Firma cipoleña gana terreno en el rubro energético

La empresa comenzó haciendo mantenimiento de turbinas pero en los últimos años diversificó sus servicios. Logró dos contratos con importantes compañías, uno de ellos es una obra para el EPEN en el barrio Santa Genovena de Neuquén.





AAAG.NQN 28.08.19  FOTO YAMIL REGULES NOTA EMPRESA DE SERVICIOS T Y M

AAAG.NQN 28.08.19 FOTO YAMIL REGULES NOTA EMPRESA DE SERVICIOS T Y M

Con apenas 16 años empezó a trabajar en la empresa de su padre en Cipolletti, aunque ya mucho antes, cuando salía de la escuela primaria le gustaba jugar entre las herramientas que estaban desparramadas por la casa. Once años después tiene su propia empresa, contratos con grandes compañías y muchas expectativas de seguir creciendo.

T&M Servicios tiene como actividad principal el mantenimiento y reparación de turbinas de centrales térmicas, pero como es un trabajo de algunos meses al año, la empresa comenzó a especializarse en soldaduras, montaje industrial y obras civiles, principalmente para el rubro energético e hidrocarburífero.

“El primer contrato grande lo firmamos con Distrocuyo, para lo cual ya no podía funcionar como empresa unipersonal y empecé con los trámites para formar una SRL. Tuve que pagar el doble para que los papeles salieran rápido, pero finalmente lo logramos y hoy tenemos un horizonte de trabajo que nos da más tranquilidad”, comentó Mauro Cifuentes, socio gerente de la firma.

Distrocuyo subcontrata a T&M Servicios para una obra del EPEN en el barrio Santa Genoveva, donde están construyendo una nave industrial y la obra civil correspondiente. “Para la misma empresa también estamos haciendo las fundaciones donde se montarán los interruptores en Planicie Banderita, y luego seguiremos con esa tarea en Arroyito, Piedra del Águila y Puesto Hernández”, precisó.

La suma de trabajos hizo que tuvieran que alquilar un predio del Parque Industrial. “Necesitábamos más espacio porque teníamos que fabricar para NOV un búnker para hacer pruebas hidráulicas hasta 30.000 PSI, una especie de contender de cuatro metros de alto con chapa de una pulgada y que pesaba 45.000 kilos. Fue todo un desafío y por suerte salió muy bien”, comentó Cifuentes.

Me apoyo mucho en la gente que me bancó en los momentos muy malos, cuando ni siquiera sabían si iban a cobrar”.

Mauro Cifuentes, Director de T&M Servicios.

Para Bacsa fabrican y reparan piletas de tratamiento, con Tacker hacen reparación de algunas herramientas usadas en la fractura de pozos. “El mantenimiento de turbinas se hace dos veces al año y hay que buscar otras cosas. Pero tenemos mucha experiencia, Mitsubishi tiene dos proveedores para ese servicio en todo el país y nosotros somos uno de ellos. En poco tiempo más empieza el mantenimiento de una de las turbinas en la central de Capex”, comentó.

Admitió que la situación del país es complicada pero dijo que “paradójicamente yo firmé mi primer contrato en el peor momento” y que esto se debe a que “la actividad petrolera es como una isla, puede subir o bajar pero se mantiene”.

La empresa tiene 16 empleados y está en etapa de plena inversión. “Reinvertimos todas las ganancias en la compra de herramientas y equipos, sin acudir a créditos porque hoy es imposible acceder a la financiación”, concluyó Cifuentes.

La experiencia como capital para comenzar su propio camino

Mauro Cifuentes tiene apenas 27 años pero una amplia experiencia en el mantenimiento de turbinas y los trabajos de montaje industrial en general. “Como hay una ley que permite a los menores de edad trabajar con autorización de los padres, empecé a los 16 en Soldadura Total, la empresa de mi papá en Cipolletti”, recordó.

“Soy uno de los más chicos de once hermanos de una familia ensamblada pero muy unida, fui el único que trabajaba en la empresa familiar hasta que se sumó mi hermana menor. Ya casado y con una hija, a pesar de estar gerenciando la empresa, sentí que tenía que emprender mi propio camino. Así que en 2016 me fui sin nada, solo me llevé la experiencia”, comentó Mauro.

Relató que fue muy difícil empezar de cero y que pasaron varios meses hasta conseguir su primer trabajo, que encaró apenas con un par de amigos que lo ayudaron en la reparación de un tinglado para una concesionaria de camiones. “Por la inexperiencia fui estafado por un subcontratista, pero pude salir adelante y de a poco sumar trabajos”, explicó.

Más allá de que “hay que pelearla todos los días”, Mauro está confiado y dice que las perspectivas son buenas a pesar del momento del país. “Me apoyo mucho en la gente que trabaja acá y que me bancó en los momentos muy malos, cuando ni siquiera sabían si iban a cobrar. Hoy son los que están como supervisores, los de mayor confianza”, señaló.


Comentarios


Firma cipoleña gana terreno en el rubro energético