Espacios verdes, una clave para los niños

Un informe de la OMS resaltó la importancia de los espacios abiertos para el desarrollo de los menores.

La posibilidad de contar con espacios abiertos ayuda al desarrollo de los más pequeños.

La posibilidad de contar con espacios abiertos ayuda al desarrollo de los más pequeños.

Nadie duda de la importancia que los espacios verdes tienen para las personas en su vida cotidiana. Siempre lo apreciamos y supimos darle su valor ante la ausencia, durante los meses de encierro. Lo que se comenta poco, es la marcada escasez de los mismos y el impacto que esto puede tener en los niños.


Según un informe de la OMS, una mejora de los espacios urbanos reduciría las enfermedades provocadas por la contaminación atmosférica y fomentaría la práctica de actividades físicas.

Atentos a este problema que se va agravando cada vez más, muchos habitantes de las grandes ciudades (sobre todo en Buenos Aires) optaron por mudarse a barrios privados cerrados, donde pudieran tener más espacio al aire libre para disfrutar en familia, y donde pudieran contar con servicios similares a los de clubes deportivos. Por su parte, en el interior y el resto del país, ocurre una movida similar pero con los ciudadanos mudándose a zonas rurales.

La evidencia científica es apabullante: los espacios verdes pueden proporcionar beneficios para la salud mental y posiblemente reducir el riesgo de trastornos psiquiátricos. Este estudio que abarca a más de 900.000 personas muestra que los niños que crecieron con los niveles más bajos de espacios verdes tenían hasta un 55% más de riesgo de desarrollar un trastorno psiquiátrico.

Algunos de los beneficios de vivir rodeado de verde son, lógicamente, el espacio para hacer deporte; un espacio recreativo para compartir en familia; una ayuda para combatir la contaminación; y además el hecho de que “el verde” ofrece cierta calma: combate el estrés, la ansiedad y la depresión.


Por otro lado, otros estudios disponibles indican que los niños que pasan más tiempo al frente de la pantalla tienen menos integridad estructural de materia blanca en las partes del cerebro vinculadas con el lenguaje y las habilidades lingüísticas, la auto-regulación, funciones ejecutivas e imaginación.


SUSCRIBITE A QUEDATE EN CASA
Todos los días a las 19 para acompañar el final del día.

Comentarios


Espacios verdes, una clave para los niños