El intendente de Pomona bloqueó los ingresos por el coronavirus

Miguel Jara aseguró no le teme a las denuncias judiciales. Solo quedó abierta una entrada a la altura del puesto caminero de la ruta 250.



Los montículos de tierra en los ingresos a la localidad del Valle Medio. Foto: gentileza

El constante tránsito que mantenía la localidad de Pomona a pesar del decreto nacional que una semana atrás estableció el aislamiento social por la pandemia de Coronavirus, llevó a que en las últimas horas el intendente de la localidad, Miguel Jara, tomara la polémica y drástica medida de cerrar varios accesos con montículos de tierras para impedir la circulación y -según sus argumentos- cuidar la salud de la población.

Camiones municipales descargaron varios metros cúbicos de tierra en tres caminos rurales y en uno de los dos accesos a Pomona.

Solo se encuentra una calle habilitada como acceso a la localidad. La entrada es desde la ruta nacional 250 a la altura del puesto caminero, lo que facilitará los controles, según el argumento oficial.

El propio jefe comunal señaló que la medida fue antipática para varios comerciantes de la localidad y que está dispuesto afrontar las consecuencias legales y “hasta de ir preso” por la resolución tomada.

Cabe recordar que Jara ganó en las últimas elecciones por más del 80% de los sufragios. Llegó a la conducción de Pomona en 2015, luego de suceder a su esposa María del Carmen Maldonado, actual legisladora (FpV), quien había gobernado la pequeña población durante 20 años.

El intendente de la localidad conocida como “El jardín de la provincia” había resuelto inicialmente el cierre del balneario municipal, a través de la resolución 09/20, que adhirió al decreto provincial firmado por la gobernadora Arabela Carreras, que además imponía el nuevo horario de atención de los comercios.

A pesar de las distintas medidas adoptadas, el tránsito que tenía Pomona era tanto que la imagen parecía de antes de la cuarentena.

Uno de los inconvenientes se presentaba por el funcionamiento de un antiguo comercio de rubros generales que tiene más de medio siglo y desde hace algunos años es el principal proveedor de varios negocios de otras localidades del Valle Medio.

Eso llevaba a que la afluencia de autos y personas fuera constante, haciendo imposible para las autoridades las tareas de control.

Jara señaló a RÍO NEGRO que mantuvo y continuará manteniendo encuentros con el propietario del comercio sindicado, para tratar de mediar la situación.

“Nadie le está impidiendo trabajar, pero ahora, si es necesario, tendrán que ir hasta la ruta, afuera de la localidad, para entregar la mercadería. En Pomona las familias y otros comerciantes están haciendo un gran esfuerzo para cumplir con el aislamiento obligatorio y evitar algo peor que nos perjudique”, señaló Jara

El mandatario municipal aseguró que el abastecimiento de comestibles para toda Pomona está asegurado. Según su apreciación, las personas que residen en el lugar solo deben abandonar la localidad para dirigirse a otra de las localidades de Valle Medio para comprar algún medicamento o proveerse de combustible para los vehículos, que son los rubros (farmacias y estaciones de servicios) que no tienen. “La medida que tomé de bloquear todos los caminos no afectará en nada. Vamos a poder controlar mucho mejor la situación”, planteó.

El intendente no escapo a las posibles acciones judiciales que podrían caerle a la administración municipal, por bloquear totalmente varios caminos de accesos públicos con montículos de tierras.

La medida choca con las disposiciones de libre circulación que establece la Constitución Nacional, por ejemplo.

La iniciativa adoptada es similar a la aplicada por resolución en otros municipios de provincia de Buenos Aires. La medida de Jara no fue comunicada a ninguno de los organismos oficiales ni autoridades del gobierno de Río Negro.

“A mí la gente me eligió para cuidarlos y velar para todo por igual y eso es lo que estoy haciendo, ni más ni menos”, asevero el jefe comunal.


Férreos controles en Conesa


Días atrás el Comité de Emergencia municipal de General Conesa puso en vigencia normas restrictivas similares a las que se están llevando en distintos municipios del país, como medidas para prevenir la propagación y contagio del Covid-19.

En los accesos a la localidad los controles realizados por el personal municipal, cuentan con la colaboración también del personal del Splif, bomberos y policía locales. En los retenes se controla a las personas que ingresan o egresan, además de vigilar todas las hojas de ruta de viajes.

Se confeccionó un registro de trabajadores golondrina que se encuentran en la localidad, quienes fueron identificados y visitados por personal de la policía y hospital.

Lugares cerrados

Además se cerraron todos los balnearios, camping, plazas y lugares de esparcimiento de acceso público.


Comentarios


El intendente de Pomona bloqueó los ingresos por el coronavirus