Espionaje tensa aún más la relación EE. UU.-Israel

Declaraciones de Netanyahu disgustan a Obama



#

La incomodidad ha sido una constante en la relación entre Obama y Netanyahu.

AP

JERUSALÉN.- Las tensas relaciones entre Benjamin Netanyahu y la Casa Blanca podrían complicarse aún más, después de que la prensa afirmara que Israel espió las negociaciones de las grandes potencias con Irán sobre el programa nuclear iraní. El diario estadounidense Wall Street Journal afirmó en su edición de ayer, citando a un alto funcionario estadounidense, que Israel robó secretos de Estados Unidos. Israel transmitió esos secretos a congresistas estadounidenses contrarios a las negociaciones para que los utilizaran contra los esfuerzos diplomáticos de la Casa Blanca y del departamento de Estado, afirmó el diario. Israel desmintió inmediatamente esa información, que tildó de “contraria a la verdad”. “Una cosa es que Estados Unidos e Israel se espíen mutuamente. Pero otra cosa es que Israel robe secretos de Estados Unidos y los comparta con legisladores estadounidenses para sabotear la diplomacia estadounidense”, escribe The Wall Street Journal, citando a un alto funcionario estadounidense. “Esta información no es cierta. Obviamente Israel tiene que defender sus intereses en materia de seguridad y tenemos nuestros propios servicios de inteligencia. Pero nosotros no espiamos a Estados Unidos”, dijo el ministro israelí de Exteriores, Avigdor Lieberman. “Obtuvimos nuestras informaciones de otras fuentes, no de Estados Unidos. Las instrucciones han sido claras desde hace décadas: no espiamos a Estados Unidos, directa o indirectamente”, agregó. “Hay suficientes participantes en estas negociaciones, incluidos los iraníes”, insistió el ministro dando a entender que las filtraciones podían tener otro origen. La actividad desplegada por el gobierno saliente contra las negociaciones sobre el programa nuclear iraní, incluida la intervención excepcional de Netanyahu en el Congreso el 3 de marzo pasado, irritaron a la Casa Blanca. “El carácter público de la mutua hostilidad” entre Obama y Netanyahu “representa el punto más bajo de la relación”, opinó Jonathan Rynhold, autor de un libro sobre las relaciones entre Estados Unidos e Israel. “Creo que nunca hubo críticas personales tan violentas en público”, agregó Rynhold. Obama cuestionó incluso la credibilidad de Netanyahu. Para hacerse elegir, Netanyahu prometió que no iba a haber un estado palestino, que Jerusalén nunca sería la capital de un estado palestino, que iba a continuar con la colonización y esgrimió el peligro de un voto masivo de los árabes israelíes. Después de la victoria, Netanyahu intentó matizar sus declaraciones sobre la creación de un estado palestino y el lunes dijo que lamentaba haber herido la sensibilidad de los árabes israelíes. Obama señaló que aún le toma la palabra a Netanyahu por los comentarios que el líder de Israel hizo justo antes de las elecciones israelíes de la semana pasada de que no se crearía un estado palestino mientras él sea primer ministro. Reconoció que Netanyahu dijo posteriormente que él no había manifestado que “nunca’’ se crearía un estado palestino. “Pero, desde luego, las condiciones eran tales que sería imposible que se lograra pronto’’, indicó Obama. (AFP/AP)


Comentarios


Espionaje tensa aún más la relación EE. UU.-Israel