El río Limay comenzó a descender tras la crecida

El viernes registró su máximo caudal. Fue a pedido de Cammesa por las necesidades de mayor energía eléctrica en Buenos Aires. Por la ola de calor, ayer El Chocón turbinaba más de 960 metros cúbicos por segundo y afectaba a sectores costeros.



El sector del estacionamiento mostraba ayer los efectos del incremento del caudal. (Fotos: Mauro Pérez)

La ola de calor que afectó al centro del país, en especial a la zona de Buenos Aires, forzó a la compañía administradora del mercado eléctrico (Cammesa) a ordenar que las represas del Limay incrementen su generación y con ello, eleven el nivel del río aguas abajo.

Entre el viernes y el sábado se registraron los mayores caudales, con unos 750 metros cúbicos por segundo, es decir casi el doble del caudal que hasta el momento tenía el río.

En números

960
metros cúbicos por segundo erogó ayer El Chocón. Un tercio del agua se embalsó en la presa de Arroyito.

Esta crecida llevó a que algunos sectores bajos, como es el balneario Sandra Canale, en esta ciudad, se anegaran parcialmente y aún ayer mostraban los vestigios de la mayor cantidad de agua, con zonas del estacionamiento anegadas y las escaleras para los puestos de los guardavidas en medio del agua.

De acuerdo a los registros de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) recién el miércoles el río regresará a su nivel de 350 metros cúbicos por segundo, pues ayer aún permanecía en más de 550 metros, siendo El Chocón la presa que se encontraba respondiendo a la mayor demanda energética con un turbinado de 960 metros cúbicos por segundo, que luego era parcialmente retenido por Arroyito.

Sin costa. El agua llegó hasta la casilla de los guardavidas. (Foto: Mauro Pérez)

Paralelamente a la orden de incrementar la generación eléctrica, desde la secretaría de Energía de la Nación se ordenó el corte de la exportación de gas de la Cuenca Austral hacia la planta chilena Methanex, una medida que no sólo fue sorpresiva sino que sentó un mal precedente a un mercado exportador que recién el año pasado se reabrió.

La salida de operación de algunas centrales térmicas en el país complicó la respuesta a la mayor demanda energética que tuvo Buenos Aires.

El nuevo contrato de CALF

Mientras por orden de Cammesa el río elevó su caudal, la tarifa de la cooperativa CALF también podría incrementarse por los aumentos trasladados por la compañía mayorista. Si bien desde la entidad local se busca no trasladar este nuevo ajuste, el Ejecutivo municipal se comprometió este fin de semana a permitir la participación de los comerciantes en el debate por el nuevo contrato de concesión.

El objetivo reclamado por los mercantiles que se reunieron con funcionarios y el intendente en uso de licencia, Horacio Quiroga, es revisar los costos de la distribución para permitir una reducción en las tarifas.

En la reunión se resolvió que el municipio entregará a los empresarios una copia de la auditoría realizada por la consultora Deloitte a CALF, el proyecto de marco regulatorio y el borrador del nuevo contrato de concesión que fueron elevados a Concejo Deliberante a fines del año pasado.


Comentarios


El río Limay comenzó a descender tras la crecida