El Cuarteto de Cuerdas Confluencias, en vivo en el Complejo Cultural Cipolletti

El conjunto local se presenta esta noche con un concierto que podrá verse desde las redes sociales de la secretaría de Cultura de la ciudad.





Dedicado a los enfermos de Covid, el concierto tendrá proyección en monitores del Hospital Pedro Mogillansky.

Dedicado a los enfermos de Covid, el concierto tendrá proyección en monitores del Hospital Pedro Mogillansky.

Este viernes a las 20:30, en lo que será la sexta emisión del ciclo “Cultura Produce”, se presentará en concierto el Cuarteto de Cuerdas “Confluencias”, conformado por Mauricio Aramayo en violín, Aron vera, también en violín, Gustavo Castillo al mando de la viola y Manuel Cerutti en violoncelo. Interpretarán la obra de genios de la música mundial como Wolfgang Amadeus Mozart, Antonín Dvořák y el compositor argentino Astor Piazzolla. El concierto podrá verse por la página de Facebook y el canal de YouTube de la Secretaría de Cultura de Cipolletti.


Con unos pocos segundos de retraso, todo puede verse en vivo y se vuelca, cada vez en mayor escala, hacia estas “comunidades” de cibernautas en una realidad que pareciera haberse mudado detrás de la pantalla.
Mauricio Aramayo, violinista del cuarteto, resaltó que “gracias al streaming podremos volver a estar en contacto con el público”, y señaló que esto también es posible “cuando se aplican todos los protocolos y requerimientos sanitarios”.


El programa que propuso este conjunto formado por músicos de Cipolletti y Neuquén fue preparado especialmente para el contexto de pandemia. “Un repertorio con obras de alto contraste”, resumieron de forma unánime desde el ensamble, enlazando el significado a los matices del hecho de ser producidos para una transmisión virtual.

El cuarteto de cuerdas Confluencias está formado por músicos de Cipolletti y Neuquén.


Un Mozart adolescente y lleno de éxito, frente a Dvořák en sus 50 años y lejos de su amada patria, y en contraposición con el compositor que dio un giro académico al tango en una de sus mejores épocas.
Impresiona la imagen, visual y sonora, de unos músicos tocando en un teatro para más de 500 personas, pero completamente vacío, sólo acompañados por cámaras digitales y personal técnico para trasmitir una expresión tan potente como la música clásica, en vivo y para las redes sociales.


Además, anunció que entre una obra y otra se tomarán un tiempo para leer comentarios y preguntas respecto del recital en vivo, y contará sobre la historia de cada composición que se interpretará.
Este cuarteto de cuerdas nació de la hermandad entre un grupo de integrantes de varias orquestas. Por eso, no es casualidad que se hable de la confluencia de la Orquesta Sinfónica de Neuquén, la Orquesta Filarmónica de Río Negro y la Orquesta Sinfónica de Río Negro, con integrantes que, en algún momento, fueron compañeros orquestales.


A lo largo de estos siete meses, desde la última función, el cuarteto no suspendió su producción y trabajaron igual que la mayoría de los artistas. De forma virtual y a través de una cámara web y una pantalla. Decir que extrañaron el encuentro en el escenario sería sumamente injusto, además de insuficiente. Por eso, prometen una noche muy especial, con un concierto al que “dedicamos mucho trabajo y cariño para acercar algo especial en estos días difíciles”, adelantó Aramayo.


Comentarios


El Cuarteto de Cuerdas Confluencias, en vivo en el Complejo Cultural Cipolletti