El fiscal explica los pasos del caso “Coco” Garrido

Aseguró que se está en la etapa final, previa al juicio y que se debió adaptar la causa al Nuevo Código Procesal Penal.



#

Una movilización pidiendo justicia por el joven fallecido.

“La causa de Guillermo “Coco” Garrido me llegó en noviembre y la tuvimos que ajustar al nuevo Código Procesal Penal para definir la formulación de la acusación”, explicó ayer el fiscal de El Bolsón Francisco Arrien.

Fuentes judiciales recordaron que la causa estaba a principios de 2017 lista para que el juez subrogante Juan Martín Arroyo clausurara la etapa de instrucción y la elevara a juicio. Pero eso no ocurrió.

Arrien dijo ayer que en la fiscalía de El Bolsón recibieron el año pasado desde los Juzgados de Instrucción de Bariloche todas las causas penales que no se habían resuelto antes del 1 de agosto pasado, cuando entró en vigencia el nuevo sistema procesal. Aseguró que llegó una enorme cantidad de causas para adecuar al nuevo Código, entre ellas, la de Garrido.

Explicó que pidió a finales de diciembre pasado la audiencia de control de acusación a la Oficina Judicial, que debe fijar la fecha cuando se reanude la actividad judicial tras la feria de enero. La audiencia de control de acusación es la etapa previa a la apertura del juicio. “Estamos en la etapa final”, afirmó el fiscal.

Garrido fue detenido la noche del 13 de enero de 2011 después de un choque en el centro de El Bolsón. Entró a las 21.40 a la comisaría y a las 21.45 fue trasladado hasta el hospital para la revisión médica. Regresó a la unidad policial y a las 22.50 fue encontrado ahorcado con un cinturón amarrado a una reja del calabozo.

Los padres y referentes de organismos de derechos humanos sospecharon de la explicación oficial del suicidio, “Se hicieron infinidad de pruebas y no hubo manera de probar con seriedad que fue un homicidio doloso”, sostuvo Arrien. “Los organismos de derechos humanos se quedaron con muchas dudas, pero desde el punto de vista objetivo no se pudo probar”, aseguró.

Arrien dijo que la acusación contra los policías Laura Leiva y Emilio Oyarzún es por el delito de homicidio culposo. Se les atribuye haber actuado de manera negligente cuando Garrido estuvo detenido. Dijo que la abogada por la querella, Marina Schifrin, que representa a los padres de Garrido, adhirió a la acusación. Recordó que los policías imputados se desempeñaban como oficial de servicio y estaban a cargo de los agentes de la unidad cuando ocurrió la muerte del joven.

El fiscal dijo que trabajó en la primera etapa de la investigación. Pero con el viejo sistema procesal penal, las causas se enviaban a la unidad temática correspondiente en Bariloche, para que siga con la investigación. Por eso, el expediente pasó al entonces agente fiscal Eduardo Fernández, que estuvo a cargo de la causa durante varios años. Hubo idas y vueltas durante ese período.

Fernández dejó la investigación porque en abril de 2016 fue designado fiscal de Cámara. La causa la heredó la fiscal Betiana Cendón que elaboró la requisitoria de elevación a juicio a finales de 2016 a pedido de Arroyo, recordaron las fuentes. Pasaron 7 años y los padres de Garrido aún esperan por el juicio.

años tenía Guillermo “Coco” Garrido cuando murió. Padres y referentes de derechos humanos siempre sospecharon de la versión oficial del suicidio.

24


Comentarios


El fiscal explica los pasos del caso “Coco” Garrido