Estaciones de servicio: aseguran que por el congelamiento hay faltantes

La confederación que nuclea a todas las estaciones del país prendió las alarmas por la falta de actualización de los precios en surtidor. Confirman que las petroleras limitan la venta de sus productos a las de bandera blanca.




La Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha) encendió las alarmas por la decisión del gobierno de postergar la actualización impositiva de los combustibles porque es una señal de que los precios seguirán congelados. Aseguran que las estaciones no alcanzan a vender los volúmenes mínimos para llegar al equilibro entre costos e ingresos.  

Un informe de la Cecha señala que la situación de las estaciones de servicio es compleja, donde más de la mitad (52,3%) no logra vender los volúmenes de combustible suficientes como para alcanzar el punto de equilibrio y directamente operan a pérdida. 

Este cuadro -aseveran los estacioneros- se agravó los últimos meses por las denuncias de estaciones de bandera blanca (muy presentes en rutas o pueblos de menor densidad urbana) que dejan de recibir combustible o se enfrentan a escenarios donde se aplican cupos de venta. Esto se debe a que las petroleras no alcanzan la rentabilidad con la venta sus productos y prefieren guardar el combustible para abastecer a las estaciones propias, lo que deja afuera a los jugadores más chicos.  

«La situación afecta a los estacioneros, pero también pone en riesgo las cadenas logísticas de las empresas que dependen de las estaciones blancas, tales como el transporte, el sector rural o incluso a los turistas que saldrán a la ruta a partir de diciembre por la temporada de verano», indicaron desde la Cecha a través de un comunicado. 

«Es complejo que se tomen medidas como este decreto que congela el precio sin contemplar las consecuencias. El campo empieza en poco tiempo a trabajar la cosecha y las máquinas agrícolas no tienen garantizado el abastecimiento del combustible. También está la demanda por la temporada turístico, otro factor que suma presión», denunció el presidente de la Cecha, Gabriel Bornoroni. 

El miércoles pasado, el gobierno nacional aplazó hasta marzo de 2022, por decreto, la actualización del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y del Impuesto al Dioxido de Carbono (IDC), correspondientes a los primeros 3 trimestres de 2021, con el objetivo de quitar presión a las petroleras y que estas no aumenten los precios de los surtidores. Una medida que dejó a las estaciones de servicio en una situación incómoda. 

Bornorni alertó: «Nosotros tenemos congeladas las tarifas desde mayo y en el medio subieron los insumos, la presión por salarios, los costos fijos. Cada vez se necesita vender más volumen de combustible para evitar quedar con los números en rojo. Tenemos estaciones que corren riesgo de cerrar en el verano con este panorama, no sé si llegan a la actualización de marzo». 
 
Según un informe de elaboración propia de la Cecha, en base a datos de la Secretaría de Energía, una estación de servicio necesita vender 315 mil metros cúbicos de combustible al mes para poder superar los costos operativos y alcanzar el punto de equilibrio, una barrera que no alcanzan hoy el 52,3% de las estaciones.


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Estaciones de servicio: aseguran que por el congelamiento hay faltantes