El peligroso mundo del azar: juego online, apuestas y riesgo

Desde el comienzo de la pandemia, se registró un notorio crecimiento de los juegos de azar online. A esto se suma la aparición de las criptomonedas y su desembarco en el mundo de las apuestas. Riesgos, preocupaciones y formas de enfrentar esta vorágine de dinero en línea.





Hay muchos entretenimientos que durante la pandemia registraron un considerable crecimiento de consumo: las series, películas, videojuegos o podcasts. Sin embargo, también aumentaron algunos consumos no tan inocentes: creció la ingesta de alcohol, de comida chatarra, de cigarrillo… y también de las apuestas online.


Es que los juegos de azar virtuales ya están regulados en 15 jurisdicciones de nuestro país, y en 6 de ellas fueron habilitados en plena pandemia. Y si bien la faceta virtual representa un 20% de la cuota de mercado de los juegos de azar (en el 80% restante encontramos al casino o la lotería, por ejemplo), hay que decir que el número de jugadores es cada vez más grande, según las estadísticas que brinda la Asociación de Loterías Estatales de Argentina (ALEA).

No solo eso: la preocupación pasa por el tipo de público. Si bien apuntan a mayores de 18 años, y en la mayoría de los sitios podemos encontrar advertencias sobre el juego responsable, es muy sencillo que un menor de edad pueda jugar sin inconvenientes.

Pero antes, un repaso: ¿de qué hablamos cuando decimos “juegos de azar virtuales”? De aquellos que operan mediante sitios web o aplicaciones, permitiendo que los apostadores jueguen desde su casa. El usuario puede jugar a la ruleta, al póker, al blackjack e incluso a las “maquinitas tragamonedas”; pero también puede realizar apuestas en eventos deportivos o hípicos. Y no solo eso: se suma a esta amplia oferta la posibilidad de apostar en quinielas, lotos y loterías. ¿Algo más? Sí, en plena pandemia, aparecieron juegos insólitos para apostar, desde “prodes de muertes de famosos” hasta carreras de criptomonedas.

En nuestro país, el juego online está regulado en Río Negro, Neuquén, Santa Cruz, La Pampa, Buenos Aires, San Luis, Tucumán, Misiones, Chaco, Formosa y Jujuy; y a ello se sumaron las habilitaciones en pandemia para Mendoza, Córdoba, Santa Fe y Corrientes. Cada provincia determina la modalidad de juego y demás cuestiones relativas según su criterio.

Desde la Asociación de Loterías Estatales de Argentina se registró un notorio crecimiento de los juegos de azar y apuestas online en pandemia.


Hoy, además, se suma una variante extra: las apuestas en juegos de criptomonedas. Axie Infinity o Plants vs. Undead son algunos de los títulos más conocidos, pero hay gran cantidad de títulos que permiten apostar distintas monedas y prometen ganancias.

Todo el tema cripto ha experimentado un crecimiento exponencial en poco tiempo, y eso también trae sus inconvenientes: es un ámbito en el que, quien no estudia e investiga, puede ser fácilmente manipulado. No es un tema a la ligera: las cripto tienen su inestabilidad y es importante entender su funcionamiento, las formas de operación y todo el contexto que las rodea antes de ingresar a ciegas a este mundo.

Así, a medida que aumentan los dominios, las jurisdicciones y las variables de los juegos de azar; también van llegando nuevos jugadores. Pero ahí también hay un problema, porque así como aparece gente que sabe apostar con responsabilidad, también aparecen jóvenes que no manejan su dinero a conciencia y que pueden meterse en problemas.

“Se notó un aumento absoluto en las consultas por parte de personas que están preocupadas por una adicción al juego. Y digo absoluta porque si antes de la pandemia nos llamaban por ejemplo 100 personas, ahora consultan más de 150. Dentro de esa cifra, cada vez más personas están involucradas en juegos de azar online. No solo el típico juego de casino: apuestas deportivas y, también, en toda la especulación financiera que llegó con las criptomonedas”, explica el Licenciado Benjamín Silva, del Centro de Investigación y Tratamiento de la Adicción al Juego “Entrelazar”.


Al respecto, agrega que “ha sido muy llamativo en el último tiempo el aumento de consultas de sujetos jóvenes, algunos menores de edad y otros por debajo de los 24 años, que tradicionalmente no iban al casino ni apostaban online. Sin embargo, por la accesibilidad de los nuevos medios de apuesta o especulación financiera, han podido acceder a estas formas de juego. Antes, para apostar era necesario ser mayor de edad o al menos parecerlo: el filtro era más riguroso. Ahora hay mayor accesibilidad y variedad, como ocurre por ejemplo con el póker o la criptomoneda”.

Sin demonizar al juego per se, Silva comenta que “no es que jugar sea malo, ni que ocasione daños por sí mismo. El tema es que así como puede proveer beneficios y cuestiones positivas, allí reside el riesgo y peligrosidad de estas prácticas, que pueden tornarse adictivas y generar un gran daño”. Y en este sentido, la probabilidad de ganar grandes sumas actúa como gancho para los jóvenes. Según contó, más de la mitad de las consultas son por gente que tiene problemas de adicción a los juegos online con apuestas en criptomonedas.

Es fundamental entender la responsabilidad que implica el juego de azar. Hay tratamientos, hay salidas. Y mientras estas cifras sigan creciendo, es importante estar atentos a nuestros seres queridos.


¿Cómo se inicia el tratamiento?



“Suele suceder que tenemos jugadores que han hecho daño a sus familias, pero no problematizan su relación con el juego. Lo primero a hacer es identificar qué nos están pidiendo, quién, y si está dispuesto a embarcarse en un proceso largo”, dijo Silva.

Además, comentó que no se trabaja “con criterios objetivos de alta. Los criterios son siempre subjetivos y ajustados a la realidad del paciente consultante y su familia. Puede pasar que una persona deja de jugar por un tiempo y empieza a sentirse mejor; y de pronto te dicen ‘bueno, ya está, ¿no?’. Y esos son cambios terapéuticos, pero que no siempre van acompañados de una reforma en la relación del paciente con el juego. Y allí puede haber una reincidencia”.

“Parte del trabajo es moderar las expectativas sobre los cambios terapéuticos. Ahí donde vos y tu familia se sienten mejor y notan cambios, quizás las cosas siguen como siempre”, cerró.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El peligroso mundo del azar: juego online, apuestas y riesgo