El detrás de escena del acuerdo salarial que trajo previsibilidad al sector

La industria cerró dos acuerdos salariales que despejan de incertidumbre por lo menos hasta mayo del año que viene. Una reunión con el presidente de YPF, Pablo González, destrabó todo. El rol del presidente Alberto Fernández




La paritaria 2021 se pagará entre enero y mayo del año que viene, pero en abril habrá una revisión. (Foto: Florencia Salto)

La paritaria 2021 se pagará entre enero y mayo del año que viene, pero en abril habrá una revisión. (Foto: Florencia Salto)

El acuerdo salarial que firmaron todos los gremios petroleros del país junto con las operadoras le puso punto final a un proceso que se empezó a discutir hace más de 2 meses, pero que se gestó el año pasado. Solo hubo 2 reuniones oficiales y estuvo repleto de llamadas, reuniones secretas y hasta comunicaciones con el presidente Alberto Fernández.

Energía On dialogó con diversos actores de la industria luego del acuerdo y lo que se resume es que, en el día después, las dos partes quedaron conformes.

Por un lado los gremios recibieron el 30% que buscaban y por otro las petroleras no solo lograron un acuerdo general para la industria en todas las cuencas hidrocarburíferas del país, sino que despejaron del camino un gran porcentaje de incertidumbre dentro de un año complejo por la situación epidemiológica y por los reclamos sociales que obligaron a frenar la actividad en la zona.

El jueves de la primera semana de mayo desembarcó en Neuquén el presidente de YPF, Pablo González, en un vuelo relámpago desde Buenos Aires exclusivamente para controlarse con el secretario general de Petroleros Privados de la región, Guillermo Pereyra. Ambos con pasado por la Cámara Alta y con participación activa en la Comisión de Energía tuvieron un encuentro más que positivo en el que se encaminaron las conversaciones y a partir de allí solo se pulieron los detalles de lo que se firmó la semana pasada.

El encuentro fue confirmado a este medio por Pereyra quien aseguró que duró más de 2 horas y fue la clave para cerrar todo. “Fue importantísimo que haya venido el presidente de YPF a hablar conmigo. Lo hizo por ser el sindicato más grande y el que tiene la representación de los trabajadores petroleros de Vaca Muerta. En el pasado hemos acordado y disentido en algunas cosas y eso ha generado un espacio de mucha confianza y Pablo es un político y nos entendemos mucho mejor que con los técnicos”, indicó Pereyra en conversaciones con este medio.

Dos días después del encuentro con González, Pereyra y el secretario Administrativo del gremio -y posible sucesor-, Marcelo Rucci, se reunieron con el presidente Alberto Fernández en otro de los que fue clave para el desenlace de las negociaciones y que a su vez hizo ruido entre algunos sindicatos de otras provincias (ver aparte). Sin embargo, esa no fue la primera vez que Fernández se involucró en las negociaciones petroleras.

En la provincia quedan cerca de 600 trabajadores petroleros, específicamente de perforación, que todavía no volvieron 100% a los puestos de trabajo (Foto: Florencia Salto)

A finales de septiembre del año pasado, días antes de que se firme el Acuerdo para la Sustentabilidad y el Empleo, el presidente se comunicó con el secretario general del gremio, para pedir que acepte el acuerdo con el compromiso que luego se iban a recuperar los salarios.

En ese momento me pidió que acompañe este proceso de recuperación de una YPF que estaba por caer en default y no se podía hacer otra cosa si no iba a desbarrancar la empresa. Ahora también intervino con ese gesto de recibirnos para dialogar y facilitó todo”, reconoció Pereyra.

Desde que se dictó la conciliación obligatoria solo hubo 2 reuniones oficiales en el marco del ministerio de Trabajo. En el detrás de escena se realizaron encuentros privados entre los presidentes de las principales petroleras de Vaca Muerta y los gremios, con representantes del gobierno nacional y también provincial.

Según pudo averiguar este medio el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, también intervino con conversaciones a ministros de gabinete nacional y con el propio Alberto Fernández.

Desde una petrolera con operaciones en Vaca Muerta le dijeron a este medio que lo más importante del acuerdo fue que las dos partes obtuvieron parte de lo que buscaban. “Los gremios consiguieron recomponer los salarios en un año complejo y después de otro aún peor. Pero también es muy destacable que se consiguió un acuerdo con todos los sindicatos del país y despejás dudas y generás previsibilidad en una pata muy importante de acá a 2022”, expresó la fuente en estricto off the record.

Por su parte, el secretario general de Petroleros Jerárquicos de la región, Manuel Arévalo, también celebró el acuerdo alcanzado: “Después de todo, terminó todo bastante bien porque hubiese sido muy duro perder ese 30% de poder adquisitivo y las empresas estaban negadas avanzar”.

En declaraciones a Radio 10, el presidente de YPF, Pablo González, reconoció que los trabajadores del sector habían perdido poder adquisitivo en el 2020 y destacó que cumplieron con el compromiso de recomponer los salarios. “Con la paritaria revisamos todo esto, porque el año pasado la verdad es que perdieron los trabajadores del sector, y con este acuerdo pudimos arreglar prácticamente casi 2 años y medio”, expresó González.

Guillermo Pereyra: "Hay muchas cosas que ocurren que a veces, a lo mejor no es la conquista salarial, sino como se hizo para llegar hasta ahí".

La oferta que separó a los gremios

Antes de avanzar con la oferta del 30% en tres cuotas no remunerativas, que en noviembre se sumarán a los salarios básicos de los trabajadores, la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH) ofreció el pago de una especie de bono por única vez $100.000 para cerrar la paritaria 2020 junto con un aumento del 30% para la paritaria 2021.

Si bien desde los gremios locales la oferta fue rechazada inmediatamente, desde los sindicatos de Santa Cruz se dio el visto bueno. La diferencia entre las partes se dio principalmente por el nivel de actividad de una y la otra provincia.

A pesar de los 21 días de interrupción en la actividad de Vaca Muerta y la Cuenca Neuquina, la región es la que mayor movimiento tiene, mientras que en la Cuenca Austral la realidad es otra. Todavía hay un importante porcentaje de trabajadores bajo el acuerdo 223 bis, con sueldos recortados y en ese escenario el bono sonaba mejor.

“Las empresas concentraron gran parte de su presupuesto en el no convencional y se mezclan la falta de trabajo de algunos gremios con el nuestro que ya tiene trabajo. Los intereses son distintos, pero nosotros junto con cuatro gremios nos plantamos y dijimos que si perdemos los salarios no los recuperamos más”, dijo Pereyra.

En ese escenario es que la reunión de los referentes del gremio de base local con el presidente Alberto Fernández ensanchó la figura de Pereyra y a partir de allí prácticamente todos los gremios fueron representados por el líder sindical local en las negociaciones.

Operarios en actividad

En la provincia quedan cerca de 600 trabajadores petroleros, específicamente de perforación, que todavía no volvieron 100% a los puestos de trabajo. La mayoría son de la empresa San Antonio (359) y operan con diagramas especiales de 14 días en el campo, 7 de descanso y 7 bajo el esquema del 223 bis.

El universo de afilados del gremio de base es de aproximadamente 21.800, mientras que el de Jerárquicos es de 10.500. Por los retiros voluntarios del año pasado, Privados redujo su nómina aproximadamente en 1.800, aunque la mayoría está volviendo a insertarse en el sector.

Por último, en el sindicato de Jerárquicos también tienen algunos trabajadores todavía suspendidos, pero según su secretario general “son muy pocos” y no brindó más detalles.


SUSCRIBITE AL NEWSLETTER ENERGÍAON
Todos los martes a las 8 con información de la industria energética.

Comentarios


El detrás de escena del acuerdo salarial que trajo previsibilidad al sector