El "Millo" festejó el centenario con una gran fiesta



El "Monumental" se vistió de gala.

Entre 60 mil y 80 mil personas, según estimaciones policiales, se movilizaron esta tarde por toda la ciudad de Buenos Aires, en una sinfonía de camisetas y banderas rojas y blancas que dieron el colorido a una particular celebración de Ríver Plate.

La caravana llegó a tener picos de extensión de entre 25 y 28 cuadras de caminantes, que por momentos se detenían y agrupaban para entonar distintos estribillos, casi todos hostiles a sus tradicionales adversarios de Boca Juniors.

Unas 40 mil personas fueron las que arrancaron con la demostración a las 13 de ayer en el Obelisco porteño, epicentro de obligados festejos futboleros, donde desenrollaron una gigantesca bandera de mil metros, cuya primera exhibición por completo recibió una de las más grandes ovaciones de la tarde.

La multitud partió desde el Obelisco y continuó su camino rumbo al estadio "Monumental", inicialmente por la avenida del Libertador, lo que dio lugar a que al llegar a la intersección con la calle Tagle se descubriera una placa conmemorativa, pues allí funcionó en otros tiempos la cancha de Ríver anterior al actual "Monumental".

Además de la gigantesca bandera, los simpatizantes, la mayoría ataviados con camisetas de Ríver, exhibían otras más pequeñas, gorros identificatorios y hasta un ataúd de cartón y una corona de flores con los colores de Boca.

Las filiales del interior tuvieron una participación a pleno en la demostración y fueron numerosas las banderas distintivas de diferentes ciudades del país, como Gualeguaychú, Rosario, Pergamino, San Nicolás, Mendoza y otras, y hasta otras del exterior, como de Uruguay y Venezuela.

Cerca de las 18.30 llegó el plato principal con el amistoso entre Ríver y Peñarol. La salida del equipo de Américo Gallego desató el festejo de los hinchas en las tribunas que desplegaron innumerables banderas en las dos cabeceras y fuegos artificiales.

El partido, una excusa para los festejos, terminó sin goles cuando los dos equipos jugaban ya con jugadores provenientes de las divisiones inferiores.

Ríver comenzó el partido con Costanzo; Hernán Díaz, Ayala, Mario Yepes y Sarabia; Escudero, Astrada, Damián Alvarez y Ortega; Saviola y Cardetti.

Mientras que el equipo uruguayo que entrena Julio Rivas formó con Berbia; Eduardo De lo Santos, Barbosa, Bizera y Rodríguez; Cedres, Césaro, Bengoechea y García; Franco y Canobbio.

Posteriormente, se desarrollarán dos recitales musicales, uno a cargo del exitoso grupo bailantero Ráfaga y otro por Ignacio Copani, quien ya grabó varios trabajos con canciones dedicadas a los éxitos de Ríver, para rematar con un espectáculo de lanzamiento de fuegos artificiales.

A pesar de la cantidad de hinchas y de lo extenso del recorrido, la demostración transcurrió en un clima distendido y sin desórdenes, salvo dos incidentes menores ocurridos en los Lagos de Palermo.

Uno se produjo cuando tres hinchas se separaron de la columna para increpar a dos comerciantes que habían emplazado -a juicio de los riverplatenses en actitud desafiante- una bandera de Boca en el puesto de sandwiches de chorizo que atendían en la zona de los lagos.

Enseguida, otros hinchas se sumaron a los anteriores y comenzaron a golpear a los comerciantes, situación que se normalizó cuando intervinieron para separar a los agresores miembros de la barra brava de Ríver, conocidos como "Los Borrachos del Tablón", quienes le pusieron fin a la trifulca por entender que se trataba de una pelea desigual.

El "Tolo" no gana ni para sustos

El entrenador Américo Gallego no gana para sustos, porque a los sofocones que pasa en el torneo Clausura y la Copa Libertadores, en el partido de ayer ante Peñarol de Montevideo recién pudo confirmar el equipo cinco minutos antes de ingresar al estadio.

De acuerdo con lo comentado por un allegado al cuerpo técnico, varios jugadores llegaron con retraso al estadio "Monumental" porque la caravana que salió desde el "Obelisco" paralizó el tránsito hacia el club de Nuñez.

• Ríver en CD-ROM: En el marco de los festejos por los cien años, el club puso en venta un CD-ROM interactivo con toda la historia de Ríver. Goles, relatos e imágenes de la historia de Ríver se encuentran resumidas en el disco, que en la tapa tiene el título: "La misma pasión corre por tus venas".

• Dos árbitros: El partido amistoso entre Ríver y Peñarol de Montevideo se jugó en dos tiempos de 30 minutos cada uno con la particularidad que hubo dos árbitros Francisco Lamolina y Aníbal Hay.

• No se vio: Para la fiesta por los cien años, la dirigencia del club colocó cuatro pantallas gigantes en los extremos de las tribunas donde se tendrían que haber visto las imágenes del partido. Pero los espectadores que colmaron el estadio se privaron de ese lujo porque a la pantalla le faltó nitidez.

• Sin perdón: La parcialidad de Ríver Plate no se olvidó del pasado boquense del uruguayo Gabriel Cedres y por eso cuando dieron las formaciones, el ahora jugador de Peñarol fue insultado por gran parte de los hinchas.

En cambio, Hernán Díaz, Astrada, Saviola y Ortega fueron los ovacionados de la jornada.


Comentarios


El "Millo" festejó el centenario con una gran fiesta