El nuevo paradigma de la revolución industrial 4.0

Especialistas aseguran que las nuevas tecnologías modificarán los procedimientos de todos los sectores incluido el hidrocarburífero.El desafío es incorporar herramientas para mejorar los procesos internos y la oferta de servicios.



Jornada de capacitación. El Centro Pyme Adeneu organizó una actividad sobre la temática.

Jornada de capacitación. El Centro Pyme Adeneu organizó una actividad sobre la temática.

Estamos al borde de una revolución tecnológica que modificará fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. En su escala, alcance y complejidad, la transformación será distinta a cualquier cosa que el género humano haya experimentado antes”, vaticina Klaus Schwab, autor del libro “La Cuarta Revolución Industria”, economista y empresario alemán fundador del Foro Económico Mundial.

Esta cuarta revolución, también llamada Industria 4.0, fue precedida por la invención de la máquina a vapor, que marcó el paso de la producción manual a la mecanizada; la que trajo la electricidad alrededor de 1850, que permitió la manufactura en masa; y la que comenzó a mediados del siglo pasado con la llegada de la electrónica.

Días atrás se realizó en el auditorio del Centro Pyme Adeneu una jornada denominada Industria 4.0: presente y futuro para el desarrollo de la provincia de Neuquén. El objetivo fue aportar información sobre el impacto que tendrán estas nuevas tecnologías en la formación del recurso humano, la articulación de los diferentes actores sociales y la mejora de la competitividad.

Existe una oportunidad de trabajar con la lógica de la economía circular, pensando en todo el ciclo de vida del producto”.

Cristian Sandre es el Responsable de Tecnologías Emergentes del INTI.

Esta revolución es un cambio de paradigma que está representado por un nivel estratégico y otro práctico-tecnológico, compuesto por las tecnologías que habilitan el desarrollo industrial innovador”, explicó Cristian Sandre, responsable del Laboratorio Tecnologías Emergentes del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

El especialista indicó que entre las empresas argentinas “existe un panorama heterogéneo en términos de infraestructura, organización empresarial, oferta de productos y mercados en los que venden sus productos”. Agregó que es importante que tanto pymes como grandes empresas “vayan incorporando esta transformación digital para mejorar procesos internos y mejorar la oferta de productos o servicios, aprovechando todas las oportunidades que la tecnología interconectada ofrece”.

En la cadena de valor hidrocarburífera existe una oportunidad de trabajar con la lógica de la economía circular, pensando en todo el ciclo de vida del producto”, comentó Sabre y precisó que esto implica “desde los productos que pueden ser reutilizables hasta la optimización del traslado de insumos”.

En este sentido, indicó que junto con la Unión Industrial Argentina (UIA) el INTI realizó el diagnóstico específico de una empresa petrolera de San Rafael (Mendoza) y que están en proceso de hacer dos más para el sector.

“La jornada en Neuquén tuvo una muy buena convocatoria y fue importante para instalar el tema, lograr involucrar a las empresas y que sean ellas mismas las que traccionen internamente el cambio y su transformación digital”, concluyó.

El viraje a la era digital permitirá más eficiencia y un impacto en el empleo

Según los impulsores de la denominada Cuarta Revolución Industrial, esta no se define por un conjunto de tecnologías emergentes en sí mismas, sino por la transición hacia nuevos sistemas que están construidos sobre la infraestructura de la revolución anterior, que fue la digital.

Se calcula que permitirá agregar más de 14 billones de dólares a la economía mundial en los próximos 15 años, pero al mismo tiempo cambiará el mundo del empleo por completo y afectará a las industrias de todo el planeta.

¿Cómo puede influir todo esto en la industria hidrocarburífera? “La utilización de diferentes tecnologías interconectadas permite obtener datos que luego se analizan con otras tecnologías y así poder tomar mejores decisiones en tiempo real”, responde el experto del INTI Cristian Sandre.

Otros ejemplos de su aplicación concreta: hacer mantenimiento preventivo o correctivo utilizando realidad aumentada en lugares remotos y con la asistencia de un especialista en otro país, o imprimir en 3D una pieza necesaria para reparar un equipamiento imposible de obtener en tiempos acotados.

Las empresas podrían crear redes inteligentes que se controlarán a sí mismas a lo largo de toda la cadena de valor.

La contrapartida es que en los países más industrializados estos avances podrían acabar con cinco millones de puestos de trabajo.


Comentarios


El nuevo paradigma de la revolución industrial 4.0