Antes de su renuncia, Evo Morales había convocado a nuevas elecciones en Bolivia



El presidente de Bolivia, Evo Morales, había anunciado hoy la convocatoria a nuevas elecciones presidenciales, sin una fecha prevista, después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) sugiriera anular los comicios del 20 de octubre que dieron como ganador al mandatario y fueron calificados de fraudulentos por la oposición.

Horas después, y ante la presión de las Fuerzas Armadas, Morales presentó su renuncia a la presidencia.

"He decidido convocar a nuevas elecciones nacionales que mediante el voto permitan al pueblo boliviano elegir democráticamente a sus nuevas autoridades, incorporando a nuevos actores políticos", señaló Morales hoy temprano en una breve conferencia de prensa.

Secundado por el vicepresidente Álvaro García Linera y representantes de los movimientos sociales a fines a su gobierno, pidió que tras esta decisión "bajar toda la tensión. Todos tenemos la obligación de pacificar a Bolivia".

Morales señaló que acordó la salida de todos los miembros del Tribunal Supremo Electoral, al que oposición y comités cívicos acusan de fraude, y que era una de las medidas que reclamó la OEA en el comunicado difundido más temprano.

Al respecto, y sin mencionar al organismo multilateral, indicó que el Parlamento boliviano, el órgano competente para renovar el tribunal electoral, iniciará próximamente el proceso para nombrar nuevos vocales.

Morales declaró que el próximo proceso electoral, sin concretar fechas, será llevado a cabo por "nuevos actores políticos". El presidente destacó que adoptó esta decisión de nuevos comicios para "bajar toda la tensión" y "pacificar Bolivia".

El anuncio del mandatario boliviano ocurrió apenas unas horas después de que la OEA difundiera un informe solicitando la anulación de las elecciones del 20 de octubre, pero también en paralelo al agravamiento de la crisis política que ya causó tres muertos y unos 385 heridos.

Durante las últimas horas, un gobernador y tres alcaldes alcaldes oficialistas renunciaron a sus puestos, mientras que dos de los tres principales partidos opositores rechazaron participar de una mesa de diálogo convocada por Morales.

A primera hora de hoy, la OEA difundió un escrito en el que recomendó anular los comicios presidenciales del 20 de octubre que dieron como ganador en primera vuelta a Morales y le habilitaron su cuarto mandato presidencial.

"La primera ronda de las elecciones celebrada el 20 de octubre pasado debe ser anulada y el proceso electoral debe comenzar nuevamente", señala el comunicado de prensa difundido este domingo por el titular de la OEA, Luis Almagro.

La conclusión del organismo, aunque provisorio, se sostiene en la gravedad de las denuncias y el análisis respecto al proceso electoral" volcados por los enviados de la OEA en un documento titulado "Informe Preliminar Auditores Proceso Electoral en Bolivia".

En esa línea, el organismo aconseja que el proceso electoral en Bolivia debe iniciarse otra vez efectuándose "la primera ronda tan pronto existan nuevas condiciones que den nuevas garantías para su celebración, entre ellas, una nueva composición del órgano electoral".

La opinión de la OEA era esperada tanto por el oficialismo como por la oposición, y había sido una propuesta del propio gobierno del Movimientos al Socialismo.

.


Profundización de la crisis política


Tras las elecciones presidenciales del 20 de octubre, cuyo escrutinio provisorio fue interrumpido por varias horas, se desataron protestas opositoras en buena parte del país, desconociendo los resultados que mostraron ganador a Evo Morales.

Según esos cómputos, el presidente boliviano se impuso por más de 10% de ventaja, respecto de su principal oponente Carlos Mesa, y quedó habilitado por su cuarto mandato consecutivo. Pese a ello, los opositores rechazaron aceptar los resultados definitivos y reclamaron la convocatoria a nuevas elecciones.

En los últimos, con el recalientamiento de la crisis, se esperaba el resultado del informe de la OEA, que fue invitada por el gobierno de Morales para relevar el proceso.

Ayer Morales convocó a los partidos opositores con representación parlamentaria a un diálogo con “agenda abierta” para intentar encausar la crisis.

“Convoco al diálogo a los partidos que han obtenido asambleístas (legisladores) en las últimas elecciones, con una agenda abierta, a debatir para pacificar Bolivia, al diálogo de manera urgente inmediata”, dijo Morales esta tarde en conferencia de prensa en el hangar presidencial, en El Alto, ciudad vecina a La Paz.

Al mismo tiempo, Morales exhortó a las organizaciones sociales afines a él a movilizarse para “defender la democracia”, pues reiteró que está siendo víctima de un golpe de estado.


Comentarios


Antes de su renuncia, Evo Morales había convocado a nuevas elecciones en Bolivia