En la cordillera de Neuquén afirman que un «toque de queda» sería un desastre

Hoteleros, gastronómicos y comerciantes de San Martín acuerdan que una medida restrictiva sería perjudicial para una temporada que se presentó como un "alivio".





Aunque el crecimiento de la curva de contagios en Neuquén es exponencial, desde el gobierno provincial no tienen intensiones de aplicar medidas restrictivas, sobre todo, para el turismo. Es que si bien las ciudades con más casos positivos son las turísticas, los contagios no responden a la actividad en si. De todas formas, la ministra de Turismo, Marisa Focarazzo, advirtió que la decisión quedará en manos de la cartera de Salud. Desde los destinos neuquinos adelantaron que no aceptarán medidas restrictivas.

La posibilidad de un «toque de queda sanitario» se baraja, a nivel nacional, hace días, desde que los contagios comenzaron a crecer. Hoy el presidente Alberto Fernández, se encuentra reunido con los gobernadores para definir las acciones sanitarias para intentar controlar el rebrote.

Desde el gobierno de Neuquén no hay intensiones concretas de poner un freno, sobre todo pensando en el turismo. Sin embargo, tanto la ministra de Salud, Andrea Peve, como el gobernador, Omar Gutiérrez, indicaron que se definirá en diálogo con el gobierno nacional.

«Para nosotros sería un desastre total, sería el último empujoncito para terminar de fundirnos totalmente«, señaló tajantemente Agustín Roca, representante de la cámara de hoteleros y gastronómicos de San Martín de los Andes, sobre la posibilidad de que se implemente un «toque de queda sanitario» o alguna otra medida de restricción.

Con él acordó Lucas Mántara, de la cámara de comercio de la ciudad cordillerana: «cerrar lo que se hizo inicialmente es lo más fácil y lo que está más a mano, pero termina con todas las actividades que vienen, después de tanto tiempo, viendo como hacen para subsistir».

Es que claro, la temporada hasta acá es súper alentadora, tras 10 meses de parate. «El turista la verdad que está feliz porque pudo salir, está de vacaciones con su familia, está gastando, está generando consumos dentro de los comercios y la gastronomía. Y se está cuidando mucho, viendo la situación epidemiológica que hay en todo el país, se está cuidando mucho más porque está lejos de su casa», resumió Roca sobre el comportamiento que están teniendo los visitantes de la ciudad más elegida de Neuquén para vacacionar.

Ademas, el representante de los gastronómicos y hoteleros remarcó que en la ciudad no se vive la misma realidad que en la costa atlántica. «No creemos que sea nuestro caso porque acá en San Martín la gastronomía se está cuidado mucho, todo lo referido a la diversión nocturna está teniendo mucho en cuenta los protocolos porque sabemos que tenemos este mes y medio de trabajo, y tenemos que hacerlo lo más prolijo que se  pueda».

En el mismo sentido remarcó que «la amplitud territorial que tenemos hacen que tampoco estén tan aglutinados, el turista deambula por otros lados».

«No he visto ningún turista que venga con intenciones de enfermarse, se cuida, respeta al comerciante que le dice que cumpla el protocolo», agregó Mántara sobre el comportamiento que están teniendo los visitantes de San Martín de los Andes. Allí la curva de contagios sigue en alza, pero sólo tres de 791 casos activos, corresponden a turistas.

Además, el representante de los comerciantes criticó duramente a la ministra de Turismo, Marisa Focarazzo. La funcionaria, en diálogo con Diario Andino, sostuvo que «esto es dinámico y es día a día. No te puedo decir cuándo o cuál va a ser el límite, lo trabajamos con Salud, Salud es el capitán de este barco, que va analizando cómo va respondiendo la comunidad receptora, el turista está cumpliendo los protocolos. Necesitamos que la comunidad, los jóvenes, los habitantes cumplan con los protocolos.»

Al respecto Mántaras señaló: «creemos que la ministra de Turismo y los funcionarios, cada uno se tiene que ocupar de su área y hacer que ese área funcione lo mejor posible, y que todos tienen que coordinar las acciones necesarias para que esto no se cierre de ninguna manera».

Y agregó: «el turista no es el responsable. El Estado es el responsable, es quien nos tiene que cuidar. El Estado tiene que hacer otras cosas, tiene que salir a hacer campañas, tiene que tener presencia. De hecho en este momento hay muchos funcionarios que están descansando, en su periodo de vacaciones, y que justamente deberían estar trabajando a la par del privado que tuvo 10 meses malísimos, 10 meses de poner el hombro y el pecho».

«Nosotros creemos que ella -por Focarazzo- tiene que defender los intereses, que se mude a San Martín de los Andes y vea lo que una ciudad turística necesita, evidentemente no lo sabe, desde allá, desde Neuquén es muy fácil decir lo que está diciendo».



Hasta antes de Navidad Villa La Angostura sólo había tenido una decena de casos. Según el último parte epidemiológico son 233 los casos activos de coronavirus. Este incremento en la curva de contagiados se da en plena temporada turística, aunque en principio no estaría relacionado con ella.

El miércoles, el gobierno local emitió un nuevo decreto con medidas sanitarias, en líneas generales se mantienen iguales, salvo que se restringe el horario de funcionamiento de los locales gastronómicos y se prohiben «los shows artísticos con baile en lugares cerrados ni al aire libre».

El horario habilitado para la circulación es de 7 a 3, pero los locales comerciales pueden abrir de 8 a 20. Los exceptuados son los kioscos, despensas y locales gastronómicos que pueden permanecer abiertos hasta la medianoche.

Ante la posibilidad de que se implemente un «toque de queda sanitario», desde la cámara de hoteleros y gastronómicos no se alarmaron como si lo hicieron sus vecinos de San Martín de los Andes. «Nosotros nos quedamos muy tranquilos con que Lammens dijo que la temporada va a seguir por lo menos hasta fines de Semana Santa, que la temporada no se va a tocar y que lo único que se va a hacer es empezar a restringir un poco la noche y exigir un poco más de cuidados a la población más joven», confió Martín Suero Rambla.

Y agregó: «En Villa La Angostura, el pasajero clásico es un pasajero que viene a relajarse, no es un pasajero tanto de fiesta como capaz puede pasar en la costa o en algún otro ciudad muy importante. no es habitual la acumulación de gente en Villa La Angostura. El pasajero viene a comer en familia, en pareja, entonces no hay tanta vida nocturna en Villa La Angostura habitualmente».

«La vida nocturna la hace la gente local y es lo que habría que restringir un poquito, por lo menos en este momento hasta que baje el pico este que hay a nivel nacional», cerró el hotelero.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
En la cordillera de Neuquén afirman que un «toque de queda» sería un desastre