Dos hermanos que miden la producción

En poco menos de cinco años una pyme familiar se convirtió en la principal prestadora de las operadoras hidrocarburíferas con un servicio específico. La historia que comenzó con una apuesta y se transformó en una realidad con 80 empleados.





Rakiduamn es un vocablo mapuche que significa pensamiento, inteligencia, opinión. También es el nombre que eligieron los hermanos Luis y Mariano Aiassa para su empresa, una pyme especializada en well testing, es decir en la medición precisa de la producción de los pozos petroleros y gasíferos para mejorar la extracción.

“En los trabajos que hemos tenido, tanto mi hermano como yo, lo que hicimos siempre fue pensar cómo mejorar, cómo hacer las cosas cada día un poco mejor”, explicó Luis Aiassa y agregó que “además es una palabra mapuche, que significa gente de la tierra, y nosotros somos de esta tierra”.

Para Luis el ingreso al mundo del petróleo fue bastante atípico y casual. “Soy ingeniero electrónico y siempre trabajé en telecomunicaciones. Estaba radicado en Buenos Aires pero siempre me rondaba la idea de volver a la zona”, comentó. En 2012 formó la empresa con su hermano Mariano y un año después hicieron la automatización de las mediciones en un pozo piloto de La Amarga Chica para YPF.

“Los primeros tiempos fueron una locura. Me la pasaba en el pozo y finalmente renuncié a Cisco, la empresa donde trabajaba y había llegado a un puesto gerencial con buen ingreso. Acostumbrado a trabajar en oficinas, de repente me encontraba en el medio de la nada, con una camioneta prestada por mi padre”, recordó.

La apuesta salió bien. YPF les dio un contrato por tres años para hacer el mismo trabajo en seis pozos distribuidos en distintos yacimientos. “Mi exesposa, licenciada en sistemas, mi hermano, ingeniero en petróleo y mi cuñada, ingeniera química se sumaron a la empresa. Nos asociamos verticalmente con los hermanos Pérez, de OPS, porque había que invertir mucho en equipamiento. Fue cuando nos metimos de lleno en el negocio”, explicó.

La información precisa sobre el nivel de producción de un pozo piloto es fundamental para que la empresa sepa con un mayor grado de certeza dónde perforar en la exploración. “De esta manera, los reservoristas pueden calcular qué cantidad de barriles se pueden extraer, evitando invertir tiempo y dinero en zonas no productivas”, precisó.

“Antes un operario tomaba el dato cada hora en forma manual, todo estaba sujeto a muchas cuestiones fortuitas o errores humanos. Nosotros hacemos una medición de producción por minuto en forma automatizada y fideligna, porque así como lo tomamos lo transmitimos”, comentó.

Además de la medición de producción, Rakiduamn ofrece el servicio de EPF (Early Produccion Facilities) o Sistema de Producción Temprana, que permiten el almacenamiento del hidrocarburo hasta su evacuación. El equipo funciona de manera automática controlando los parámetros del proceso y transmite los datos vía web a cualquier dispositivo.

Los servicios más recientes son el de flow back y el slick line, que permite bajar al pozo un gran número de herramientas necesarias para su operación.

Los números

Desde Barda
del Medio

atiende a toda
la cuenca petrolífera

Energía Mundo pyme

Datos

22
son los equipos de well testing, cinco de flow back y otros 15 desarenadores que tiene Rakiduamn en la zona.
500
millones de pesos factura la empresa que comenzó con 20 millones.
En poco menos de cinco años Rakiduamn pasó de ser una empresa conformada por dos hermanos a tener 80 empleados prestando servicios a las principales operadoras hidrocarburíferas. “La clave fue reinvertir las ganancias, mantener cierta austeridad y trabajar siempre en mejorar la eficiencia”, asegura Luis Aiassa, socio gerente de la firma.
La sede central está en Barda del Medio pero tiene también una pequeña base alquilada en Añelo. “Nuestro mayor porcentaje de actividad se concentra en Vaca Muerta por eso en un futuro cercano existe la posibilidad de también establecernos allí”, comentó.
Como el principal servicio que presta es el de medición de producción de los pozos, mantienen un plan de mantenimiento exhaustivo de todo el instrumental, que deber ser calibrado en forma periódica en centros calificados. “Ese es un punto fundamental para la precisión de los datos, junto con el desarrollo del departamento de Sistemas, donde se procesa toda la información”, explicó.
Aiassa destacó el Plan Sustenta que supo tener YPF . “La verdad es que el modelo del anterior gobierno fue muy bueno para que las pymes se pudieran desarrollar”, remarcó.
“Cuando bajó mucho el precio del petróleo nosotros conseguimos bajar costos, un equipo de testeo necesitaba seis personas y ahora nos manejamos con un o dos operarios. Pero esto no quita trabajo a la gente sino que lo que la operadora se ahorra lo invierte en hacer más pozos”, señaló.

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Dos hermanos que miden la producción