Djokovic y una remontada memorable para ser campeón de Roland Garros

Fueron más de cuatro horas de partido contra el griego Tsitsipas, que estuvo dos sets arriba y no lo pudo cerrar.

Por primera vez desde 2004, la final del Grand Slam que se juega sobre polvo de ladrillo llegó al quinto set. En aquel año fueron Gastón Gaudio y Guillermo Coria. Hoy, el número uno del mundo derrotó a Tsitsipas, en una batalla que tuvo de todo y ratificó que Djokovic es el mejor tenista del ranking.

Stefanos Tsitsipas se puso al frente tras quedarse con un primer set muy parejo en el tie break: 7-6. Luego, aprovechó el envión y algunos problemas físicos del serbio para sacar más ventaja con el 6-2 de la segunda manga.

Sin embargo, el líder del ranking mundial se recuperó e igualó el partido de manera magistral: 6-3 en el tercero y 6-2 en el cuarto, su mejor set del partido.

El comienzo del último parcial fue complicado para el griego y marcó lo que se vendría. Si bien lo sacó adelante con lo justo, tras estar con un break point abajo para ponerse 1-0, el mejor del ranking mundial lucía mejor.

Nole fue sólido con el saque y, más allá de un par de imprecisiones, no tuvo problemas para establecer el 1-1. Del otro lado, a su rival le costó todo mucho más.

A tal punto que en el tercer game Nole pudo quebrar el servicio de Tsisipas y sacar una ventaja clave, porque inmediatamente ratificó ese quiebre manteniendo su saque: 3-1.

Djokovic sostuvo esa diferencia mientras Tsitsipas intentó contrarrestar, pero los puntos largos fueron casi todos del serbio en el tramo final. Ambos mantuvieron sus servicios y eso favoreció a Novak, que en un game memorable se quedó con el set, el partido y el campeonato por 6-4.

El serbio es el primer tenista de la historia en ser campeón dos veces en cada Grand Slam. Otro condimento especial es haber eliminado en semifinales a Rafael Nadal, número 3 del mundo y el más ganador de Roland Garros.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Djokovic y una remontada memorable para ser campeón de Roland Garros