Europa busca dar una señal de unidad con la Constitución

Líderes europeos comenzaron una crucial cumbre intentando aprobar hoy un proyecto de constitución, después de la ola de abstención en los comicios del bloque. Pelea por la presidencia.



BRUSELAS (AP) – En un intento por proyectar un nuevo espíritu de unidad, los líderes de la Unión Europea (UE) se mostraron optimistas acerca de la conclusión hoy de un acuerdo sobre el texto de la Constitución, pero tenían dificultades para encontrar un nuevo presidente para la Comisión Europea.

Con varias divergencias cruciales sin resolver y tras una serie de reveses electorales, la reunión se ha convertido en una prueba para determinar si los 25 líderes europeos pueden allanar sus diferencias respecto a cuestiones tales como la fórmula para compartir el poder y la elección de un funcionario para ocupar la presidencia de la Comisión Europea.

“No me siento demasiado optimista'', dijo el primer ministro irlandés Bertie Ahern, presidente de la cumbre. “Quedan todavía cuestiones muy difíciles por resolver''.

Los jefes de gobierno de la Unión Europea inauguraron la cumbre de dos días buscando zanjar diferencias sobre una constitución para el continente, seis meses después de fracasar en su primer intento.

El primer ministro belga Guy Verhofstadt ha cabildeado intensamente para obtener el principal puesto de la UE, pero Gran Bretaña e Italia continuaron oponiéndose a su candidatura, según dijeron diplomáticos.

Jean-Claude Juncker y Anders Fogh Rasmussen, los primeros ministros de Luxemburgo y Dinamarca respectivamente, también intentan obtener el puesto. Los gobiernos de la Unión Europea han tropezado con dificultades para crear la primera constitución del continente en su historia.

En diciembre pasado fracasó un primer intento debido a un disputa sobre el número de votos que le corresponden a cada país. A su llegada, el primer ministro belga Louis Michel dijo: “Si fracasamos por segunda vez será muy vergonzoso''.

Mucho está en juego, y si en esta ocasión se fracasa el borrador podría quedar demasiado dañado políticamente como para rescatarlo, dijeron funcionarios, en especial después de la vergonzosa falta de participación de los europeos en las elecciones parlamentarias del continente celebradas el fin de semana pasado, en las que sólo el 45,3% sufragó.

En esas elecciones se eligió al parlamento al mayor número de miembros escépticos del euro y opuestos a la Unión Europea hasta la fecha.

El poder legislativo tiene poder para vetar el texto.

Ahern advirtió que no será fácil solucionar las divisiones que aún persisten sobre la constitución.

El primer ministro intentará, durante una cena de trabajo, obtener un acuerdo para elegir un nuevo presidente de la Comisión Europea, el poder ejecutivo de la Unión, con sede en Bruselas. El período de Romano Prodi, el actual presidente, concluye en octubre.

La sucesión de Romano Prodi se convirtió en el tema central del primer día de la cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea (UE) en Bruselas, con dos candidatos en una reñida carrera.

De forma inesperada, los conservadores y democristianos del Partido Popular Europeo (PPE) -fuerza mayoritaria en la Eurocámara- presentaron como su candidato al comisario de Política Exterior del bloque, el británico Chri Patten, que se convirtió así en un serio contrincante del primer ministro belga, Guy Verhofstadt, impulsado sobre todo por Alemania y Francia. Pese a estas diferencias, en general la cumbre está precedida de optimismo.

Blair insistirá en la autonomía

LONDRES (dpa) – El primer ministro de Gran Bretaña, Tony Blair, voló hoy a Bruselas convencido de que prevalecerá su posición en áreas clave como impuestos, defensa y política exterior, así como en leyes de trabajo, frente a la oposición de Francia y Alemania, en la búsqueda de un acuerdo en torno a la Constitución Europea.

En una reunión con líderes empresariales pocas horas antes de la partida de Blair, el ministro de Economía británico, Gordon Brown, dejó en claro que el país no haría ninguna concesión en el área de la coordinación impositiva.

Brown dijo que el gobierno británico resistirá “viejos supuestos fatalmente defectuosos sobre armonización impositiva y federalismo. Está bien que la política fiscal continúe siendo la responsabilidad de los Estados miembro”, consideró.

“Es por eso que Europa debe evitar apoyar una política fiscal de corte federal, que hará a la Comisión Europea y no a los Estados miembro responsables de la disciplina fiscal”, señaló el funcionario en su discurso anual a empresarios en el centro de Londres.


Comentarios


Europa busca dar una señal de unidad con la Constitución