El arte abre una puerta solidaria: 43 artistas unidos para ayudar a merenderos

Cuarenta y tres artistas de todo el país se unieron en un libro para ayudar a dos merenderos, uno de Viedma y otro de Salta. “Pueblos rotos” se llama la obra, idea del escritor de Patagones Nacho Larrañaga, que puso en marcha la rueda solidaria.




Foto: Marcelo Ochoa

Foto: Marcelo Ochoa

Es difícil, en los días lluviosos o con el piso seco ingresar al barrio popular El Progreso, ubicado en los suburbios de esta capital. Sin embargo, en sus barrosas e irregulares calles, la solidaridad está a flor de piel. Allí el afecto por el otro representa un valor incalculable, entre su gente y quienes lo ayudan como el proyecto “Pueblos Rotos”.


La situación de orfandad generalizada se nota y mucho. Sobre todo en lo que rodea al merendero Abuelo Juan. Esta humilde institución se ha hecho visible merced a una iniciativa impulsada por el escritor oriundo de Patagones Ignacio “Nacho” Larrañaga, quien actualmente está radicado en Buenos Aires. Éste compiló el aporte de 43 referentes culturales dando luz a un libro digital. El producido de su venta sostiene al mencionado comedor comunitario, y además al “Enciende la luz” de Salta.


“Nacho” arrancó en 2018 cuando presentó un proyecto de cuentos en el Fondo Editorial Rionegrino (FER), y le propusieron que sumara más gente con lo cual comenzó a contactarse con escritores, fotógrafos, cineastas, actores y cantantes. “No dejé de sorprenderme por el apoyo que tuve en esta convocatoria”, cuenta a RÍO NEGRO.


Luego asumió la difícil tarea de seleccionar los aportes y lista la primera edición en papel se presentó en 2019 en la Feria Internacional del Libro, en CABA. Ahora está en la edición digital, y aquel que pretenda recibirla debe aportar a una cuenta bancaria que administran los responsables de ambos merenderos.

En esta historia, el nombre del proyecto tiene su propio anzuelo. Más de uno pregunta el motivo. “Se llama ‘Pueblos Rotos’ porque así estamos en Argentina, tanto a nivel general como individual, y entonces la propuesta es tratar de unir y reagrupar el arte y la solidaridad”, explica Larrañaga.

Carolina Fernández junto a otros artistas realizaron una campaña y lo recaudado lo donaron al merendero "el abuelo juan" Foto : Marcelo Ochoa

La coordinadora en Viedma es la actriz y conductora de medios audiovisuales, Carolina Fernández. Ella cuenta que pidió por este merendero porque conocía de sus necesidades. Apunta que había ido varias veces cuando tenía el programa televisivo “Para contarte mejor’ y además “me conmueve” por la situación que están pasando los vecinos.

Un segundo fundamento sobre el motivo de elección fue el trabajo “comprometido y organizado” que llevan adelante las chicas del MTE. Ellas –agrega– convocaron a gente para que ofrezcan tareas escolares a los niños y niñas, “están conteniendo a familias, y con la pandemia del coronavirus cambiaron el comedor por la elaboración de viandas” para que los beneficiarios vayan a retirar.

Los artistas que participan del proyecto


Respecto de la campaña de venta de libros a cambio de un depósito bancario, explica que los interesados deben ingresar al sitio web www.pueblosrotos.info y ahí figura el número de cuenta bancaria. Fernández aclara que “el aporte es directo, nosotros sólo somos intermediarios de la parte económica, y luego los compradores deben enviar el comprobante bancario al correo electrónico que figura en esa página a fin de que el administrador del sitio remita el libro digital”.


Son 43 autores que se reunieron para ayudar. Cada uno puso su granito de arena en forma desinteresada, y el sitio web invita a que aporten y vean. Allí, se podrá conocer más en profundidad el alma solidaria de cada uno de los que dejó su impronta. Figuran como autores, entre otros, la escritora Claudia Piñeiro y los regionales Jorge Castañeda y Pablo Tolosa, el deportista Tito Bonano, los músicos Antonio Birabent y Lisandro Aristimuño, y las actrices Lola Berthet, Zuleika Esnal y Thelma Fardín, la fotógrafa Andrea Cherniavsky y la documentalista Paula Kleiman.


Muchas necesidades en “Abuelo Juan”

El merendero “Abuelo Juan” se construyó entre vecinos de El Progreso y militantes del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) en procura de una vivienda digna y de trabajo.


Ese espacio contiene, como puede en medio de la pandemia, a mujeres en situación de violencia y garantiza un alimento diario a cada familia.
El salón solidario emergió porque un vecino mayor de la barriada, llamado Juan, cedió el terreno. “Él llegó a ver hasta cuando se levantaron las paredes, y luego falleció porque tenía problemas de presión, y ahí nos enteramos que sólo tenía familiares en Santa Cruz que vinieron al velatorio”, recuerda Desiré Barrera, una de las integrantes del grupo compuesto además por María, Susana, Juana, Aín y Quillén.

Desiré observa que el barrio está lleno de contradicciones. Los chicos viven atosigados por spots que recomiendan lavarse las manos cada 15 minutos, pero “vienen al merendero y dicen ‘seño’: no tengo problemas en lavarme, pero en mi casa no hay agua”. “
’Pueblos Rotos” es una ayuda. Siempre estamos haciendo ‘movidas’ para conseguir leña, ahora estamos entregando viandas para 110 familias”, concluye Desiré.


SUSCRIBITE A QUEDATE EN CASA
Todos los días a las 19 para acompañar el final del día.

Comentarios


El arte abre una puerta solidaria: 43 artistas unidos para ayudar a merenderos