El Municipio de Neuquén intimó al EPAS por las pérdidas de agua

El Ejecutivo solicitó una reunión en carácter de urgente. Asegura que es la causa del atraso en obras como el Metrobús.



La comuna denunció que las pérdidas de agua se repiten en distintos sectores. (Archivo).-

La comuna denunció que las pérdidas de agua se repiten en distintos sectores. (Archivo).-

El secretario de Coordinación y candidato a intendente por el oficialismo, Marcelo Bermúdez, intimó al EPAS por las pérdidas de agua y líquidos cloacales que se repiten en la capital de Neuquén.

Desde el municipio aseguran que producto de esos desperfectos se atrasan obras que llevan adelante. Entre los proyectos demorados anotaron el segundo tramos del polémico Metrobús, que aún está en ejecución y a la espera de fondos nacionales.

La reunión fue solicitada “en carácter de urgente” y dirigida al presidente del organismo provincial, Mauro Millán.

La subsecretaria de Medio Ambiente, Silvia Gutiérrez, manifestó además su preocupación por las consecuencias sanitarias y “porque demoran obras municipales que mejoran la calidad de vida de las familias”.

Alertó que hace una semana se envió la solicitud y que “no tuvimos respuesta por parte del EPAS a nuestro pedido”. En el caso de las pérdidas de agua potable “hay tramos inconclusos de la obra del Metrobús que no se puede hacer la demarcación horizontal al ser necesario que la calzada esté limpia y seca”.

Gutiérrez mencionó que esto se debe a “grandes pérdidas de agua que bajan hacia Avenida del Trabajador desde las calles Chrestía y Fotheringham”.

“También tenemos el caso de la red de agua en Toma Pacífica, que está lista pero el EPAS no ha autorizado la conexión nueva, lo cual afecta enormemente la calidad de vida de esos vecinos”, dijo.

Enumeró que en el barrio Confluencia, el Ejecutivo está en condiciones de asfaltar pero no cuentan con redes cloacales y que “no se puede hacer asfalto si no está el proyecto ejecutivo”.

También mencionó que en el barrio Huiliches “las pérdidas de cloacas que han sido continuas, pese a que el EPAS anunció que la planta depuradora compacta Bejarano iba a resolver el problema y más allá de no resolverlo, el problema se ha agravado”, continuó.

Los cruces entre el EPAS y el Municipio tienen años de antecedentes y no han desembocado en ninguna solución. Las culpas cruzadas se intensifican en campaña, pero esta vez el municipio identificó los principales problemas detectados y reclama una respuesta punto por punto.


Comentarios


El Municipio de Neuquén intimó al EPAS por las pérdidas de agua