El pequeño gran universo del Chango Spasiuk

“Pequeños universos” se verá por el canal Encuentro hoy, a las 19.



#

“No podemos sacar la música de la vida”, asegura el Chango Spasiuk.

Chango Spasiuk terminó una serie de conciertos compartidos con Raúl Barboza pero permanece en la pantalla de Encuentro como sensible anfitrión de la cuarta temporada de “Pequeños universos” (que se verá hoy a las 19; mañana alas 22 y los lunes a las 21.30), apenas dos de las facetas vinculadas con una sensibilidad que lo convierte en un artista singular de la música popular argentina. “No podemos sacar a la música de la vida. La música es un misterio demasiado grande que no podemos limitar al entretenimiento nada más, es una herramienta de construcción de espacio dentro de cada uno de nosotros”, reflexiona Spasiuk. Acordeonista, compositor y arreglador que asume una música bella y novedosa con partida de nacimiento en el Litoral, señala sobre el embrujo de los sonidos que expresa en su arte: “no es que yo quiera ser bonito o interesante, sino que estoy buscando un mundo sonoro que resuena en uno”. “Siempre ha sido motivador para mí poder descubrir que mi lenguaje sonoro tenía muchas más posibilidades”, agregó. Al repasar esas motivaciones que forjaron una obra con ocho álbumes de estudio y un reconocimiento planetario, recuerda: “cuando yo era chico la idea de chamamé que había era que se trataba de una música de consumo familiar, pero esa imagen con la que me crié es algo que no podía creer y por eso necesité desarrollar”. Lejos de cualquier complacencia, consigna que “como parte de la experiencia del camino he hecho cosas absolutamente horribles y, también, algunas lindas cosas”. Con más cosas lindas que de las otras, la discografía de Chango, iniciada en 1989 con un álbum con su nombre, incluye las placas “Contrastes”, “Bailemos y…”, “La ponzoña”, “Polcas de mi tierra”, “Chamamé crudo”, “Tarefero de mis pagos” y “Pynandí-Los Descalzos”, además de un par de compilaciones internacionales. En clave personal, Spasiuk indicó que “conceptualmente ‘Pynandí…’ es un disco que sigo tocando porque tiene repertorio, y quizá por eso no estoy muy desesperado por saber cómo sigue musicalmente toda la película”. Sin embargo, adelanta: “Siento es un buen momento para hacer un disco en vivo, y también registrar un dvd porque el directo entrega un margen de juego y un poco de la improvisación colectiva que me genera entusiasmo poder capturar”. Aunque se define como quien “está más pendiente de sus actividades musicales que televisivas”, durante la charla narra con detalle y emoción las aristas de la cuarta temporada del ciclo “Pequeños universos” que se aprecia por Encuentro, la señal dependiente del Ministerio de Educación de la Nación. “Esta temporada es diferente a las anteriores porque aunque no podía comprometerme a encarar 13 capítulos, hicimos cuatro programas nuevos y otros cuatro especiales que más que un compilado, implican una relectura de los más de 40 viajes realizados”, relata. En esos envíos que recrean parte del trabajo desplegado en los tres años anteriores, “quisimos unir los fueyes, la voz, la percusión y las cuerdas para ver cómo esos universos separados tenían puntos en común”. En relación con los capítulos estreno que llevó a “Pequeños universos” hasta Uruguay y Paraguay, comenta que “son países que culturalmente tienen la misma característica que la Argentina, por lo que no es una metáfora lo del país hermano”. Los programas sobre Paraguay se denominan “Canto llorado” y “Guitarra paraguaya”, mientras que los rodados en Uruguay corresponden a los géneros “Candombe” y “Murga”. Al repasar su experiencia televisiva, el creador que ostenta una profusa obra para cine y teatro cuenta que “la idea original de que yo esté haciendo un programa de televisión fue de Tristán Bauer (cineasta y titular de Radio y Televisión Argentina), pero la premisa fue que si no lograba estar relajado y cómodo no lo iba a hacer”. El proyecto que en su primera temporada dirigió Andrés Irigoyen y luego tomó Bruno Stagnaro “me permite saborear cosas que he investigado en mis viajes, y que tienen que ver con el mapa musical que tengo en la cabeza”, desliza Spasiuk. (Télam)


Comentarios


El pequeño gran universo del Chango Spasiuk