El cuero domado por manos artesanas

Nurledo es la marca de Mariana y Hugo. Realizan carteras, zapatos y billeteras de manera artesanal. Cada pieza es única y elaborada a gusto del cliente.



Una pequeña habitación tapizada en madera oficia de taller donde la creatividad fluye constantemente.  (FOTO: Yamil Regules)

Una pequeña habitación tapizada en madera oficia de taller donde la creatividad fluye constantemente. (FOTO: Yamil Regules)

Nurledo es un emprendimiento de marroquinería artesanal. Mariana Sánchez y Hugo Añuel con sus propias manos cortan, cosen y confeccionan producciones en cuero.

El primer producto fueron zapatos, que Mariana cosió a mano. El emprendimiento empezó a tomar forma cuando compraron una máquina de coser, herramienta que le permite producir en cantidad. Así empezaron a confeccionar zapatos, bosquejos, sandalias, carteras, bolsos, billeteras, bandoleras, riñoneras y tarjeteros. “Todos los materiales son de cuero vacuno, el nombre Nurledo significa solamente cuero en esperanto, el idioma universal”, explicó Mariana.

El lugar de trabajo de Nurledo es una habitación revestida en madera, con los moldes de calzado con diferentes talles, los distintos cueros apilados sobre la pared y los dibujos de los diseños pegados en la pared. Un espacio donde reina la creatividad. El material utilizado es cuero vacuno con distintos tratamientos, como teñidos de colores vivos predominan el violeta, amarillo y celeste. También tienen grabados con formas y texturas u otros aerografiados. Además de la gamuza y telas para el interior de cada producción.

Mis piezas son un complemento. Yo llevo esta cartera que está hecha para mí, no una que bajaron de la estantería".

Mariana Sánchez expone en ferias locales.

Este es mi proyecto y disfruto mucho yendo a comprar cuero, buscando tendencias. Es algo que surgió, no estaba en nuestros planes y ahora no te dan ganas de irte. Yo me quiero jubilar para poder dedicarle todo el día a esto”, dijo Mariana. Nurledo además le permite pagar los estudios universitarios de sus hijas en Córdoba capital.

Mariana además de emprendedora es docente de artes visuales, por esta razón las ideas e innovaciones tienen una importante cuota de creatividad. “Yo tengo esos modelos de carteras y billeteras, siempre estoy dibujando, armando moldes y experimentando. Me han pedido copias y yo no copio”, agregó. Entonces cuando Nurledo tiene un nuevo pedido Mariana se reúne con la clienta, para definir cuál va a ser el modelo, el tipo de cuero, la cantidad de bolsillos y la función que tendrá cada uno. “Me piden bolsillos para el celu, otro para la agenda, uno con cierre. Lo voy anotando porque para mí es una cita y un compromiso”. En la página de Facebook de Nurledo se pueden apreciar las producciones, en los que prima la originalidad y las prolijas terminaciones.

El valor del emprendimiento es la posibilidad de comprar algo hecho a tu medida, con tus gustos y necesidades. “La persona que se lo lleva es un producto hecho para ella. Todo personalizado y único. Yo te vendo algo que no está hecho, sino que lo hago especialmente para vos. También busco vender la exclusividad”, aclaró la emprendedora.

El camino de afianzarse como marca no fue fácil. “Lo más difícil fue mostrar, porque una tiene muchos prejuicios. Una quiere entrar a un mercado grande y se da cuenta de que tiene que estar primero en un mercado alternativo y desde ese paralelo llegar a lo establecido”, agregó.

Hugo contó que en la primera feria estaban nerviosos, se tomaban de la mano y miraban porque no sabían qué hacer. Atrás quedó ese recuerdo. Hoy Nurledo se posiciona como una marca de marroquinería artesanal original. “Mis piezas no quiero que sean un accesorio, quiero que sean un complemento. Yo llevo esta cartera que está hecha para mí, no una que bajaron de la estantería. No deseo entrar en el mercado industrial, no quiero ser una más del montón”, concluyó Mariana.


Comentarios


El cuero domado por manos artesanas