El médico condenado por abuso deberá pasar 10 meses en prisión

Tenía una condena  firme que cumplió en Salta. Sin embargo ejerció su profesión en Salud Pública de Río Negro, incumpliendo una pauta de la sentencia. 



El médico ginecólogo que llegó del norte del país con una inhabilitación para el ejercicio de la medicina y trabajó en Salud Pública de Río Negro, entre fines del año pasado y comienzos de este, deberá pasar 10 meses en prisión por el delito de quebrantamiento de ley.

El médico, que se desempeñó en los hospitales de Catriel, Allen y Fernández, tenía una inhablitación al ejercicio de su profesión luego de ser condenado por un abuso simple en Salta. Cumplió la condena pero no con la imposibilidad de ejercer su rol de médico. Por eso llegó a debate en la Justicia rionegrina. Hoy tras un juicio abreviado se determinó la pena.

El fiscal Matias Stiep estuvo a cargo de la acusación, mientras que los defensores particulares Fernando Di Tommaso y Ariel Armas fueron el asistente técnico del acusado. La Jueza de Juicio, Alejandra Berenguer, aceptó la propuesta del procedimiento abreviado e indicó que como la defensa del acusado renunció expresamente a los plazos previstos para la etapa recursiva la condena quedaba firme a partir del día de la fecha.

Los hechos llevados a juicio fueron tres y consistieron en la atención en guardias medicas que el acusado realizó entre diciembre y febrero de 2018 en los hospitales de Cinco Saltos, Catriel y Fernández Oro.

El hombre, quien había sido condenado por el delito contra la integridad sexual en la provincia de Salta, se encontraba inhabilitado para ejercer la medicina por dos años, venciendo esa sanción el 04 de septiembre de 2020.

La denuncia inicial fue realizada por un movimiento social de Cinco Saltos, poniendo las mismas en conocimiento del Ministerio Público Fiscal que el hombre se encontraba ejerciendo la medicina en el hospital de Cinco Saltos, a pesar de la inhabilitación en su contra.


Comentarios


El médico condenado por abuso deberá pasar 10 meses en prisión