El “fantasma” que aún respira



Escena

“¿Realmente quieren ir a ese barrio?”, pregunta sorprendido un taxista a sus pasajeros extranjeros y les advierte que, por si no lo saben, esa parte de Detroit es famosa por su peligrosidad. Pero sí, quieren ir allí. Justo allí se encuentra el bar que les recomendaron. “Ok, pero llámenme cuando quieran regresar, Ñy no se les ocurra caminar solos por la calle!”. El chofer de la Jay’s Cab Company habla en serio. Detriot tiene una de las tasas más altas de criminalidad del país. El año pasado se registraron allí 386 asesinatos y 4.843 asaltos. Detroit es conocido como un lugar peligroso. Con el hundimiento de la industria automotriz estadounidense, quedaron desiertos varios barrios de la “Motor City”. Dos de cada tres habitantes abandonaron la ciudad. Ahora viven allí 700.000 personas, muchas de ellas en suburbios desangelados, donde se ven decenas de casas abandonadas y desmanteladas por el vandalismo. La tasa de desempleo es el doble de alta que en el resto del país. La bancarrota es apenas el corolario de una larga crisis. Sin embargo, a pesar de todos los problemas, hay desde hace algún tiempo una sensación de recuperación en la ciudad. Las calles vuelven lentamente a llenarse de personas. Nuevas empresas se mudaron a los ants abandonados edificios de oficinas en el centro de Detroit, ya que valoran sus alquileres baratos. Por el mismo motivo, los artistas hicieron suyo el lugar. Por otra parte, las automotrices se recuperaron de su grave crisis del 2009. Al parecer, las ventas aumentan . Ford volvió a ponerse de pie, General Motors y Chrysler pudieron salir de la insolvencia con ayuda estatal… ¿un ejemplo para toda la ciudad? “GM está orgullosa de poder llamar a Detriot su hogar”, explicó la empresa. “Estamos convencidos de un nuevo inicio para la ciudad”.


Comentarios


El “fantasma” que aún respira