El asfalto de la Ruta Nacional 23 está a las puertas de Bariloche

Vialidad Nacional acomete, con contratistas, los últimos kilómetros del trayecto que une el mar con la cordillera por el extremo sur de la provincia. 



Un payador con guitarra en mano, tallado en madera, parece observar con paciencia a la vera de la Ruta 23 los avances de la obra en el tramo final, a las puertas de Bariloche, que en el último tiempo se agilizaron con la meta de llegar a 10 kilómetros pavimentados antes de la veda invernal.

Decavial es la empresa a cargo de las obras licitadas por Vialidad Nacional en el tramo de 31 kilómetros entre Pilcaniyeu Viejo y el empalme con la Ruta 40. Se trata de la misma constructora que realiza la obra de infraestructura en el Parque Productivo y Tecnológico de Bariloche y cuyo propietario, Carlos Wagner, forma parte del amplio listado de empresarios “arrepentidos” investigados en la causa de los cuadernos de la corrupción.

Los operarios concentran sus tareas a la altura del cerro Leones, a unos 2 kilómetros del empalme de la Ruta 40. Ayer, por el día no laborable, pocas máquinas seguían con su rutina de compactación de la nueva traza justo frente al complejo La Aldea pero los días hábiles se multiplican los obreros.

Las tareas de la Ruta 23 están a unos 2 kilómetros del empalme con la Ruta 40. (Foto: Alfredo Leiva)

El objetivo es llegar antes de la veda invernal, que comienza a mediados de mayo, a contar con una carpeta de asfalto en un tramo de 5 kilómetros.

Mientras que ya hay otros 6 kilómetros pavimentados y liberados al tránsito aunque no están habilitados formalmente.

El tramo que le corresponde a Decavial, según la licitación de 2011, es de 31 kilómetros. Es el trayecto más complejo de la obra, donde se debieron realizar voladuras, movimiento de suelo y compactación de la nueva traza.

La culminación de este tramo estaba proyectada para 2016 pero los plazos se postergaron y ahora Vialidad Nacional prevé al menos tener unos 12 kilómetros liberados al tránsito y con pavimento para octubre.

En otro tramo de 31 kilómetros hasta llegar a Pilcaniyeu, la empresa Chediack terminó su trabajo y el pavimento quedó habilitado al tránsito.

El impulso que tomó la obra de la Ruta 23 en los últimos meses está estrictamente vinculado al interés del gobierno nacional de culminar la obra, aunque no se llegará a este año como había comprometido el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, que en su última visita a Bariloche, en marzo, admitió demoras y aplazó la finalización para el próximo año.

El ministro dijo también que un tramo deberá ser licitado nuevamente por problemas con la contratista. Se trata de un trayecto de 20 kilómetros que había sido adjudicado a la empresa Homaq, que están en proceso de rescisión del contrato.

Como parte de este reimpulso de la pavimentación de la ruta que atravesará el sur rionegrino desde la cordillera y el mar, hay otros tramos en obra según confirmaron desde Vialidad Nacional.

Entre Jacobacci y Comallo, se realizan tareas de movimiento de suelo, compactación y tareas en los terraplenes de acceso al puente; cerca de Clemente Onelli están en etapa de pavimentación de calzada y entre Comallo y Pilcaniyeu Viejo se postergará para después de la veda las obras de hormigón en los puentes.

Análisis: 600 kilómetros en 15 años

La Ruta 23 tenía pavimento en 2003 solo en 77 kilómetros del tramo inicial, desde la Ruta 3 hasta Valcheta. Ese año el entonces presidente Néstor Kirchner anunció la pavimentación total de esta vital arteria que atraviesa la Región Sur en un trayecto de 605 kilómetros. Las licitaciones comenzaron en 2004. Se dividieron en dos. Los seis primeros tramos se concluyeron en 2009 y a partir de ese año se licitaron otros nueve tramos que incluye la mitad de la traza hasta llegar al Nahuel Huapi.
Los trabajos tuvieron un ritmo de construcción de 40 kilómetros por año. Dato que refleja la prioridad que tiene la obra pública para los gobiernos nacionales.

Por Partes

31
kilómetros es el tramo que realiza la empresa Decavial entre el empalme de ruta 40 y Pilcaniyeu Viejo.
6
kilómetros de este tramo ya se encuentran pavimentados y liberados al tránsito aunque no están habilitados.

Comentarios


El asfalto de la Ruta Nacional 23 está a las puertas de Bariloche