En Vaca Muerta hay casi un centenar de pozos desconectados

Se trata de perforaciones realizadas este año que no fueron puestas en producción. En algunos casos es por falta de demanda o precios, y en otros por cronogramas de trabajo. Los no completados representan casi el 25% de los que se conectaron en el año y ponen en duda que se pueda alcanzar la meta de las 300 perforaciones en el año.





Algunas operadoras esperan mejores precios para conectar sus pozos, otras aseguran que de todas formas lo harán en breve. (Foto: Florencia Salto)

Algunas operadoras esperan mejores precios para conectar sus pozos, otras aseguran que de todas formas lo harán en breve. (Foto: Florencia Salto)

El ingreso de varias áreas de Vaca Muerta a la fase de desarrollo masivo, el congelamiento del crudo, el control de divisas y el inicio de la temporada de sequía en el segmento del gas, se conjugaron en la formación no convencional para generar un nuevo fenómeno: el de los pozos no conectados.

Este nuevo fenómeno tiene dos aristas muy diferentes, una que corresponde al diagrama acelerado de perforación que se realiza en las áreas que están en desarrollo masivo o industrial y que en muchos casos no alcanzan a completar los pozos perforados,y la otra al segmento del gas en donde por la falta de demanda algunas operadoras tienen pozos terminados pero no conectados porque de todos modos no tendrían a quien venderle esa producción.

Esta última variable es la menos común entre las operadoras, aunque en el caso de Tecpetrol representa un número alto de pozos, pues la firma tiene en su yacimiento estrella, Fortín de Piedra, cerca de 20 pozos listos y a la espera del momento oportuno para ser conectados.

Desde la firma se reconoció que las conexiones dependerán, en primer lugar, de la demanda de gas y que, de no mejorar el escenario del mercado, la conexión de los pozos que hoy están en una suerte de back up, funcionará como un fuelle para el declino de los primeros pozos que se conectaron hace más de un año.

En números

207
son los pozos que hasta agosto se completaron hacia la formación no convencional. Se esperaba llegar a 300.
20
pozos listos pero sin entrar en producción posee Tecpetrol a la espera de demanda de gas.

En la arista de los pozos no completados se dan también dos situaciones diferentes que mantienen en vilo a las autoridades de la provincia de Neuquén por el alto número que representan. Es que entre enero y agosto se conectaron en Vaca Muerta 207 nuevos pozos, pero las perforaciones no terminadas representan más de medio centenar.

La situación más común por la cual se registran pozos perforados pero no completados responde a los diagramas de trabajo entre los equipos perforadores y los sets de fractura. Los rigs que realizan la perforación vertical y horizontal hacia Vaca Muerta tiene un costo fijado por día, por lo que no utilizarlos a full time, representa para la operadora que de todos modos deberá abonar el 100% del contrato, o incluso una penalidad.

La actividad en los equipos de perforación sigue adelante en la formación no convencional. (Foto: Mauro Pérez)

Es por esto que es usual que en las áreas en desarrollo masivo las perforaciones corran más rápido que las completaciones, dado que por su costo y tiempos de trabajo, los sets de fractura suelen ser menos que los equipos de perforación.

Este desfase entre las dos etapas de realización de cada pozo se ve afectado además por la disponibilidad de instalaciones donde tratar y evacuar la producción que se obtendrá y tiene como caso emblemático en este momento a YPF que posee cerca de 40 pozos con objetivo en petróleo que están perforados pero no completados a la espera de la finalización de la ampliación de la Planta de Tratamiento de Crudo (PTC) de Loma Campana.

En petróleo

40
pozos orientados a petróleo sin completar tiene de momento YPF en Vaca Muerta.

Una situación similar se experimenta en algunos bloques productores de gas como es el caso de Aguada Pichana Oeste (APO) de Pan American Energy (PAE) en donde la firma tiene dos pozos sin conectar ante la imposibilidad de poder tratar la producción que inyectarían.

Algunas operadoras consultadas por este medio explicaron que si bien de momento se encuentran “macheadas” en lo que hace a la perforación, completación y conexión de pozos, advirtieron que a medida que sus desarrollos ganen consistencia y se sumen nuevos equipos de perforación es posible que se genere un desfase entre el ritmo de perforación y el de fractura de cada pozo.

La cantidad de pozos no completados pone en dudas que, a fin de año, se alcance la meta de los 1.500 pozos hacia Vaca Muerta.

La pata de la crisis

En medio de este nuevo fenómeno que se desarrolla en Vaca Muerta, se detectaron algunas situaciones en las que las operadas parecieran estar especulando con el momento oportuno para conectar o completar sus pozos.

En el caso de aquellas firmas que tienen pozos terminados pero no son puestos en producción se detectó que se trata de pozos productores de petróleo. Según se advirtió no están siendo puestos en producción a raíz del mal precio que impera en el segmento a partir del congelamiento del precio del crudo fijado por el gobierno nacional.

En promedio se realizaron por mes 26 nuevos pozos en lo que va del año. (Foto: Mauro Pérez)

Pero también se detectó un segundo grupo de pozos “en especulación” que son aquellos que no están siendo completados a la espera de un escenario macroeconómico más certero dado que se advirtió que “la completación representa cerca de la mitad del costo de un pozo pero es la parte que se ve más afectada por la inflación por la cantidad de insumos que participan”.

Lo cierto es que más allá de que los pozos desconectados de Vaca Muerta se deben a un cuestión de diagramas acelalerados de perforación, falta de mercado para la nueva producción o una especulación con los flujos de caja, lo cierto es que la cantidad de pozos que no están en producción aún es tan alto que ponen en duda que el cierre del año pueda superar los 300 nuevos pozos que desde el gobierno de Neuquén se habían fijado como meta para este año.

Análisis: La inversión en ladrillos de Vaca Muerta

En momentos de crisis como el que impera en el país es usual que un ahorrista pequeño busque blindar el fruto de su ahorro ya sea comprando dólares o con el clásico “ladrillo”, que representan las oportunidades inmobiliarias.

Pero cuando la crisis está en el sector hidrocarburífero, como ocurre ahora con el control de divisas, el congelamiento del crudo y la depreciación por sobreoferta del gas, pareciera ser que más de una firma ha optado por hacer su inversión en ladrillos con “medios pozos”.

Desde algunas operadoras se reconoció extraoficialmente que, en el segmento del crudo, no tienen interés en el corto plazo de poner nuevos pozos en producción y que incluso cerraron pozos ante los malos precios imperantes.

En el caso del gas la temporada de sequía ya comenzó y son cientos los pozos productores que comenzaron a cerrarse en diversas cuencas, en este caso por falta de demanda.

En uno u otro carril el escenario para Vaca Muerta no es bueno, pero podría llevar a un ramp up importante cuando las condiciones cambien.


Comentarios


En Vaca Muerta hay casi un centenar de pozos desconectados