El Esquí Social de Bariloche quedó regulado después de 20 años

Se sancionó una ordenanza que le pone un marco legal al programa para que no dependa de la voluntad política de cada gestión.



El programa municipal de Esquí Social que se realiza en Bariloche desde 1999, después de 20 años logró tener un marco regulatorio por ordenanza que evitar depender de la voluntad de cada gestión y que apunta a un crecimiento de la propuesta que hoy alcanza a 400 chicos.

El Esquí Social surgió con la premisa de incluir a los adolescentes y niños de los barrios a una actividad deportiva y recreativa que se realiza en el cerro Catedral, el principal polo turístico de Bariloche en invierno.

El esquí es una actividad con alto costo para quienes lo practican y está orientado a un turismo de ingresos medios a altos, por eso desde el municipio con este programa se intenta acercar este deporte a chicos que de otra manera no podrían acceder.

En paralelo la provincia ejecuta otro programa de Esquí mediante el cual se ofrece el aprendizaje a niños de quinto grado de las escuelas públicas y de gestión social.

La ordenanza fue sancionada en la primera sesión del año del Concejo Deliberante a instancias de un proyecto del bloque de Juntos Somos Bariloche.

El objetivo general del programa “es que los adolescentes y jóvenes de los barrios periféricos de Bariloche lleven adelante la práctica de esquí”. La organización del programa se hará por intermedio de los Centros de Atención y Articulación Territorial (CAAT).

Carlos Sánchez, impulsor de la iniciativa, remarcó que “se trabajó fuertemente con el Consejo de Niñez y Adolescencia junto a la Secretaría de Desarrollo Humano, para dejar como ordenanza este programa que se implementa desde 1999, en el que participan unos 400 jóvenes de los barrios de la ciudad”.

Según el concejal esta ordenanza aportará para “mejorar las condiciones y ampliar el número de beneficiarios”.

La iniciativa establece una partida presupuestaria para el programa, con recursos procedentes de las arcas del municipio y aportes oficiales o privados “a través de auspicios, subsidios u otros que gestione la autoridad de aplicación”.

Mientras que los objetivos específicos apuntan a “favorecer el aprendizaje o perfeccionamiento del esquí, permitir el ejercicio del derecho de los adolescentes y jóvenes de disfrutar del medio que los rodean.

El programa se desarrolla durante julio, excepto las dos semanas de temporada alta, agosto y septiembre, cuando adolescentes y jóvenes son trasladados al cerro Catedral donde practican esquí, acompañados de instructores y promotores comunitarios.


Comentarios


El Esquí Social de Bariloche quedó regulado después de 20 años