“El modelo que eligió el gobierno deja afuera veinte millones de personas”



Ex Ministro de Desarrollo Social en la conflictiva provincia de Buenos Aires durante el gobierno de Daniel Scioli, y actual Diputado Nacional por el peronismo, Daniel Arroyo es reconocido como una de las voces autorizadas para hablar acerca de la pobreza. En diálogo con PULSO, el polítólogo abordó las aristas de la situación actual en torno a los indicadores sociales, y formuló los ejes de acción para resolver la pobreza estructural.

PREGUNTA: ¿Cuál es su mirada respecto a los datos de pobreza que se acaban de publicar?
RESPUESTA: Yo creo que los datos que acaban de conocerse, señalan tres aspectos. La primera es que hay una caída social brutal en Argentina, que parte de la clase media se transformó en pobre y que parte de los que antes eran pobres ahora tienen problemas de hambre. Señal de ello es que hay cada vez más gente en los comedores comunitarios y más chicos se quedan a comer en las escuelas. Lo segundo es que a diferencia de otras crisis, esta vez hay dos elementos distintivos. Uno es que el aumento en el precio de los alimentos es constante y el otro es el alto endeudamiento de las familias, que terminan asumiento compromisos a tasas del 200% anual. El tercero aspecto, es que los datos publicados refieren a la situación previa al 30 de junio de este año, lo que indica que la pobreza de hoy es mayor a la que señalan los datos, producto de la devaluación y la inflación desde agosto.

P: ¿Cómo evalúa la actual gestión en términos de lucha contra la pobreza?
R: El gobierno termina su mandato con más pobreza, pero también con más desempleo y más desigualdad que cuando asumió. Es decir, no solamente es más la gente que no llega a cubrir sus necesidades básicas, sino que hay más gente con dificultades laborales, y se ha incrementado la brecha entre los que mas tienen y los que menos tienen. El gobierno hizo todo lo que no hay que hacer en Argentina en materia social.

P: ¿Qué es ‘lo que no hay que hacer’?
R: Mire, si uno quiere ‘crear pobreza’ en Argentina tiene que hacer cuatro cosas. Tiene que subir el precio de los alimentos, subir el precio del transporte, tiene que hacer caer la actividad en el sector construcción, y en el sector textil. En esencia, ese es el rumbo que adoptó el gobierno, que sigue un modelo basado en soja, minería, finanzas y salarios bajos. Ese camino deja veinte millones de personas afuera, ese es el telón de fondo del problema social hoy en Argentina.

P: ¿Sirven los anuncios que se hicieron para llevar alivio?
R: El problema de algunas de las políticas que se intentaron, como los anuncios de los 64 productos esenciales, es que se conviertieron en títulos que más tarde no se concretaron.

Si uno quiere ‘crear pobreza’ en Argentina tiene que subir el precio de los alimentos, subir el precio del transporte, tiene que hacer caer la actividad en el sector construcción, y en el sector textil.

P: Desde hace tiempo se habla de pobreza multidimensional. En este sentido ¿influyen las obras de acceso al agua o a las cloacas que suele resaltar el gobierno?
R: La pobreza efectivamente tiene múltiples dimensiones que abarcan por ejemplo a la vivienda, los servicios básicos, la educación, y también el trabajo. Sucede que hoy asistimos a un desplome generalizado, que no afecta solo a un sector. Los que hacen changas se encuentran sin ingresos por la caída de la actividad, hay 300.000 puestos menos de trabajo, los que tienen trabajo perciben aumentos salariales por debajo de la inflación, el docente que trabaja doble turno se endeuda, y el fletero que trabaja todo el día, se funde trabajando. Con ese panorama, la pobreza aumenta cualquiera sea la metodología de medición.

P: ¿Cómo se atiende la coyuntura?
R: Lo importante en este momento es detener la caída. Creo que lo primero es solucionar el costo de la canasta básica de alimentos. Luego es necesario un esquema de crédito no bancario con tasas de interes bajas para adquisición de herrramientas. Y hay que reactivar los sectores donde trabajan mujeres y jóvenes como textil y construcción.

P: ¿Se puede perforar el piso estructural de 25% de pobreza?
R: Con esta estructura económica, el piso es ese. Hoy los datos son peores por la crisis. Pero si la soja valiera u$s 900 la tonelada, la pobreza bajaría y se estacionaría en 25%. Para solucionarlo hay que hacer cambios profundos en varios aspectos. Primero en cuanto al modelo económico productivo. Segundo en la escuela secundaria. Tercero en cuanto al rol de las economías regionales.

Daniel Arroyo tiene 53 años, es Licenciado en Ciencias Políticas (Universidad de Buenos Aires), posgraduado en Control y Gestión de Políticas Públicas (Flacso) y político argentino, actual Diputado Nacional por la provincia de Buenos Aires por el periodo 2017-202. Se desempeñó como director de Provincia Microempresas, Ministro de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires (2007-2013) y como director del Banco Provincia de Buenos Aires (2016-2017).


Comentarios


“El modelo que eligió el gobierno deja afuera veinte millones de personas”