El Colegio San José Obrero organiza una rifa para poder pagar la luz y el gas

La última facturación de Camuzzi fue de 40.000 pesos, la boleta de CALF fue de 35.000 pesos. Asisten más de 800 chicos, de los cuales la mayoría concurre al comedor de la escuela. El 25 de mayo organizaron un locro solidario para recaudar fondos. Los aportes del gobierno provincial tampoco alcanzan.



La escuela tiene un alto consumo de energía por las máquinas de sus talleres.

La escuela tiene un alto consumo de energía por las máquinas de sus talleres.

El ajuste y la crisis llegó a uno de los colegios emblemas de la ciudad de Neuquén, el San José Obrero. Los más de 800 chicos que allí concurren además de recibir la formación académica establecida, aprenden un oficio para poder desenvolverse en el vida.

Pero los costos de mantener la institución que funciona de lunes a viernes, de 8 a 23 horas, se vieron incrementados por la crisis económica que no es ajena a ningún establecimiento público. "El colegio está abierto todo el día, en tres turnos y al mediodía y la noche funciona un comedor. Con todo eso funcionando no nos alcanza para pagar las boletas de la luz y del gas", explicó Claudio Gómez, vicedirector del San José Obrero.

El mes pasado les llegó 40.000 pesos en la factura de Camuzzi y otros 35.000 en la boleta de CALF. Los fondos propios y los aportes estatales no fueron suficientes, así que recurrieron a otras estrategias para juntar fondos. Para el 25 de mayo vendieron locro y los próximos días lanzarán una rifla para recaudar fondos.

Los días más difíciles en el comedor son los lunes porque llegan chicos que no comieron el fin de semana y los viernes porque sabemos que van a pasar el fin de semana sin comer".

Claudio Gómez es el vicedirector del colegio San José Obrero.

El San José Obrero recibe aportes del gobierno provincial para cubrir el 80% de los gastos salariales, el otro 20% lo afronta el colegio. "También recibimos una ayuda para el comedor, que si bien no es de mucha ayuda, tampoco nos alcanza debido a la cantidad de alumnos que vienen a comer", detalló el docente.

"Gómez agregó que los días más duros de llevar adelante en el comedor son los "lunes porque llegan chicos que no comieron el fin de semana, y los viernes porque sabemos que van a pasar el fin de semana sin comer".


Comentarios


El Colegio San José Obrero organiza una rifa para poder pagar la luz y el gas