El ritual de verano en Roca que deja sin riego a 200 productores

La escena se repite cada temporada. Arman un embalse y el agua termina inundando calles de un barrio pero no llega a donde debería.





Esta es la represa que impide que el agua llegue a las chacras. Foto: gentileza

Cuando el termómetro pasa los 30°, los chicos del barrio se zambullen en el pozón. Niños y grandes disfrutan del canal de riego como si fuera una gran pileta donde el agua se va renovando a cada minuto y los rayos del sol se estrellan contra el asfalto mientras ellos, con una gran sonrisa, disfrutan del día.

Pero en la escena que todos los veranos se repite en el barrio de las 500 Viviendas algo no anda bien. Es que para lograr más profundidad, y como si ya fuera un ritual, entre todos arman un improvisado dique que detiene y desvía el curso de agua. Y así, sobre calle Nicaragua y Guatemala -a solo unos metros de calle Mendoza- el canal se abre formando una pérdida incalculable de agua que, en teoría, debería estar destinada al riego.

Kilómetros abajo, otro sector de la población padece la “travesura”. Se trata de más de 200 pequeños productores hortícolas y chacareros que se ven imposibilitados de poder abastecer del vital fluido sus plantaciones.

“El problema no es nuevo”, asegura Vanesa Funes, gerente del Consorcio de Riego de General Roca, quien aseguró que es uno de los grandes problemas que no logran resolver.

Es más, al igual que otros años, hace solo una semana el “tomero” del consorcio intentó desmantelar el dique hecho de madera y chapas pero la negativa de los propios adultos le impidió realizar su tarea.

Es más, la situación casi termina en un hecho violento, por lo que Funes adelantó que ya no insistirán con esa vía de solución.

El viernes, las autoridades del Consorcio de Riego de Roca presentaron una denuncia penal ante la Justicia al entender que se trata de un delito y que se deben tomar medidas para evitar el efecto que sufren los productores.

“La situación es tan delicada que los productores hortícolas cambiaron su metodología de riego. Ahora lo hacen de noche porque de día no reciben suficiente agua”, se lamentó.

El problema no afecta a uno sino que afecta al menos a más de 200 pequeños y medianos productores, y por este problema más de 290 hectáreas se ven afectadas.

Funes aclaró que existe un antecedente del año 2016 en la Justicia ya que radicaron una denuncia con anterioridad pero en ese momento nada se hizo para solucionar el problema.

“Hemos tomado la resolución de acudir a la Justicia porque buscamos una solución a un problema que ya lleva años. Y no hemos encontrado una salida”, sostuvo.

Pero el perjuicio no solo pasa por el agua que se pierde, sino también porque alrededor del barrio de las 500 Viviendas se generan verdaderos ríos de agua. “El problema es que con este caudal en la calle el asfalto que se construyó se va a romper rápidamente. Y ahí vamos a tener otro problema porque es una obra que se necesitaba mucho en el barrio”, dijo Juan, un vecino que reside en las inmediaciones al canal y que por cuestiones de seguridad pidió reserva de su identidad.

Con la intendenta Soria

El tema preocupa, y mucho. Es por eso que la semana pasada las autoridades del Consorcio de Riego de Roca se reunieron con la intendenta María Emilia Soria para exponerle el problema y buscar alternativas por el efecto económico que puede tener en la comunidad.

“Se evaluaron muchas alternativas. Incluso se analizó la posibilidad de entubar ese tramo del canal pero vamos a ir avanzando para buscar una salida al problema”, reveló Funes quien se mostró optimista tras la reunión con la jefa comunal.

En cifras

5,5
kilómetros es la extensión del canal en cuestión. Comienza en la central hidroeléctrica de Roca (sobre Gelonch).
300
litros por segundo es la cantidad de agua que transporta este canal.

200
son las chacras afectadas por la “travesura” que cada año se repite en el mismo lugar desde septiembre a marzo aproximadamente.

Comentarios


El ritual de verano en Roca que deja sin riego a 200 productores