Fue cruel el crimen de la embarazada



María Elena Di Césari, la mujer embarazada de gemelos asesinada el martes en un asalto en Villa Ballester, murió desangrada porque el asesino le cortó una arteria carótida al degollarla, según determinó la autopsia.

Fuentes policiales informaron a Télam que los forenses del cuerpo médico de la Policía Científica de San Martín que practicaron la autopsia determinaron como causal de muerte un “shock hipovolémico” por la pérdida de sangre.

Los voceros explicaron que la víctima presentaba como lesiones principales dos cortes profundos en el cuello: uno en la región anterior, de cinco centímetros, y otro en la zona lateral derecha.

Además, la víctima tenía varios golpes en distintas regiones del cuerpo, incluso en su vientre, donde engendraba a los gemelos.

“Que los detengan”

El esposo de María Elena Di Césari pidió a la Policía que detenga a los autores del crimen de su mujer, inhumada este mediodía en el cementerio de San Martín. “Quiero que la policía trabaje tranquila para que pueda detener a los autores, quiero que los detenga”, expresó Javier, en la puerta del cementerio donde a las 12 se llevó a cabo el entierro de la víctima.

El hombre dijo que por ese motivo no quiere aportar demasiados datos de lo sucedido, ya que espera que se pueda trabajar bien para esclarecer el hecho, aunque aclaró que ni él ni su esposa eran personas que manejaran mucho dinero, sino que poseían un comercio de carnicería. (Télam)


Comentarios


Fue cruel el crimen de la embarazada