“El acuerdo con la Unión Europea es más gravoso que el pacto Roca-Runciman”

Entrevista con el economista Mariano Kestelboim.



Argentina acaba de participar en la firma de un acuerdo inédito en la historia entre el Mercosur y la Unión Europea (UE). En diálogo con PULSO, el economista Mariano Kestelboim brindó su visión respecto a los alcances de la negociación y los efectos que podría tener para la economía argentina. Asimismo, se refirió a la coyuntura económica que muestra un dólar estable previo a las elecciones, y analizó la posibilidad de una reforma laboral.

PREGUNTA: ¿Qué opina del acuerdo Mercosur-UE?
RESPUESTA: Luce como un acuerdo muy desequilibrado en el cual el Mercosur debe hacer un sacrificio mucho más fuerte, y siendo el bloque regional con menor desarrollo productivo y peor distribución del ingreso, ello genera que las desigualdades se profundicen. Al mismo tiempo, las concesiones de la UE, son insignificantes. De hecho, el bloque emitió un comunicado oficial donde lleva traquilidad a los productores agrícolas y cataloga de ‘insignificantes’ las conseciones del acuerdo.

P: ¿En que dato basa su análisis del acuerdo?
R: El rubro más controvertido por la oposición de los productores franceses es el de la carne. El Mercosur exporta cada año 2.500.000 toneladas de carne, de las cuales solo 70.000 tienen como destino la UE. Con el acuerdo, esa cantidad solo se elevará hasta las 99.000 toneladas con arancel bajo, ni siquiera con arancel cero. La mejora es ínfima en relación a las exportaciones totales del bloque y frente a los 365.000 millones de Euros que la UE tiene previsto asignar como subsidios a los productores europeos entre 2021 y 2027. Como contrapartida, la desgravación que obtiene la UE es plena de aranceles que alcanza al 90% de los productos industriales, que en 15 años podría alcanzar a la totalidad de los bienes.

P: Una reedición del pacto Roca-Runciman…
R: Está muy bien hacer esa comparación, porque van en la misma línea. Pero creo que en este caso es peor, porque en ese momento no había un desarrollo tecnológico, del transporte y de las telecomunicaciones tan importante. Hoy con la fluidez que existe para realizar intercambios, el impacto en este caso puede ser mucho más agresivo que en el caso del pacto Roca-Runciman.

P: ¿Es una inconsistencia que se pacte con la UE sin resolver las deficiencias propias del Mercosur?
R: Seguramente. Brasil siempre tuvo una aduana mucho más exigente que la Argentina. Las restricciones no son solo arancelarias, sino tambien normas técnicas y fitosanitarias, que operan como barreras para arancelarias. Lo mismo sucede en Europa, que mantiene gran cantidad de este tipo de restricciones al comercio.

P: ¿Que opina dela baja en el precio del dólar?
R: Creo que el disparador de la reducción del tipo de cambio nominal, es que el Fondo Monetario Internacional exhibió un pleno respaldo a las políticas públicas, y en particular a la posibilidad de intervención en el mercado cambiario. A ello hay que agregar las altísimas tasas de interés en pesos, y un contexto internacional mucho más favorable para los países emergentes, por el sendero de reducción de tasas de interés que adopró EEUU.

El próximo gobierno deberá enfocarse en mejorar la competitividad de la economía argentina. Detrás de la competitividad, se enlaza todo el resto de los problemas.

P: ¿Cree que la tendencia puede durar o es temporal?
R: En este momento particular, es muy atractivo estar en pesos en Argentina. Pero estimo que es un periodo breve, y que a medida que se acerquen las PASO puede haber más tensión en el mercado cambiario. Pero es evidente que los rendimientos que hay hoy en Argentina, no se consiguen en ningún otro lugar del mundo.

P: El gobierno ya instala la idea de una reforma laboral luego de las elecciones ¿Qué opina?
R: Coincido con la necesidad de hacer reformas. Especialmente aquellas que sirvan para generar desarrollo y para mejorar la posición relativa de las pequeñas y medianas empresas. En particular, la de aquellos sectores que deben competir internacionalmente. Pero por todo lo que ha hecho este gobierno, me genera preocupación que el planteo sea demasiado generalista, y que el objetivo sea únicamente abaratar el costo laboral sin mayor discriminación en favor del desarrollo productivo.

P: ¿Cuál será el máximo desafío de la próxima administración?
R: El próximo gobierno deberá enfocarse en mejorar la competitividad de la economía argentina. Detrás de la competitividad, se enlaza todo el resto de los problemas. En la medida que haya déficit cuasi estructural de cuenta corriente, es necesario contar con una balanza comercial muy superavitaria para no depender siempre del endeudamiento. Si ello no sucede, el déficit genera una presión en el mercado cambiario, ello repercute en la inflación, la inflación genera incertidumbre y desanima la llegada de inversiones, y ello retroalimenta la pérdida de competitividad, generando un círculo vicioso. Por ello, el foco debe ser la competitividad. Naturalmente detrás de ello viene como prioridad el crecimiento sostenido, mejorar la distribución del ingreso, reducir la pobreza…

P: ¿Qué incluye dentro de la competitividad?
R: En un plan de este tipo, sin dudas el tipo de cambio es una variable clave. Pero es necesaria una reforma tributaria, una administración del comercio internacional, una adecuada estructura de subsidios, la reducción de costos logísticos, la administración de la renta de sectores que no compiten internacionalmente y tienen un alto poder de mercado.

PERFIL: Mariano Kestelboim

Mariano Kestelboim es Licenciado en Economía (UBA) y Periodista (TEA). Es Coordinador del Departamento de Desarrollo Industrial del capítulo Buenos Aires de la Sociedad Internacional para el Desarrollo. Se desempeña como consultor de empresas y cámaras industriales y es Profesor en la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav).


Comentarios


“El acuerdo con la Unión Europea es más gravoso que el pacto Roca-Runciman”