El PBI cayó 2,1% y la inversión se desplomó 9,2%



El promocionado "blindaje" no surte efectos.Las cifras condicionan el acuerdo con FMI.

Pese a la insistente propaganda oficial, el "blindaje" financiero no produjo el crecimiento esperado ya que el Producto Bruto Interno (PBI) de la Argentina durante el primer trimestre del 2001 cayó 2,1% frente a igual período del año pasado, según informó ayer el ministerio de Economía en base a datos provisorios.

En tanto, en igual lapso la inversión interna bruta fija bajó 9,2%, de acuerdo a un comunicado difundido por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

El informe agregó que la variación provisoria del PBI -desestacionalizado- registró de enero a marzo una disminución de 0,2%, contra el cuarto trimestre del 2000.

La cifra es inferior al cálculo hecho el mes pasado por el secretario de Política Económica, Federico Sturzenegger, quien había estimado para el período un crecimiento de 0,2% en la serie desestacionalizada.

El INDEC señaló que los sectores productores de bienes tuvieron durante el primer trimestre de 2001 una caída de 4,8%, arrastrada por una baja de 10% en la construcción y de 6,1% en la industria manufacturera (estos porcentajes fueron tomados en base a datos de cámaras empresarias, organismos oficiales y la encuesta cualitativa industrial).

Por su parte, los sectores productores de servicios observaron una caída interanual de 0,8%, según las estimaciones preliminares del organismo estadístico.

El resultado del primer trimestre condiciona el acuerdo renegociado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en los últimos días de abril de este año, en cuya carta de intención se pautó un crecimiento del PBI para 2001 de 2,5%.

Optimismo frustrado

La contracción de la actividad económica en la Argentina se produjo pese a que a fines de diciembre de 2000 el gobierno de Fernando De la Rúa consiguió acordar un "blindaje" financiero, que "promocionó" como el factor determinante de la reactivación.

Sin embargo, dos meses después un desborde de 1.000 millones de dólares en las cuentas fiscales derrumbó las expectativas y eyectó de su cargo como titular de Hacienda a José Luis Machinea y a sus colaboradores, Miguel Bein y Mario Vicens.

Las estimaciones del primer trimestre arrojan una caída interanual de 1,9% en la oferta global, que estuvo motivada por una disminución de 2,1% en el PBI y un aumento de 0,1% en las importaciones de bienes y servicios.

En tanto, la demanda global registró una variación negativa de 9,2% en la inversión interna bruta fija y un aumento de 1% en las exportaciones de bienes y servicios reales. El consumo privado se redujo 1,8%, mientras que el consumo público creció 0,5%.

Según el INDEC la caída en la inversión interna bruta fija se explica por bajas de 6,8% en la inversión en construcciones y del 12,8% en equipos durables de producción.

Dentro de este último ítem, tanto el componente nacional como el importado, mostraron reducciones de 17,8 y 8,3% respectivamente.

A precios de mercado el PBI en el primer trimestre de 2000 había sido de 265.656 millones de dólares. Creció 0,2% a 286.107 millones en el período siguiente, para luego descender 0,5% a 276.876 millones de julio a setiembre y culminar en diciembre en 276.868 millones con una merma de 2,1%.

El gobierno volvió a tomar deuda a una tasa superior al 14%

El gobierno colocó ayer deuda entre inversores locales -principalmente AFJPs- por 300 millones mediante la reapertura del bono global en dólares con vencimiento en el 2031, a un rendimiento de 14,3%, o sea 1,18% más caro al que pagó hace dos meses.

De esta manera, el gobierno pagó nuevamente caro por endeudarse con inversores locales a pesar de que confiaba en que luego del megacanje de deuda realizado hace dos semanas conseguiría reducir las tasas de financiamiento que le demandan al Estado para prestarle fondos. El encarecimiento está en sintonía con la escalada del riesgo país que se ubicaba esta tarde en los 973 puntos básicos, y que se debe a la incertidumbre que causó en el exterior el último paquete de medidas económicas anunciadas la semana pasada para mejorar la competitividad de las exportaciones y reactivar el consumo interno.

El título fue emitido originalmente el 17 de enero último por un monto de 500 millones de dólares con un rendimiento al inversor de 12,09 % y se reabrió nuevamente el 21 de febrero por 250 millones a 12,44%.

Luego, se extendió por 225 millones a 13,12% el 27 de marzo y se amplió por 200 millones más el 18 de abril también a 13,12%. Con esta ampliación el valor nominal del bono asciende a 1.475 millones. El instrumento de deuda fue colocado exclusivamente entre inversores institucionales argentinos, principalmente AFPJs y compañías de seguros, que son los que están interesados.

La operación forma parte de la emisión de títulos globales previstos en el programa financiero de este año por un monto total de 2.600 millones.

El bono fue colocado a un precio de 75,75% y devenga intereses semestrales a una tasa de 12 por ciento, por lo que el rendimiento el inversor es de 14,3% anual.

El costo es superior en 1,18 puntos al que se pagó el 18 de abril cuando se efectuó la última reapertura del título.

(Infosic)

Calma en la Bolsa

Dilucidados en parte los temores sobre el dólar comercial, que ya entró en vigencia, los mercados domésticos subieron ayer en una jornada caracterizada por la tranquilidad.

La Bolsa de Comercio de Buenos Aires subió 0,35% y los bonos 1,11%. En tanto, el riesgo país bajó doce puntos y se ubicó en 975. La tasa interbancaria se mantuvo dentro de los rangos de la víspera. "Sin embargo, la plaza se mostró volátil. Este tipo de comportamiento es propio de la incertidumbre", afirmó Jorge Iannacci, portfolio manager del Banco Credicoop.

"Además, las bolsas neoyorquinas ayudaron. En líneas generales, fue un día calmo, sin subas abruptas", acotó. Sin duda, el mercado fluctuó mucho. Por la mañana, acusó un incremento de 1,2%. Luego, al inicio de la segunda parte, se equiparó. No obstante, remontó la cuesta. "Tras los anuncios del viernes, surgieron ciertas confusiones, recalcó Darío Lewkowicz, asset manager de Exprinter administradora de valores. "Pero se diluyeron tras la exposición del martes de Cavallo", concluyó.

Eliminarán impuesto a los autos gasoleros

El gobierno dispondrá "probablemente hoy o mañana" la eliminación del impuesto que grava con el 10% de su valor la compra de automóviles gasoleros 0 kilómetro. Así lo aseguró ayer el ministro de Economía, Domingo Cavallo, luego de disertar en un encuentro organizado por la Unión Industrial Argentina (UIA).

Cavallo anticipó también que se podría llegar a firmar un convenio entre la Nación y la provincia de Buenos Aires para que las rutas 2 y 11 se incorporen al nuevo sistema de peaje que regirá para las nacionales y que lo fija en no más de 75 centavos cada 100 kilómetros.

El jefe del Palacio de Hacienda anticipó además que para la importación de vehículos, se tomará el factor de convergencia como un pago a cuenta del arancel del 35% que grava el ingreso de esos rodados, ya que esa tasa está ubicada en el máximo nivel permitido por la Organización Mundial del Comercio (OMC).

"El impuesto a los autos gasoleros se va a eliminar probablemente mañana o pasado", afirmó el ministro, cuando se lo consultó sobre ese tributo.

El titular de la cartera económica destacó que "probablemente desde el 1 de julio" se decida elevar el impuesto a las transacciones financieras de 0,4 a 0,6% y utilizarlo en su totalidad como adelanto de los gravámenes sobre el valor agregado (IVA) y ganancias.

En materia tributaria, aseguró que no se producirá ningún "bache fiscal", que algunos analistas calculaban en dos mil millones, como consecuencia de la puesta en marcha del cobro de IVA cuando el contribuyente efectivamente percibe sus ingresos y no cuando los factura. Además, destacó que las medidas que viene tomando "apuntan a revitalizar a una economía que carece de fertilidad para que nazcan pequeñas y medianas industrias (pymis)". (DYN)


Comentarios


El PBI cayó 2,1% y la inversión se desplomó 9,2%