presencia de la muerte, las pérdidas, que requirieron un esfuerzo adaptativo muy importante de las personas que se enfrentaron a muchos duelos; no sólo por muertes, sino también por proyectos que no pudieron realizarse o pérdidas de trabajo”, indicó la psicóloga Alicia Stolkiner a Télam.

La profesora titular de Salud Pública y Salud Mental de la Facultad de Psicología de la UBA señaló que “la aparición de cuadros y síntomas no se reduce a lo tradicionalmente definido como psíquico, como ansiedad o insomnio, sino que también aumentó por ejemplo el bruxismo como consecuencia de la tensión al dormir o enfermedades de la piel o autoinmunes, de origen psicosomático”. Recién ahora, con un panorama más “normalizado”, están aumentando las consultas, pero durante muchos meses la ausencia de controles y tratamientos fue un peligro.

La ansiedad también creció significativamente: en nuestro país aumentó un 46%.


Hay otro aspecto preocupante: según afirmó el médico psiquiatra Patricio Rey, del departamento de Salud mental del Hospital de Clínicas, “también se están viendo más casos de adicciones, en especial alcoholismo, tabaquismo, cannabis, cocaína y drogas en general. Todos los patrones en adicciones han aumentado”. Además, indicó que “se están viendo secuelas psíquicas en aquellos que han pasado por internaciones con cuadros graves y respirador, que quedaron con trastornos cerebrovasculares, trastornos cognitivos y afección cognitiva, como inestabilidad emocional y problemas de estrés e irritabilidad”.

En este contexto, la Asociación Argentina de Psiquiatras (AAP), junto al laboratorio Janssen, lanzó recientemente la campaña #LaConsultaEsElMejorConsejo. Y considerando las implicancias que este año y medio pueden tener -y han tenido- en gran parte de la población, nada mejor que consultar a tiempo y evitar inconvenientes a futuro.


¿De qué se trata el Plan de Salud Mental?



- Los ejes en que se centra el Plan Nacional de Salud Mental 2021-2025 son: fortalecer las capacidades institucionales para la transformación del modelo de atención de Salud Mental; promover la atención de la Salud Mental en el Primer Nivel de Atención y asegurar la inclusión social de las personas con padecimiento mental.

- Garantizar la internación de las personas con padecimiento mental -cuando es necesario- en los Hospitales Generales en el marco del respeto a los Derechos Humanos; avanzar en la sustitución de los establecimientos de internación monovalentes en Salud Mental e instaurar estrategias de promoción y prevención en Salud Mental.

- Impulsar la transformación de las prácticas profesionales hacia el modelo comunitario en Salud Mental; desarrollar un sistema de información y vigilancia epidemiológica en Salud Mental; promover la inclusión de estrategias de Salud Mental y Apoyo Psicosocial en el contexto de emergencias y desastres.


Comentarios


Después del Covid, la salud mental