Esfuerzo y creatividad en un encuentro escultórico

Debutantes y veteranos dejaron toda su habilidad. La décima edición de Semana Santa no es competitiva.



#

Luis Opazo, arriba, sorprendió con su obra en una sola pieza. Izq., el duende de Alejandro Salomón.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- En la última jornada de trabajo de los escultores de Semana Santa las motosierras dejaron espacio a las gubias y amoladoras, y ayer los artistas plásticos marcaban los últimos detalles en sus rollizos o pulían las obras cuyo concepto ya estaba bien definido.

En esta oportunidad estuvo ausente el espíritu de la Pascua, al menos en las formas elegidas, porque ninguno de los escultores se inspiró en un motivo religioso.

Francisco Acosta y Sergio Gutiérrez, de Villa La Angostura, recrearon un carnotaurus echado, algo así como un legendario toro carnívoro de la época de los dinosaurios, muy del estilo de Acosta, que a media mañana sólo faltaba que mostrara sus dientes.

El debutante Luis Opazo sorprendió con su bola móvil, encerrada en ventanas simétricas sobre un original pedestal, que permite ver que fue esculpida sobre una sola pieza, con un enorme esfuerzo y creatividad. Opazo se define más como techista que como escultor, pero en estos momentos expone obras en la sala Frey del Centro Cívico, y exhibe junto a su obra bancos articulados y tenazas, también logradas de una sola pieza.

Gabriel Materyn realizó un delicado trabajo de aproximación con su rollizo, hasta llegar a componer una obra que llamó "Encuentro", y muestra innegables curvas femeninas, con un concepto moderno y figura de ballet. Cerca del mediodía sólo le faltaba pulir su obra.

Otra obra que estaba casi lista al mediodía era "El Fauno" de Rafael Stoppoloni, un escultor que encuentra permanente inspiración en los personajes fantásticos.

Ya existen obras suyas bajo las arcadas del Centro Cívico, que son acostumbrada compañía en fotografías de miles de turistas.

El constructor Alejandro Salomón no es debutante, pero reconoce que no siempre puede participar en los eventos, "porque Semana Santa es también temporada propicia para terminar o realizar trabajos solicitados por clientes".

En esta oportunidad compuso un duende, algo obeso, que formará parte de una serie de figuras del mismo tipo que él y sus hijos definen como "amigos".

Al hermoso cuerpo de mujer de espaldas que esculpió José Luis Mezquida le puso nombre un turista: "El sueño del pibe", y el artista lo adoptó como propio para identificar a su obra, que será enviada a Buenos Aires para decorar un ambiente del domicilio de "Cacho" Castaña. El conocido cantante y autor de célebres composiciones musicales actuó en el gimnasio "Pedro Estremador" el sábado, ante un público numeroso, y Mezquida acordó enviarle la obra una vez terminada.

El evento que organiza la subsecretaría de Cultura y auspician varias empresas, constituye el Décimo Encuentro de Escultores de Semana Santa, y aunque no prevé la entrega de premios ni distinciones, se sortearían dos motosierras entre los participantes.


Comentarios


Esfuerzo y creatividad en un encuentro escultórico