Ruta 23: más asfalto, más tránsito y más accidentes

En la ruta que une la cordillera y el mar hubo ocho vuelcos, dos choques y un despiste en enero del 2019 y un solo incidente en igual mes del 2018. El tramo más complejo, entre Onelli y Jacobacci. Desde esta ciudad a Dina Huapi, mientras el asfalto avanza, se alterna con tramos de ripio que sorprende a los conductores. 



Tristeza sin fin. La brutal colisión que causó dos muertes.  Foto: José Mellado

Tristeza sin fin. La brutal colisión que causó dos muertes. Foto: José Mellado

Los accidentes registrados en los primeros 45 días del 2019 evidencian el peligro que implica transitar la Ruta Nacional 23 en el tramo que une Dina Huapi con Jacobacci, donde la traza combina sectores de ripio y de pavimento. En el primer mes y medio de este año se han registrado una docena de accidentes entre vuelcos, choques y despistes, que han dejado como saldo dos víctimas fatales y numerosos heridos de gravedad. Si en el verano la mayoría de los incidentes los protagonizaron conductores de otras zonas del país, la paradoja es que durante el último invierno, tras la inauguración de nuevos tramos de asfalto, fueron los conductores locales quienes lo hicieron, desacostumbrados al hielo sobre el pavimento.

Desde hace unos años, en cada temporada estival el tránsito se incrementa. Pero en el 2019 el número de vehículos superó todos los registros. Las estadísticas del Destacamento de Seguridad Vial de Jacobacci indican que durante enero de 2019 la cantidad de vehículos superó en más de un 60% a los que lo hicieron durante el mismo mes del año pasado.

Miles de turistas, la mayoría de otras provincias, eligieron esta ruta que atraviesa el sur de Río Negro para unir la cordillera con el mar, sin saber el peligro latente que significa transitarla y sin conocer los tramos de ripio de muy precaria conservación.

Desde mediados de diciembre, las empresas que pavimentan y deben mantener en buenas condiciones los distintos tramos que van habilitando a medida que avanza la obra entran en receso y Vialidad Nacional también reduce su personal. Resultado: el mantenimiento es casi nulo.

El intenso calor y la falta de humedad incrementan la peligrosidad en los tramos de ripio debido a la formación de guadales que al ser atravesados por las cubiertas de los vehículos generan densas nubes de polvillo en suspensión reduciendo la visibilidad. Se suman piedras sueltas, serruchos y en algunos sectores poca señalización. Por otro lado, a la falta experiencia de los conductores foráneos, acostumbrados al asfalto, se agregan GPS cuyos mapas les muestran pavimento a largo de los 200 km y neumáticos muy inflados para el ripio, lo que reduce la adherencia. El tramo que mayores complicaciones presenta este verano está entre Comallo y Jacobacci.

Vehículos dañados en el destacamento de Jacobacci.

Según datos del Cuartel de Bomberos Voluntarios Carmelo Mansilla de Jacobacci, durante enero se registraron formalmente 11 accidentes: ocho vuelcos, dos choques frontales y un despiste. En cuatro de ellos, varias personas sufrieron heridas de gravedad.

El lugar más peligroso

La zona que mayor número de siniestros registró se encuentra a unos 40 km al oeste de Jacobacci en cercanías de la Estancia La Beatriz. Hasta allí llega uno de los tramos de asfalto que unen este punto con el Puesto de Córdoba, en cercanías de Clemente Onelli. Los accidentes los han protagonizado conductores que circulan hacia el mar. Al finalizar el pavimento los automovilistas se encuentran con montículos de tierra que cortan el pavimento y al ingresar el ripio la traza hace una curva en pendiente descendente. Si bien hay señalización la velocidad y el cambio de superficie suelen desestabilizar a los vehículos y los vuelven incontrolables para los conductores.

En febrero uno solo quedó registrado. Un choque frontal entre dos vehículos en la zona de “el Caracol”, entre Comallo y Clemente Onelli, que dejó como saldo dos muertos. En este último siniestro actuaron los Bomberos Voluntarios de Comallo. “En los cuarteles registramos las salidas que tenemos por emergencia. En este caso por accidentes viales. Pero hemos tenido conocimiento de vehículos que han volcado o se han despistado y sus ocupantes salen ilesos, logran ponerlos en condiciones y continúan viaje” sostuvo el segundo jefe del Cuartel de Bomberos Voluntarios de Jacobacci, Oscar Armengol. Respecto al mismo período del 2018, el hombre añadió que este año el número de accidentes creció desmesuradamente y que “en todos los que nos ha tocado intervenir los ocupantes de los vehículos eran de otras provincias y algunos transitaban por primera vez la Ruta 23”.

Medidas: wifi y puestos de información y control



El incremento de los accidentes durante este verano motivó a proyectar acciones para brindar información a los turistas e incorporar tecnología en las rutas. El Ente de Desarrollo para la Región Sur proyecta junto a ALTEC, en una primera etapa, la instalación de puntos de wifi gratuito en ambos extremos de la Ruta 23. Uno en el oeste, cerca de Dina Huapi y otro en el este, cerca del empalme de la rutas nacionales 23 y 3. Se sumarán puestos de información y control.

El objetivo de los puntos wifi (en principios dos y luego se irán sumando varios mas) es ofrecer tecnología para comunicarse ante una emergencia o averiguar online sobre los servicios en la zona.

Y con los puestos proyectados en las cabeceras de la ruta, se buscará brindar información turística, pero también sobre los sectores de la ruta donde se debe tener más cuidado por la presencia de animales, porque hay algún corte o porque están haciendo algún arreglo.

Estos puntos wifi gratis que proyecta el Ente se sumarán a otros tres instalados el año pasado por el ENACON en el km 21 de la ruta (entre el Empalme con la Ruta Nacional 3 y Aguada Cecilio), en el km 191 (entre Nahuel Niyeu y Ramos Mexía) y en el km 295 (entre Los Menucos y Aguada de Guerra).

El jefe del Destacamento de Seguridad Vial de Jacobacci, Oficial Inspector Darío Quidel dijo que en enero de este año el incremento de tránsito en la 23 superó el 60% respecto a enero del 2018 y que el número de accidentes fue muy superior.

“En enero 2018 tuvimos uno o dos accidentes. Este año muchos más, la mayoría de gente que iba de Bariloche a Las Grutas. Hubo una semana con casi un accidente por día”.

Una y otra vez. Una trágica postal que se repite: los vuelcos.

Agencia Jacobacci


Comentarios


Ruta 23: más asfalto, más tránsito y más accidentes