En pleno recreo balearon escuela de Patagones

De milagro no hubo heridos. El autor, identificado.



#

En el edificio de la primaria Nº 21 también funciona un secundario. El autor de los tiros pasó por la calle y vació el cargador de su arma.

Evangelina Martínez

PATAGONES (AV).- Disparos contra alumnos de un colegio de Patagones revivieron los peores recuerdos de la comunidad educativa. A pesar de los nueve años transcurridos, el dolor por la masacre en la escuela “Islas Malvinas” de Patagones sigue intacto. La contención inmediata de las autoridades del colegio evitó alarma y el descontrol, al punto que algunos alumnos ni se enteraron de lo que había ocurrido.

Las clases comenzaron ayer con la normalidad de todos los días en la escuela de la calle Celedonio Miguel de Villa Lynch, a la que concurren alumnos de la primaria Nº 21 en los turnos mañana y tarde y del secundario N°309, también por la mañana y en horario vespertino.

Según se supo, los mayores estaban en el primer recreo en el patio, acompañados por el director. Eran aproximadamente las 8:30. Dos chicos se habían sentado sobre el paredón y de repente fueron sorprendidos por otro joven que desde la calle les disparó con un arma de fuego.

Ante semejante y violenta agresión, los que estaban sentados se tiraron al piso pero no hacia el patio del colegio sino al exterior, y comenzaron a perseguir al otro joven que escapaba con el arma en la mano.

De inmediato el director del establecimiento dejó a otros docentes a cargo de los estudiantes y también corrió a la calle para evitar la persecución que habían iniciado los dos alumnos. Y así lo hizo. Pero mientras regresaba con ambos, los tres debieron refugiarse porque el joven armado logró ingresar a un enorme predio forestado de la escuela Spegazzini, que se ubica frente al edificio escolar, y desde allí siguió disparando hasta que, aparentemente, se le terminaron las balas. Por fortuna ninguno de los disparos hirió a nadie.

Rápidamente se comunicó la situación a las autoridades educativas de Patagones, se trabajó en la contención de los alumnos y fueron convocados los padres, principalmente los de los dos alumnos que estaban sentados en el paredón. No fueron suspendidas las clases para evitar la alarma generalizada. También se formuló la denuncia policial y judicial respectiva.

Y diferencia de las otras jornadas, ayer se advirtió presencia de efectivos policiales para controlar la salida y los ingresos de los alumnos en los distintos turnos.

El joven que disparó fue identificado en forma inmediata por los chicos que estaban en el paredón. Se estima que son conocidos y que mantendrían diferencias. Por eso se sospecha que el joven agresor, de 17 años, se dirigió ayer a la escuela con la intención de agredir a los dos adolescentes que se encontraban en el paredón. En ese marco, se cree que la presencia de ambos sobre el muro le habría facilitado el objetivo, razón por la cual apenas los vio no dudó en accionar el gatillo.


Comentarios


En pleno recreo balearon escuela de Patagones