El Cruzado fue testigo de una lluvia de goles en Neuquén

Cruz del Sur protagonizó un partido repleto de festejos ante Pacífico. En 45 minutos marcaron seis veces, pero el local se quedó con la victoria.



El Cruzado fue testigo de una lluvia de goles en Neuquén

Cruz del Sur perdió 4 a 2 en su visita a Neuquén y dejó pasar la oportunidad de sumar entre los que buscan un lugar en la segunda ronda del Federal B. La visita corrió desde atrás en el marcador y, en solo 45 minutos, protagonizó un gran espectáculo que incluyó seis goles.

La decimocuarta fecha finalizó con una inesperada derrota. Los dirigidos por Pablo Gomis llegaron con la victoria ante J.J. Moreno bajo el brazo y esperaban sumar de a tres para seguir dando pelea. Ahora dependerá de otros resultados para planificar cómo afrontará las cuatro fechas restantes.

Pasadas las 16, y tras un saludo Cruzado para todas las madres, el árbitro Sebastián Navarro dio inicio a un encuentro que mantuvo el tanteador sin cambios hasta el medio tiempo.

Tras el descanso el local gritó primero con un gol de Rodrigo Canales. Apenas había pasado un minuto. Luego fue el turno de Alex Díaz, a los 13 minutos, y de Mauro Cisneros a los 17. Pacífico logró un 3 a 0 y desarmó cualquier plan de la visita.

Apenas dos minutos más tarde llegó la reacción del Cruzado de la mano de su goleador, Facundo Mostafá, y a los 39 minutos la suerte le sonrió a Sergio Tusset para dejar el marcador 3 a 2. Pero el envión anímico no tuvo demasiado despliegue ya que a los 40 minutos Facundo Villagra cerró cualquier disputa con el 4 a 2 para los neuquinos.

Cruz del Sur tendrá dos semanas para preparar el próximo encuentro ya que el próximo domingo habrá elecciones nacionales. El 29 de octubre recibirá al actual puntero, Deportivo Rincón, con la misión de restarle algunos puntos y soñar con un milagro matemático.

El equipo de Gomis aún mantiene un encuentro pendiente con La Amistad de Cipolletti, que se concretará el próximo fin de semana, pero se mantiene detrás de la mitad de la tabla.


Comentarios


El Cruzado fue testigo de una lluvia de goles en Neuquén