El peor momento de la monarquía española: el rey emérito dejó el país por escándalos de corrupción

El manejo secreto de 100 millones de dólares que Juan Carlos recibió en una cuenta suiza lo obligó a distanciarse de su hijo Felipe, actual monarca.





Juan Carlos está siendo investigado por la justicia suiza y la española.

Emblema de la democracia española, con gran popularidad durante décadas por su papel en la transición posfranquista, el rey emérito Juan Carlos ha visto empañada su buena imagen por los escándalos de corrupción que le han empujado a irse de España para salvar a la monarquía.


Seis años después de abdicar, el rey emérito Juan Carlos I se encuentra en una situación muy complicada, investigado por la justicia de Suiza y España por presunta corrupción y con un clamor creciente pidiendo que salga de la Zarzuela para salvar a la monarquía, que encarna su hijo Felipe VI.


Los españoles han conocido en los últimos meses detalles sobre la gestión opaca de dinero entregado por Arabia Saudita al antiguo jefe de Estado, en particular 100 millones de dólares que habría recibido secretamente en una cuenta en Suiza en 2008 y supuestas estructuras en paraísos fiscales para evadir impuestos.


Sus problemas no son nuevos. Empezaron con la investigación por corrupción contra su yerno Iñaki Urdangarin y su hija menor la infanta Cristina, que fue imputada el 7 de enero de 2014 por presunto fraude fiscal y blanqueo en el caso contra su esposo.


La noticia le llegaba en su peor momento. Aún convaleciente de su novena operación en menos de cuatro años, la víspera había dado al país una imagen muy alejada de lo habitual: un rey físicamente debilitado y balbuciente en la lectura de un corto discurso con motivo de un acto militar.

Una cadena de escándalos golpeó al ex monarca español.

El monarca aparecía aún más cansado que aquel 18 de abril de 2012, cuando había dejado estupefacto al país al pronunciar ante las cámaras de televisión una disculpa histórica: "Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir".


Unos días antes había estallado la polémica por una cacería de elefantes en Botsuana, de donde tuvo que ser repatriado con una fractura de cadera, cuando estaba acompañado por su entonces amante, la alemana Corinna Larsen a la que el rey emérito le habría transferido 65 millones de euros como regalo, según revelaciones de la prensa.


Otra aparición televisiva 31 años atrás se había convertido en la cúspide de su reinado: el 23 de febrero de 1981, el joven monarca en uniforme militar ordenó a los oficiales sublevados que ocupaban el Congreso que volvieran a sus cuarteles, convirtiéndose en salvador de la joven democracia española.

El accidente de Botsuana supuso un antes y un después para Juan Carlos, que fue coronado con 37 años el 22 de noviembre de 1975, dos días después de la muerte de Franco, y que acompañó a España en su modernización.
La naturalidad del jefe de Estado, muy aficionado al deporte y discreto en su vida privada, le valió a lo largo de los años el respeto dentro y fuera de su país.


El prestigio internacional del que gozó, no resistió los embates de la crisis económica que, a partir de 2008, frenó súbitamente la prosperidad del país y provocó la desconfianza de los ciudadanos hacia las instituciones.


Los incesantes problemas de salud del monarca, iniciados con la extirpación de un tumor benigno en el pulmón en mayo de 2010, contribuyeron a eclipsar su imagen. Con su reputación dañada, Juan Carlos cedió la corona a su hijo Felipe VI en 2014 y en 2019, se retiró de la vida pública.


Comentarios


El peor momento de la monarquía española: el rey emérito dejó el país por escándalos de corrupción