Era el alma de la "Splendid" y ensayaba para grabar un CD

Nació en San Juan, trabajó en YPF y la música era su pasión

NEUQUEN (AN)- Llegó a los veinte años desde San Juan, con un título de dibujante técnico que le serviría para hacer carrera en la dirección de Geología de YPF, en su casa central de la calle Talero, hoy asiento de Repsol. Pero su corazón estaba en el piano.

Héctor "El Gordo" Cippitelli, supo conjugar el amor por sus tres hijos con los extenuantes ensayos con la Orquesta Típica Splendid.

Nació en 1937 y pensaba ejecutar con su "Nueva Splendid", agrupación de la cual era director, "hasta que los dedos no puedan más", como gustaba comentar.

Una de sus facetas distinguidas era el fuerte apego y la responsabilidad por los compromisos de actuación.

Durante el atardecer del día anterior a su muerte, estuvo ensayando con el bandoneonista Alberto Peralta algunas pistas para una grabación y por la noche llamó telefónicamente a Nora Revesz, integrante de la orquesta y ejecutante de flauta traversa para saludarla por su cumpleaños y recordarle que ayer ensayarían por varias horas, ya que tenían una actuación mañana en el pub de Buenos Aires 133.

La gente de tango neuquina y muchos seguidores de la trayectoria de Cippitelli quedaron perplejos ante esta pérdida. El violinista Reynaldo Villar destacó al maestro "no sólo porque era un hombre fenomenal, un profesional de primera, sino por su buen corazón, ya que enseñaba a ejecutar el piano gratis, tal su amor y su entrega".

El vocalista Rodolfo Velázquez dijo que "era un gordo muy bondadoso, de gran corazón, que abría las puertas de su casa a todo el mundo. Los días de ensayo preparaba la cena y también se destacaba porque tenía una mano muy buena para la cocina".

Lo recordó además como "un músico excepcional, capaz de bajar de tono toda una partitura con la precisión de un profesional". Cippitelli era "amante de los tangos con ritmo adarienzado", por Juan D"Arienzo, "el rey del compás".

Después de cuarenta años de música, transitó por la orquesta Típica Splendid y hace dos años fundó la Nueva Splendid, de la cual también era el director.

La Nueva Splendid cultiva un repertorio de espectro variado: abarca desde el tango tradicional, aprendido de viejos maestros, hasta tangos de autores más contemporáneos.

Conformada por músicos de la antigua Típica Splendid como Alberto Peralta (bandoneón) y Reynaldo Villar (violín) en sus comienzos la formación orquestal sumó nuevos integrantes más jóvenes que le inyectaron otra frescura y energía. Es el caso de Revesz en flauta traversa y Horacio Longarini en bajo.

Sobre sus orígenes, cuentan sus fundadores que la nueva orquesta de tango nació el 25 de octubre de 2000 y su debut se produjo "con mucho éxito" la noche del domingo 29 del mismo mes y año en el casino de Cipolletti.

Como proyecto pendiente entre ambas agrupaciones figura grabar una placa con catorce temas, siete de la Típica Splendid y siete de la Nueva Splendid.

Velázquez dijo ayer a este diario que la orquesta seguirá tocando. "El reemplazante natural en el piano será el maestro Alberto Cambareri", anunció.


Comentarios


Era el alma de la «Splendid» y ensayaba para grabar un CD