El trágico final que reveló la autopsia del argentino hallado muerto en México

Daniel Cipolat, conferencista de energías cósmicas, estuvo desaparecido y su secretaria dijo que había muerto por coronavirus. Su cadáver apareció en la casa de la mujer semanas atrás.





El abogado de la familia de Daniel Cipolat, el conferencista argentino hallado muerto el septiembre pasado en la ciudad de Cancún, México, donde vivía desde hacía una década, aseguró que fue asesinado y que no fue víctima de coronavirus, tal como lo había sugerido la secretaria del fallecido quien es la principal sospechosa y continúa prófuga de la justicia mexicana.

“Derivado de las investigaciones, los peritos forenses de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Quintana Roo determinaron mediante Necropsia de Ley que la causa de la muerte del señor Daniel Cipolat fue producida mediante diversas lesiones y no a causa del Covid-19”, expresó en un comunicado el abogado Jesús Othon Baca Cacho, representante legal de la familia del conferencista.

Ell letrado señaló que la investigación sigue adelante y que “aún continúan dictámenes pendientes de practicar” para precisar en las circunstancias de muerte de Cipolat.

A su vez, Othon Baca comunicó que presentó ante el fiscal general de dicho estado mexicano una denuncia por “hecho delictuoso de homicidio calificado” en contra de la asistente de Cipolat, Linda Uribe Esquivel, y señaló al médico Francisco Mendiola Franco, ex director del Ministerio de Salud de Quintana Roo, como posible cómplice.

“Hemos presentado ante el ministerio público competente diversas pruebas que complementan la acusación por el delito contra el respeto de los muertos y norma de inhumación, que se sigue en contra de la imputada Linda Uribe y demás personas responsables”, concluyó el comunicado, en el cual el abogado agradeció el consulado argentino en Playa del Carmen por “su apoyo y solidaridad en el esclarecimiento del caso”.

Linda Uribe, asistente del especialista en asuntos cósmicos, es sindicada como la responsable de los hechos, ya que se dio a la fuga tras confesar que había enterrado el cuerpo de Cipolat en el jardín de su casa, supuestamente luego de que muriera por Covid.

“La mujer sigue prófuga y pienso que tiene muchos contactos porque el médico que le firmó el primer certificado de defunción decía que la causa de la muerte fue ‘infarto de miocardio por angina de pecho’”, reveló a Télam Karina, la exesposa de Cipolat, con quien tuvo dos hijos.

Además, la expareja del conferencista agregó: “El doctor Mediola Franco también debería ser indagado por haber mentido en el certificado de defunción”.

En tanto, Karina explicó que la causa de muerte del conferencista se debió a “traumatismo de cráneo”.

En la misma línea, el hijo de Daniel Cipolat, Nicolás, compartió una serie de historias en su cuenta personal de Instagram en las cuales afirmó que su padre “no murió ni de Covid-19, ni de un infarto” sino que “fue asesinado”.


Los últimos días de Cipolat

Cipolat (60), quien se había radicado en Cancún hace una década, se dedicaba a dar conferencias sobre energías cósmicas y tenía una gran cantidad de seguidores en las redes sociales bajo el apodo de «Dandelion».


Cipolat (60), quien se había radicado en Cancún hace una década, se dedicaba a dar conferencias sobre energías cósmicas y tenía una gran cantidad de seguidores en las redes sociales bajo el apodo de «Dandelion».


En una de sus últimas publicaciones en Instagram, el conferencista fallecido contó que había contraído la variante Delta de coronavirus.

«Esta vez me tocó a mí. Salí positivo de Covid-19 variante Delta. ¿Qué les puedo decir? Ahí viendo al cuerpo a ver qué hace. Por lo pronto no responde a ninguna medicación, sigue su proceso tremendamente debilitante y molesto. No tengo miedo, estoy abierto a cualquier desenlace y lo que deba ser». escribió el 29 de agosto pasado.

Cinco días después, en su cuenta de Facebook se publicó un comunicado, el cual daba a conocer la muerte de «Dandelion»: “Daniel, nuestro maestro y guía, renació hoy nuevamente en la plenitud e integración de la luz. Renacer, porque él siempre nos enseñó que “nacer” en esta vida en realidad era morir y “morir”, en realidad, era nacer en un plano en el que estamos completamente integrados en la luz, sin la densidad del cuerpo… así como Daniel y Dandelion en este momento», dice un tramo de la publicación.

A su vez, durante los días siguientes, algunos seguidores de Cipolat comenzaron una campaña en Twitter utilizando el hashtag #DóndeEstáDanielCipolat, con la finalidad de investigar su situación y dónde se encontraba su cuerpo.

Finalmente, la familia confirmó la muerte de Cipolat el 6 de septiembre mediante un llamado a la asistente Linda, por lo que el 13 su hijo Nicolás radicado en el Distrito Federal viajó a Cancún para saber qué había ocurrido y fue allí cuando la mujer le reveló, según dijo, que su padre había sido enterrado en el jardín tras morir por la enfermedad.


Comentarios


Seguí Leyendo

El trágico final que reveló la autopsia del argentino hallado muerto en México