#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

Dicen que la causa es por internas policial y judicial



VIEDMA (AV)- Dos de los cinco policías imputados en la causa por presunto desvío de fondos de la cooperadora de la ex subcomisaría del barrio Guido de Viedma, declararon ayer ante el Tribunal. El subcomisario Marcelino Pedrozo y el oficial principal César Curiqueo negaron la participación en el delito de asociación ilícita, así como en los otros que se les imputan en el marco de esta causa iniciada en el año 2000.

Se los acusa de utilizar esos fondos para gastos personales, de disponer de personal para la cobranza de las cuotas en horarios de trabajo para el Estado y de un manejo irregular en el pago de los adicionales a los efectivos de esa dependencia.

El comisario mayor y ex jefe de la Regional Primera de Viedma, Raúl Paolini, se abstuvo de declarar al igual que el oficial principal Ricardo Sales y el mayor Carlos Gorostarzu, quien se limitó a ratificar sus dichos durante la instrucción.

En base a la acusación, el Tribunal interrogó a quienes accedieron a responder sobre tres hechos concretos: manejo de los fondos de la cooperadora de la ex subcomisaría 54 del barrio Guido; adicionales del personal de esa dependencia, y donación de combustibles. También han reiterado a los imputados la consulta sobre la procedencia de los fondos con los que Sales festejó uno de sus cumpleaños mientras se desempeñaba al frente de la ex subcomisaría del Guido.

En este aspecto el suboficial Donato, el primero en prestar declaración indagatoria, aseguró que esas compras las pagó Sales y como garantía de sus dichos añadió que él mismo lo acompañó al supermercado para llevarle el changuito.

Por su parte, el oficial principal Curiqueo negó su participación en los hechos y explicó que cuando comenzó esta investigación estaba de servicios en Sierra Colorada. También negó haber estado a cargo en algún momento de la subcomisaría explicando que su rango de oficial inspector no se lo permitía y que sólo Sales como oficial principal desempeñó esa función.

El policía coincidió co Donato y Pedrozo en vincular el inicio de esta causa a razones de internas policiales y entre jueces, en referencia a al ex magistrado Víctor Ramírez Cabrera y el hoy camarista Jorge Bustamante. Sostuvo que era común que los jueces compartieran comidas con los policías y en este sentido agregó que encontrándose en Sierra Colorada, recibió en una oportunidad un llamado del juez Bustamante quien le anunció que estaría de gira en ese lugar junto con otras personas y "que le preparara un corderito que tuve que pagar de mi bolsillo".

Respecto de la cooperadora dijo no haber tenido ningún tipo de vínculo porque además la entidad tenía un presidente y que cuando fue trasladado a la subcomisaría del Guido el cabo Donato cobraba las cuotas en horas de la siesta.

Además señaló ante el Tribunal que durante la instrucción de esta causa, Bustamante le dijo que declarara y se quedara tranquilo "insinuando que quedaría en libertad".

En términos similares declaró también el subcomisario Pedrozo, quien además de desvincularse de los hechos, aseguró que de la cooperativa lo único que manejó fueron facturas por arreglos de los móviles o algún otro gasto relacionado al funcionamiento de la dependencia. Adjudicó la aparición del anónimo que dio origen a esta causa a revanchismo y a la interna en la Justicia y la Policía.


Comentarios


Dicen que la causa es por internas policial y judicial