El fin del barbijo al aire libre, medida al impulso electoral: ¿justificada o temporal?

Río Negro acompañará la medida y Neuquén todavía no lo definió. Especialistas consultados por RÍO NEGRO recomiendan mantener el uso y creen que la decisión puede generar “una falsa” sensación de fin de la pandemia.





El flamante Jefe de Gabinete, Juan Manzur, arrancó con el pie izquierdo su nueva incursión como funcionario nacional. Lo que tenía que ser el punto de partida para una batería de “buenas noticias” terminó con una rectificación oficial, malas interpretaciones y críticas de algunos sectores médicos y de la oposición. La recomendación de que no sea obligatorio, al aire libre y desde el 1 de octubre, el uso del barbijo pasó de ser una señal de alivio epidemiológico a otro ladrillo más en la grieta política del país.

RÍO NEGRO consultó a distintos profesionales para entender sí la medida está justificada, qué impacto puede tener y si puede ser sostenida en el tiempo.

La mayoría de los países que implementó flexibilizaciones de las medidas de distanciamiento, incluido el uso del barbijo, tuvo que dar marcha atrás por la aparición de variantes más agresivas del covid-19. Una de ellas, la más temida hasta ahora, fue la Delta. Los especialistas no descartan que pueda llegar a ser la de circulación dominante en nuestro país y que, si bien ya se detectaron casos, por el momento sigue siendo la Manaos.

Cómo se explica la actual situación epidemiológica, que pasó de 32 mil casos diarios en promedio durante en el pico de mayo a los 1900 de esta semana, y que permitió proyectar nuevas flexibilizaciones: hay consenso en señalar que puede existir una inmunidad derivada de los elevados contagios de hace cuatro meses, el avance de la vacunación (con el arribo de ayer, el país sumaba 63 millones de dosis adquiridas) y las medidas de contención de la variante Delta.

El epidemiólogo Andrés Gallardo, docente de la cátedra de microbiología y parasitología de la Universidad Nacional del Comahue (UNC), señaló que “el barbijo sigue siendo necesario en los lugares que era necesario antes”.

En ese sentido confió: “las medidas me parecen lógicas dentro del contexto epidémico que estamos ahora, con el descenso sostenido durante muchas semanas seguidas del número de casos”.

Sin embargo, alertó que “lo que se está haciendo es darle permiso a más gente de que no cumpla, porque tendrá la sensación que va a evitar una multa porque ahora está permitido, pero la realidad es que las multas nunca se hicieron entonces la realidad sigue siendo individual”.

Y recomendó que se debe acompañar de una campaña de concientización.

El gobierno de Río Negro informó ayer que desde el 1 de octubre se plegará a las medidas de Nación. En tanto, desde el lado neuquino aún no oficializaron su posición, pero el gobernador Omar Gutiérrez recomendó mantener el uso del tapabocas.

La jefa de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del hospital de Roca y vicepresidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, Cristina Orlandi, fue crítica de los anuncios oficiales. Se refirió al “no uso del barbijo” en lugares cerrados, algo que las medidas del gobierno no aconsejan, pero aseguró que eso es “descabellado”.

Yo creo que hay que seguir usándolo. Miremos los países de Asia que conviven con epidemias de otro tipo de coronavirus. Si una persona se resfría se pone el tapaboca. Nosotros tenemos que hacer lo mismo aunque el gobierno diga otra cosa”, manifestó.

En base a la evidencia científica y para cuidar la salud pública, hoy no se debería liberar el uso del barbijo ya que estamos con la amenaza de la circulación de la variante Delta”

Julián Ciruzzi, presidente de la Sociedad Argentina de Medicina Respiratoria .

El presidente de la Sociedad Argentina de Medicina Respiratoria, Julián Ciruzzi, quien atiende en Neuquén, afirmó que “la recomendación hoy es que las personas siempre tienen que usar barbijos cuando estén en espacios cerrados con no convivientes. También los tienen que utilizar en el transporte público, calles céntricas de las ciudades, lugares de espera públicos, entre otros. En base a la evidencia científica y para cuidar la salud pública, hoy no se debería liberar el uso del barbijo ya que estamos con la amenaza de la circulación de la variante Delta”.

También Martín Stryjewski, jefe de internación del CEMIC y miembro de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), dijo que la medida puede generar “una falsa expectativa de fin de pandemia”.

Algunos si, otros no. Los barbijos se usan o se llevan en la mano pese que sigue vigente la obligatoriedad. Foto: Florencia Salto.

¿Hasta cuándo hay que usar el tapabocas?


A partir del 1 de octubre próximo, el ministerio de Salud de la Nación de la Argentina dispuso que se puede dejar de usar el barbijo o mascarilla al andar en la calle siempre y cuando la persona vaya sola o con miembros de su propia familia o convivientes. En cambio, si una persona se reúne al aire libre con un grupo que no son convivientes, se deberá continuar con el uso del barbijo.

Sin embargo, los líderes de varias jurisdicciones del país, como los de la ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Salta y Jujuy, se han manifestado que mantendrán la obligatoriedad de usar el barbijo en lugares público, aun cuando la segunda ola del covid-19 se encuentre en retroceso desde fines de junio pasado.

Los expertos en virología e infectología atribuyen el cambio al impacto de la vacunación en la población que había empezado en diciembre pasado y se aceleró recién en marzo después de las demoras en las entregas de dosis por parte de los laboratorios.

Datos

64%
Hoy en Argentina el 64% de la población recibió al menos una dosis y el 45% ya recibió dos dosis. No se han vacunado todavía 3.5 millones de adultos. La mitad de las personas que aún no se inmunizaron ni siquiera con una dosis tiene menos de 30 años.
3,5 millones
de adultos no están vacunados.

Hoy en Argentina el 64% de la población recibió al menos una dosis y el 45% ya recibió dos dosis. No se han vacunado todavía 3.5 millones de adultos. La mitad de las personas que aún no se inmunizaron ni siquiera con una dosis tiene menos de 30 años.

En ese contexto, surgió el debate por el uso del barbijo, pese a que la medida de la autoridad sanitaria no libera totalmente la obligación general. Sin embargo, hay especialistas en infectología que consideran que el cambio en el uso del barbijo al aire libre puede dar lugar a confusión general. “Me parece que genera una falsa sensación de fin de pandemia, cuando no es así en realidad”, sostuvo Martín Stryjewski, jefe de internación del CEMIC y miembro de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), en diálogo con RÍO NEGRO.

El uso del barbijo ha generado diferentes debates en la Argentina y en el mundo desde el inicio de la pandemia. Desde el inicio del avance por el coronavirus, la población de diferentes países de Asia incluyó a las mascarillas como parte de la prevención. No era una medida que los sorprendiera.

En Japón, las mascarillas se usaron masivamente en 1918 durante la pandemia por el virus de la gripe. En 1923, se volvieron a usar por el impacto del Gran terremoto en la región de Kantō. En noviembre de 2002, cuando también en China se produjo otra emergencia por el coronavirus que ahora se llama SARS-CoV-1, también se volvió a usar barbijos. En varios países asiáticos el barbijo forma parte de una responsabilidad cívica de cuidado con los demás.
En marzo del año pasado, diferentes expertos empezaron a pedir que se obligue a usar barbijos, y recién entre mayo y junio se empezaron a utilizar masivamente en la Argentina.

De acuerdo con el último consejo de la Sociedad Argentina de Infectología, “a las vacunas hay que ayudarlas: El barbijo tiene que estar bien colocado y ajustado al rostro. El lavado de manos es una herramienta para prevenir muchas enfermedades, usá jabón en tu casa y en la calle podemos usar alcohol al 70% y en la calle o tu lugar de trabajo, con jabón”.

La uso incorrecto del barbijo no es una novedad. Foto: Florencia Salto.

Bariloche: “La vacunación está haciendo efecto”


La fotografía que muestra hoy la primavera de Bariloche es de una mejora notable desde el punto de vista epidemiológico, le dijo ayer a RÍO NEGRO el director del hospital Ramón Carrillo, Leonardo Gil. En la Terapia Intensiva había ayer un solo paciente covid (que estaba fuera de peligro) y los indicadores llevaron el riesgo a la categoría media de riesgo epidemiológico.

Hace no mucho tiempo se nos morían los pacientes en la cara”, recordó con dolor este médico ginecólogo que dirige el hospital. “Sentíamos un desánimo terrible”, añadió.

Bariloche fue durante muchos meses un territorio fértil para la propagación del virus, las enfermedades respiratorias severas y los índices de mortalidad altos.

Pero ahora, a pesar de que la ciudad lleva meses con su turismo abierto al mercado nacional, los contagios tienen índices muy bajos. De hecho, Gil contó que ni el lunes ni ayer hubo resultados positivos en los test PCR realizados.

“La situación mejoró, se tomaron decisiones correctas. En Bariloche estamos mejorando constantemente”, opinó. Las flexibilizaciones son para él consecuencia directa de estos indicadores.

“Pasamos a ser de riesgo epidemiológico medio, la razón de casos es de 0,58 y la tasa de incidencia de 180. El tiempo de duplicación de casos se extendió hasta llegar a los 1.258 días”, abundó en datos.

La “razón de caso” es el cociente entre el total de casos confirmados de las últimas dos semanas y el total de casos confirmados de las dos semanas previas, y tiene que dar un número inferior a 0,80 para que sea considerado positivo.
“Creemos que la vacunación está haciendo efecto” y que la elevada cantidad de casos que tuvo la ciudad hasta hace unos meses se sumaron para mejorar la inmunidad de la población, dijo Gil.

No hay certezas de que la cepa Delta haya entrado a Bariloche o a la provincia. El único caso de la ciudad es una persona que se enfermó al entrar por Buenos Aires, donde cursó la enfermedad y regresó curada”, hizo notar Gil.

Muchos siguen usando correctamente el tapabocas. Foto: Florencia Salto.

Con información de corresponsalías Roca, Neuquén, Bariloche y BIO.


Comentarios


Seguí Leyendo

El fin del barbijo al aire libre, medida al impulso electoral: ¿justificada o temporal?